Doctor Frank Matos Herrera Destaca valor de amar y respetar a Dios y la familia

“En el ca­mi­no de mi vi­da, el día de hoy es un hi­to sig­ni­fi­ca­ti­vo, en el sen­ti­do de va­lo­res so­bre lo es­pe­ra­do.
Un día co­mo hoy 18 de sep­tiem­bre, emer­gí del vien­tre de mi ma­dre, des­pués de cum­plir­se el de­sig­nio de que ella y mi muy que­ri­do pa­dre, fue­ran se­lec­cio­na­dos pa­ra que sir­vie­ran co­mo el ins­tru­men­to que me iba a per­mi­tir ver y co­no­cer las ma­ra­vi­llas de es­ta vi­da. Un día co­mo el na­ce la Clí­ni­ca Gre­go­rio Her­nán­dez en Puer­to Pla­ta y soy re­co­no­ci­do.
Des­de que el hom­bre pa­só de nó­ma­da a se­den­ta­rio, con­for­mán­do­se nú­cleos so­cia­les o ur­ba­nos, co­men­zó la evo­lu­ción de la so­cie­dad, has­ta lo que so­mos hoy. Su eje cen­tral es el hom­bre y su fa­mi­lia,  con­for­mán­do­se así la cé­lu­la que com­po­ne la uni­dad bá­si­ca de nues­tra so­cie­dad. Su evo­lu­ción mues­tra una se­rie de ne­ce­si­da­des, cu­ya sa­tis­fac­ción re­quie­re de la par­ti­ci­pa­ción de to­dos, pa­ra cam­biar el am­plio es­pec­tro del ac­cio­nar hu­ma­no y sus am­bi­cio­nes de vi­vir en un mun­do que le brin­de con­fort, sa­lud, edu­ca­ción, sa­na di­ver­sión y se­gu­ri­dad. Pa­ra ello  se re­quie­re de múl­ti­ples dis­ci­pli­nas que son las que van a fa­ci­li­tar esas pre­rro­ga­ti­vas. Es­tas dis­ci­pli­nas las en­con­tra­re­mos en nues­tros di­ver­sos cen­tros edu­ca­ti­vos. Y el hom­bre mis­mo es quien de­be preo­cu­par­se o agen­ciar­se la res­pues­ta a la sa­tis­fac­ción de sus ne­ce­si­da­des, de­sa­rro­llan­do sus ha­bi­li­da­des o ca­pa­ci­da­des re­pro­duc­ti­vas a tra­vés de la edu­ca­ción.
Aquí en­tra nues­tra uni­ver­si­dad y en­tra­mos no­sotr­tos: Ese es el es­ce­na­rio u opor­tu­ni­da­des que te­ne­mos fren­te a no­so­tros y que es­pe­ran de us­te­des.  Ahí es­tán us­te­des co­ro­nán­do­se   con el éxi­to del tra­ba­jo acu­mu­la­do  día a día, pa­ra en­tre­gar­le el tí­tu­lo que hoy los ava­la co­mo pro­fe­sio­na­les. El sa­cri­fi­cio ha va­li­do la pe­na y es­te es un día de go­zo en el pla­no per­so­nal y fa­mi­liar de ca­da uno de us­te­des y yo los fe­li­ci­to ca­lu­ro­sa­men­te por­que han de­ci­di­do con­ver­tir­se en en­tes úti­les a la so­cie­dad, pa­ra ser­vir­le a ella, a sus fa­mi­lia­res y a us­te­des mis­mos.
Acuér­den­se de aque­lla ex­pre­sión de Ga­brie­la Mis­tral, de que “Quien no sir­ve pa­ra ser­vir, no sir­ve pa­ra vi­vir”, o aque­lla del gran Maes­tro Je­sús: »No he ve­ni­do pa­ra ser ser­vi­do, si­no pa­ra ser­vir,”  o es­ta de Te­re­za de Je­sús  »ser­vir es ver­se en el otro.”
Y es que el ori­gen del uni­ve­ro­so es­tá en el ser­vi­cio. Se nos sir­ve lo crea­do. Se nos sir­ve la vi­da y lo que en los dos exis­te, se nos es ser­vi­do.  En­ton­ces, ¿por qué no ins­ti­tuir en nues­tro que­ha­cer, una par­ti­da de nues­tro tiem­po pa­ra de­vol­ver­lo  en ser­vi­cio a los de­más y a la pa­tria? De un abra­zo sin­ce­ro, un sa­lu­do afec­ti­vo, dé un ser­vi­cio real y gra­ti­fi­can­te.
Aho­ra bien, to­da­vía les que­da un gran re­to y es el al­can­zar el éxi­to en su en­tor­no o en nues­tra so­cie­dad, pa­ra ello ya  nues­tra uni­ver­si­dad les ha ins­trui­do en las des­tre­zas y ha­bi­li­da­des, téc­ni­cas, in­te­lec­tua­les y éti­cas ne­ce­sa­rias pa­ra que us­te­des co­lo­quen el  va­gón de sus as­pi­ra­cio­nes so­bre los rie­les que les con­du­ci­rán a par­tir de hoy a su fu­tu­ro de­sa­rro­llo.
Ya tie­nen las he­rra­mien­tas y aho­ra les co­rres­pon­den re­ves­tir­se de la osa­día de atre­ver­se a eje­cu­tar sus sue­ños y con­ver­tir­los en rea­li­dad. Mu­chas  de­ben ser las du­das que se ani­dan en sus  pen­sa­mien­tos, pe­ro os acon­se­jo que no os de­jéis ame­dren­tar por ello, imi­ten a los ca­ba­llos de ca­rre­ra del hi­pó­dro­mo, pón­gan­se ore­je­ras, no mi­ren ha­cia los la­dos, si­no sus me­tas, ha­cia el fu­tu­ro, ya us­te­des de­mos­tra­ron que pue­den y to­do es­tá ahí, bús­quen­lo y lo en­con­tra­rán,  el éxi­to es de us­te­des.
Nos os pre­ci­pi­téis, ac­túen con cau­te­la y con pa­sos se­gu­ros, ten­gan fe en us­te­des y en las ca­pa­ci­da­des pa­ra de­mo­ler los ob­tá­cu­los que se les pue­dan pre­sen­tar en el ca­mi­no.
Pen­sad en ser em­plea­do­res no em­plea­dos, pen­sad en ser mul­ti­pli­ca­do­res, no só­lo con­su­mi­do­res.  Si lle­gas a te­ner tu em­pre­sa, mí­ma­la co­mo tu  me­jor ju­gue­te, sed cau­te­lo­so con las fi­nan­zas, tus em­plea­dos, son tus igua­les, trá­ta­los con res­pe­to y con es­me­ra­do apre­cio, son par­te de tu ca­pi­tal o ¿no son los re­cur­sos hu­ma­nos el prin­ci­pal ca­pi­tal de  una em­pre­sa? ¿o no son los re­cur­sos hu­ma­nos la prin­ci­pal ri­que­za de un país?  A tus clien­tes  da­le el tra­to de re­yes.
La evo­lu­ción o de­man­da de tu em­pre­sa, te di­rá lo que de­bes sa­ber ir de­sa­rro­llan­do a me­nos que pre­vio a es­tu­dios de­fac­ti­bi­li­dad, ha­yas de­tec­ta­do las ne­ce­si­dad de sa­tis­fa­cer.
Nues­tra uni­ver­si­dad me­re­ce que nos pon­ga­mos to­dos de pie y le de­mos un fuer­te aplau­so, por­que ha si­do co­mo una re­pre­sa don­de se han acu­mu­la­do las aguas del co­no­ci­mien­to pa­ra pu­lir sus ta­len­tos y el in­te­lec­to de la ju­ven­tud y los ciu­da­da­nos que po­bla­mos la cos­ta Nor­te y la pro­vin­cia de Puer­to Pla­ta pa­ra mo­de­lar­lo en sus au­las a tra­vés de sus do­ta­dos fa­ci­li­ta­do­res, re­par­ti­dos en las di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas,  los re­cur­sos hu­ma­nos que des­de ha­ce va­rios años em­pu­jan el de­sa­rro­lo de Puer­to Pla­ta. He ahí vues­tro mo­de­lo a imi­tar, que­ri­dos co­le­gas, gra­duan­dos, ad­mi­rad a nues­tros pro­fe­so­res, res­pe­tar­los y hon­rar­los, imi­tan­do su ejem­plo, mo­ral y éti­ca.
No sea­mos in­gra­tos, ame­mos  nues­tro país,  so­mos do­mi­ni­ca­nos, no  hay otro en el pla­ne­ta tie­rra,   gra­cias a los fe­bre­ris­tas y a los res­tau­ra­do­res  y a los  mo­der­nos que han ama­do su pa­tria y die­ron sus vi­das por ellas,  con­ce­bi­da co­mo una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca y plu­ral, don­de to­do ciu­da­da­no  ten­dría de­re­cho a un tra­ba­jo dig­no pa­ra po­der pro­cu­rar su sa­lud,  una vi­vien­da dig­na, re­crea­ción sa­na, ali­men­ta­ción ba­lan­cea­da, edu­ca­ción con­for­me  a los re­que­ri­mien­tos de los tiem­pos, en un am­bien­te de se­gu­ri­dad y li­ber­tad, es de­cir, un ver­da­de­ro es­ta­do de De­re­cho de­mo­crá­ti­co.
Pe­ro así co­mo se­cu­lar­men­te nos azo­tan los fe­nó­me­nos me­teo­ro­ló­gi­cos, a tra­vés del tiem­po he­mos si­do azo­ta­dos por acon­te­ci­mien­tos his­tó­ri­cos que han re­tra­sa­do  nues­tra evo­lu­ción ha­cia las as­pi­ra­cio­nes de nues­tros fun­da­do­res. En es­tos mo­men­tos es­ta­mos afron­tan­do una de las si­tua­cio­nes más di­fi­ci­les de nues­tra hos­to­ria, pues nos in­va­de un mons­truo que nos aplas­ta e im­pi­de el de­sa­rro­llo de los va­lo­res mo­ra­les, tri­tu­ran­do las cé­lu­las de nues­tra so­cie­dad y por en­de, ame­na­zan­do con des­com­po­ner­la. He ahí la co­rrup­ción, la im­pu­ni­dad, la dro­ga­dic­ción y el nar­co­trá­fi­co y la cri­mi­na­li­dad con­ti­dia­na, ac­cio­nes que en su con­jun­to es­tán fo­men­tan­do una  sub­cul­tu­ra que ame­na­za con des­truir nues­tra do­mi­ni­ca­ni­dad al per­der­se los va­lo­res que nos ca­rac­te­ri­zan co­mo na­ción e in­clu­so, es­tán mo­di­fi­can­do el len­gua­je en nues­tros ba­rrios, y por qué no, tam­bién en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción  te­le­vi­si­vos y es­cri­tos.
De­be­mos res­ca­tar nues­tros va­lo­res uná­mo­nos a nues­tros hi­jos, es­po­sas, dé­mos­les la fuer­za, el es­me­ro y la im­por­tan­cia que nues­tras fa­mi­lias se me­re­cen, cui­de­mos su en­tor­no, vi­gi­lar las di­ver­sio­nes de nues­tros hi­jos, cui­de­mos a los de­más  con­for­me a nues­tras po­si­bi­li­da­des, brin­dán­do­les ca­ri­ño, afec­to y buen tra­to, ha­gá­mos­les sen­tir­se y ver que son im­por­tan­tes, dé­mos­les su jus­to va­lor,  cul­ti­ve­mos nues­tros va­lo­res cul­tu­ra­les y pro­te­já­mos­le de las
in­fluen­cias ex­ter­nas, da­ñi­nas y des­na­tu­ra­li­zan­tes po­nien­do to­dos y ca­da uno  nues­tro gra­ni­to de are­na, sir­vién­do­le con hon­ra­dez, ho­nes­ti­dad y pa­trio­tis­mo a nues­tro país. ¡Sal­vé­mos­le con nues­tras ac­cio­nes po­si­ti­vas! Pa­ra que po­da­mos con or­gu­llo po­der se­guir di­cien­do  so­mos do­mi­ni­ca­nos y de­cir co­mo el poe­ta ”Quien te vie­ra, quien te vie­ra, do­mi­ni­ca­na ban­de­ra, más arri­ba, más arri­ba, mu­cho más…

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: