Día del Periodista

Es­te mar­tes pró­xi­mo, es el Día del Pe­rio­dis­ta en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Se or­ga­ni­za por lo ge­ne­ral, un apre­ta­do pro­gra­ma de Se­ma­na Ani­ver­sa­ria. Aga­sa­jos, brin­dis,  pre­mia­cio­nes, dis­cur­sos, re­co­no­ci­mien­tos, y cuan­tas co­sas se acos­tum­bra pa­ra la fe­cha.
Y ter­mi­na­rá la se­ma­na y los dis­cur­sos y las fe­li­ci­ta­cio­nes, co­mo ter­mi­na el día y la pri­ma­ve­ra…y la mis­ma vi­da.
Y vol­ve­re­mos a sen­tir y vi­vir los agui­jo­nes de la mi­se­ria, de la es­tre­chez eco­nó­mi­ca en el ejer­ci­cio de la pro­fe­sión de pe­rio­dis­ta.
Cier­to, es mu­cho lo que se ha al­can­za­do. Hay más li­ber­tad, me­jo­res opor­tu­ni­da­des pa­ra la apli­ca­ción aún sea a re­ga­ña­dien­tes, de la Ley 200-04  so­bre Ac­ce­so a la In­for­ma­ción, te­ne­mos me­jo­res he­rra­mien­tas que la sim­ple plu­ma, la li­bre­ta y la má­qui­na de es­cri­bir pa­ra la re­dac­ción de no­ti­cias.
Con to­do y la tec­no­lo­gía, los pe­rio­dis­tas en su gran ma­yo­ría, se de­sem­pe­ñan en ni­ve­les me­dios y de po­bre­za.
Co­mo en otras pro­fe­sio­nes, en­tre no­so­tros tam­bién pue­den exis­tir los vi­vi­do­res, bus­ca­vi­da, los de sig­no de pe­sos en los ojos, ca­pa­ces de ven­der su al­ma al Dia­blo con tal de te­ner di­ne­ro, ca­pa­ces muy ca­pa­ces, en re­tor­cer, ador­nar, ter­gi­ver­sar, ma­qui­llar la in­for­ma­ción con tal de agra­dar a di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos, fun­cio­na­rios, le­gis­la­do­res, em­pre­sa­rio­s…!A cual­quie­ra que es­té dis­pues­to a en­gra­sar…y en­gra­sar bien!
Pa­ra esas man­chas, no van mis fe­li­ci­ta­cio­nes. Se­pa el que abra­za es­ta pro­fe­sión te­ni­da co­mo sa­cer­do­cio por mu­chos, que a ella no se va a al­can­zar ri­que­zas.
Me­nos, cuan­do se ejer­ce, se tra­ba­ja con ho­nes­ti­dad, en la bús­que­da del bien co­mún, en el des­per­tar con­cien­cias y ele­var ni­ve­les de pen­sa­mien­to crí­ti­co.
Re­co­no­ce­mos, que el pe­rio­dis­ta no es per­fec­to. Re­co­noz­co que sus jui­cios pue­den es­tar equi­vo­ca­dos so­bre de­ter­mi­na­dos he­chos o ac­cio­nar de la vi­da dia­ria.
Es­ta­mos de acuer­do en que una co­sa es errar por des­co­no­ci­mien­to y otra es ha­cer­lo adre­de, pa­ra in­du­cir a otros a juz­gar y ac­tuar mal en la for­ma­ción de la opi­nión pú­bli­ca.
Nos ade­lan­ta­mos  y fe­li­ci­ta­mos a esos hom­bres y mu­je­res pro­fe­sio­na­les o em­pí­ri­cos que ejer­cen la pro­fe­sión de pe­rio­dis­ta.
A esos que no tie­nen ne­ce­si­dad del chan­ta­je y en­lo­dar hon­ras pa­ra ex­tor­sio­nar. A esos que no ha­cen uso del te­lé­fo­no o la In­ter­net pa­ra so­li­ci­tar dá­di­vas.
Fe­li­ci­ta­mos a esos que a sa­bien­das de su pa­pel co­mo guar­dia­nes y vi­gi­lan­tes, co­no­cen por igual que ellos mis­mos pue­den y son vi­gi­la­dos pa­ra de­man­dar­les el uso co­rrec­to y éti­co de la pro­fe­sión.
A esos que mu­chas ve­ces no tie­nen con qué com­prar un po­llo pa­ra lle­var de co­mer a su fa­mi­lia. A esos que ni si­quie­ra sa­ben lo que es un se­gu­ro de sa­lud o de vi­da­…pe­ro ejer­cen con dig­ni­dad y de­co­ro.
A esos que no co­no­cen lo que es te­ner una pla­ca o per­ga­mi­no de re­co­no­ci­mien­to a su la­bor, col­ga­da en una pa­red de la vi­vien­da. A esos que nun­ca han si­do ni se­rán co­men­sa­les de go­ber­nan­tes pe­ro no tie­nen de qué aver­gon­zar­se en el ejer­ci­cio del pe­rio­dis­mo.
A esos fe­li­ci­ta­mos en el Día del Pe­rio­dis­ta.
ra­mi­ro­_fran­cis­co­@ya­hoo­.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: