Dificil situación enfrenta la Policía Nacional

0
228

La Policía Nacional, responsable de la seguridad y protección ciudadana, atraviesa actualmente una crisis de imagen institucional, debido a que arrastra una serie de acontecimientos que cuestionan su proceder y funcionamiento.

El asesinato de la pareja de esposos en Villa Altagracia el pasado Martes Santo fue el acontecimiento que llegó a nublar aún más el accionar policial del país. Esto debido a que los agentes acribillaron dentro del vehículo en el que se trasladaban Eliza Muñoz y Joel Díaz en una confusión y sin dejar que estos se identificaran.

Este hecho, que ocurrió una semana después de que el Gobierno presentara su plan de seguridad ciudadana que tenía dentro de sus metas cambiar la cultura policial, ha desatado una ola de indignación en la ciudadanía, incluyendo al presidente de la República, que manifestó su desagrado por el exceso de los agentes.

Se escapan presos en Haina

Cuando el país conocía y se enteraba, el pasado miércoles 7 de abril, que el Poder Ejecutivo había dispuesto un Grupo de Trabajo para la transformación y profesionalización de la Policía Nacional, en el destacamento del municipio Haina, de la provincia San Cristóbal, reclusos preventivos planificaban su fuga y esa misma noche, alrededor de las 10:00, veintitrés presos se escaparon de esa dotación policial sin que los que los vigilaban avistaran la acción.

Fruto de esto, el jueves en la tarde, barrios de ese municipio vivieron horas de incertidumbre y miedo, ya que el cuerpo del orden desplegó un gran contingente policial para la búsqueda y captura de los escapados. Los disparos, la persecución y los allanamientos se adueñaron de las calles, pero tras el trabajo ejecutado por la Policía, se logró reapresar a seis reclusos.

De acuerdo al coronel Cuevas Rubio, del destacamento de Haina, los presos de la celda lograron quitar un barrote grueso por la parte alta, llegando casi al techo e hicieron ellos una escalera humana para lanzarse desde ahí. Luego, del lado atrás del destacamento, rompieron una pequeña pared del patio de una casa tradicional, que no pertenecía a la Policía.

“Anoche (el pasado miércoles), alrededor de las diez de la noche, el oficial del día se enteró cuando iban a hacer el cambio de turno nocturno, que los presos hicieron algunos sonidos que se estaban fugando y cuando llegaron al lugar, ciertamente, se habían fugado veintitrés detenidos. De ellos fueron apresados esa misma noche cuatro y se está ubicando a los demás, estamos ubicando donde viven para reapresarlos”, contó el coronel Cuevas Rubio.