El bien de la reciprocidad

Padre Santiago RodriguezPadre Santiago Rodriguez

 

Alegrarse por el bien de los demás  (Mt 5, 16)

Servicios y agradecimientos, dar y recibir, don de la reciprocidad, don de dos vías. Qué

ambiente virtuoso se logra cuando unos y otros están atentos entre ellos, y se tratan

recíprocamente como hijos de Dios. Cuando una persona hace conciencia de su

responsabilidad para con los demás, darse a los demás, participar en la búsqueda de

su bien, está ejerciendo el “don de la reciprocidad”, no sólo si recibe un agradecimiento

o una retribución por su buen acto, sino porque al hacer el bien a un semejante, se está

haciendo bien a sí mismo.

Es difícil vivir en comunión, amándonos unos a los otros, porque hoy por hoy, se nos

ha llevado a pensar primero y únicamente en nosotros mismos, de tal forma que la

atención se centra en nuestras necesidades, gustos y preferencias, y dejamos de lado

las necesidades y gustos de los demás. Olvidamos que…”la vida del otro, su salvación,

tienen que ver con mi vida y mi salvación”; nuestra existencia está relacionada con la

de los demás, tanto en el bien como en el mal”. Lamentablemente vivimos en la época

o cultura de la indiferencia. El papa Francisco afirma que vivimos en la cultura de la

globalización de la indiferencia.

Esta precisa y apremiante afirmación del Papa nos lleva a revisar una de las cualidades

que hoy en día se ha perdido en gran medida, “el saber escuchar”. La persona que

verdaderamente escucha, está considerando a su semejante como alguien valioso,

como alguien digno de atención, considera importante dedicarle su tiempo, porque es

un hijo de Dios y entonces se puede alegrar por sus alegrías o acompañarlo en sus

La persona que se siente escuchada agradece inmensamente esta atención. No es

fácil escuchar cómo debe ser, prestar atención con los oídos, con la mente, con el

corazón, con la mirada, no prestar atención al mismo tiempo que atendiendo y

mandando un mensajito por el celular, no prestando atención al mismo tiempo que

viendo la televisión o leyendo el periódico, sino atender con todo nuestro ser, con la

viva y sincera intención de entender el sentir y la necesidad real del otro.

Una sociedad como la actual puede llegar a ser sorda, tanto ante los sufrimientos

físicos, como ante las exigencias espirituales y morales de la vida de los hombres y

mujeres de hoy llamados a vivir y a practicar siempre el bien. Como nos dice el mismo

Jesús: “no se cansen de hacer el bien”. Pues, para esto hemos sido creados; y es la

única forma en la que el hombre y la mujer se realizan plenamente.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

LEAVE A COMMENT

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: