Editoriales

 

 

 

 
Cambios de mandos policiales

La sustitución de los comandantes policiales de Puerto Plata y Sosúa se ha producido luego de los acontecimientos registrados en este último municipio turístico, donde  además de un muerto y varios heridos, fue encontrado un arsenal de armas y pertrechos militares, en manos de extranjeros que nunca pensaron las autoridades existían.
La fiebre no está en la sábana, sino en la existencia de “vacas sagradas” que por años han prevalecido en el privilegiado municipio, a la vista de las autoridades llamadas a tener control del lugar, donde se han establecido extranjeros y han levantado   urbanizaciones, donde ni siquiera pueden penetrar las propias autoridades. Más para qué la existencia de una ambulancia blindada, el cobro de servicios de energía eléctrica y agua potable por el mismo sector?
Sustituir los comandantes coronel Raymundo Ogando y al general Pablo Alberto Almonte Morales, no tiene razón de ser, a menos que no sean sometidos a una investigación y se establezcan responsabilidades, y si el caso lo amerita expulsar y someter a la justicia a quienes permitieron la existencia de este pequeño Estado dentro del Estado dominicano.
Son muchas las denuncias que no reciben respuestas, a menos que no sea la manifestación de un traslado del o los comandantes, que al final representa una premiación a su pobre labor al frente de su plaza, especialmente en el municipio de Sosúa.
El Mayor General José Armando Polanco Gómez tiene fama de ser un buen investigador, ser justo en sus decisiones, no importando la amistad de los perjudicados, ahora no puede ni debe recular, sino dar un paso al frente, en aras de que Sosúa recobre el crédito perdido en el ámbito policial  y que indefectiblemente se transfiere a los nuevos miembros que han llegado allí.

/////////

Calle Pedro Clisante en Sosúa, un desorden organizado

No ha pasado un día cuando se presentan personas a los medios de comunicación de Puerto Plata, denunciando situaciones que se producen diariamente en la calle Pedro Clisante del municipio de Sosúa, especialmente en horas de la noche, cuando parroquianos asisten masivamente a disfrutar junto a amigos o familiares del ambiente que ofrece la zona.
Los que tienen necesariamente que cruzar por el lugar, incluyendo jóvenes, mujeres y señoras casadas, no se libran de que puedan ser víctimas de que les toquen sus cuerpos, particularmente “las nalgas” como si fueran conocidas o mujeres libres.
Ya se hace difícil que una mujer sola, no importa la edad, pueda cruzar en horas de la noche por la calle  Pedro Clisante de este turístico municipio, pues las aceras están ocupadas por sillas y mesas de los establecimientos comerciales, que al igual que nativos y extranjeros celebran todo tipo de perversidad y abusos que se cometen.
Pero  lo más sorprendente de la situación es que las autoridades de Turismo ”se hacen de la vista gorda,” se mantienen en silencio y aunque la alcaldesa Ilana Neumann, llevó el caso por ante la Sala Capitular para limpiar las aceras y que la ventas de bebidas sólo se realice dentro de los centros de diversión, la mayoría de los regidores votaron contra esa medida.
Es una extraña forma de hacer turismo, aunque no se descarta la creación de una zona de tolerancia  o calle libre, a partir de una hora determinada, que no ponga en peligro  el libre tránsito de los ciudadanos, especialmente mujeres, y si los asistentes desean poner en  la entrada ” entra si quieres y sal si puedes,” entonces la vía se convertirá en la Sodoma y Gomorra de la época.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

A %d blogueros les gusta esto: