El Cólera de Leonel

“Dios no ha crea­do fron­te­ras.  Mi ob­je­ti­vo es la amis­tad con el mun­do en­te­ro”. Ma­hat­ma Gand­hi

Cuan­do un Je­fe de Es­ta­do co­mo Leo­nel Fer­nán­dez se ti­ra al rue­do a ju­ra­men­tar las mis­mas gen­tes que ju­ra­men­tó en el pa­sa­do pro­ce­so elec­ti­vo y co­me­te el de­sa­gui­sa­do de uti­li­zar la epi­de­mia del có­le­ra, co­mo una alu­sión po­lí­ti­ca a sus ad­ver­sa­rios, es que las co­sas se le han ido de las ma­nos.
Cuan­do un Je­fe de Es­ta­do co­mo Leo­nel Fer­nán­dez, que ha si­do di­vi­ni­za­do por sus adep­tos, ca­no­ni­za­do por la igle­sia ca­tó­li­ca y exal­ta­do por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, se mue­ve por to­do el país, com­pro­me­tien­do a lo­s/as miem­bro­s/as de la Co­mi­sión Po­lí­ti­ca que a la vez son sus fun­cio­na­rios a es­tar pre­sen­tes con él en es­tos de­sa­gui­sos, es por­que su go­bier­no es­tá en el sue­lo.
Cuan­do un Je­fe de Es­ta­do co­mo Leo­nel Fer­nán­dez, si­gue co­me­tien­do ye­rros, jus­ti­fi­can­do los ac­tos de co­rrup­ción de su Go­bier­no y pre­ten­de arrin­co­nar a la opo­si­ción uti­li­zan­do su he­ge­mo­nía pa­ra que­rer aplas­tar, sin ver más allá de lo que es­to po­dría con­tri­buir a se­guir ero­sio­nan­do su ya mal­tre­cha sim­pa­tía, es por que él no le ve una sa­li­da ai­ro­sa ni pa­ra  su go­bier­no ni pa­ra el PLD.
Uti­li­zar co­mo una mo­fa o un chis­te, un gra­ve pro­ble­ma epi­de­mio­ló­gi­co co­mo es el có­le­ra, que tie­ne to­da la co­ber­tu­ra de con­ver­tir­se en una pan­de­mia de con­se­cuen­cias tan de­mo­le­do­ras co­mo es el anun­cio que ha he­cho la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, de que es­ta epi­de­mia arras­tra­ría con­si­go más de 200 mil per­so­nas, abar­can­do ya no só­lo nues­tra is­la, si no tam­bién otros paí­ses, el pro­ble­ma im­pli­ca una enor­me re­fle­xión de par­te de cual­quier  go­bier­no, que no sea di­ri­gi­do de ma­ne­ra in­sen­sa­ta, po­li­ti­que­ra e in­hu­ma­na, co­mo lo es el que pre­si­de el Dr. Leo­nel Fer­nán­dez y el PLD.
Por eso fa­bu­lar, de ma­ne­ra gro­se­ra y po­li­ti­que­ra con lo que de­be te­ner a un go­bier­no  so­bre­co­gi­do, an­gus­tia­do  y  po­nien­do to­dos sus ins­tan­cias de po­der  di­ri­gi­das a con­te­ner es­te po­si­ble bro­te en nues­tro país, nos di­ce, que Leo­nel Fer­nán­dez ha  per­di­do  la ló­gi­ca de sus ac­cio­nes.
Aun­que re­co­noz­ca­mos que es­tos so­fis­mas  le han ser­vi­do per­fec­ta­men­te pa­ra  en­tro­ni­zar­se en el po­der, no es me­nos cier­to que tam­bién han con­tri­bui­do   a en­vi­le­cer­lo de tal ma­ne­ra que ha per­di­do la ra­cio­na­li­dad que lo ca­rac­te­ri­za­ba pa­ra dar­se cuen­ta que no es ver­dad ya que cual­quier co­sa que ha­ga va a ser re­fren­da­da por  los elec­to­res, que aun­que pu­do alie­nar  con pre­ben­das y com­pra de con­cien­cia con los re­cur­sos del Es­ta­do, ya han ido des­per­tan­do de ese le­tar­go, pa­vo­ro­so y me­nos­pre­cian­te, pa­ra re­to­mar de nue­vo  su des­ti­no, con la de­ci­sión de­fi­ni­ti­va de sa­car es­te las­tre pe­le­deís­ta del po­der en el 2012.
El de­rrum­be es in­mi­nen­te.  No hay fuer­za ca­paz de con­te­ner­lo.  Por­que cuan­do un pue­blo lle­ga a iden­ti­fi­car su opro­bio­sa rea­li­dad, que ha si­do di­lui­da en pro­me­sas no cum­pli­das,  aun­que le ha­ya cos­ta­do tiem­po re­to­mar el rum­bo que ha com­pro­ba­do  ha si­do equi­vo­ca­do, cuan­do lo ha­ce, no hay re­tro­ce­so, y de­fi­ni­ti­va­men­te, el pue­blo ha de­ci­di­do ya, que el PRD se­rá el ca­mi­no de­fi­ni­ti­vo que lo lle­va­rá a la rei­vin­di­ca­ción.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: