Dejó de existir don Fey Nazario

Noticia Portada

unnamed Fel Nazario(1)Rafael Antonio Nazario Pérez (Fey) dejó de existir el pasado martes, fue sepultado el miércoles

Nació el 6 de mayo de 1922 en la Sección de Boca Nueva, Montellano, de la provincia de Puerto

Plata. Fueron sus padres el señor Cosme Nazario Funegra (Mimito) y la Señora Juana Francisca

Pérez (Panchita).

Sus abuelos paternos el Sr. Fortunato Pappaterra, italiano y la Señora Fidelia Funegra, colombiana.

Su padre Cosme, había sido adoptado por la pareja formada por Don Tomás Nazario,

puertorriqueño, quien le dio su apellido y Carmen Poloney, nativa de esta ciudad de Puerto Plata.

Los abuelos maternos fueron el General José Fermín Pérez Morales, ex sacerdote que se inicia en

la política llegando a ser Sindico, Gobernador y desempeñando otras funciones públicas como

Ministro de Guerra y Marina y de Hacienda en el gobierno de su primo Carlos Morales Languasco y

la Señora Antonia Manzanillo, de Bayaguana.

En sus años mozos ayudaba a su padre en las labores agrícolas y pecuarias en la finca de sus

parientes en La Isabela, siendo un mozalbete solía conducir una recua de mulos con frutos

menores desde esa comunidad hasta Bajabonico.

Se templó en el trabajo desde temprana edad, al fallecer su padre a destiempo víctima de una

tifoidea y siendo Síndico de Altamira. Contribuye así con el sustento familiar, ingresando a laborar

como oficinista en la Junta Municipal del Partido Dominicano de esta ciudad.

Luego trabaja en la Gobernación Provincial y más tarde y por intermediación del que

posteriormente sería su suegro, Luis María Lora Álvarez, para evitarle problemas con el régimen

de turno, lo coloca en la empresa licorera Brugal y Co., en donde permaneció por 55 largos años.

Fue Secretario de los ejecutivos Juan, Placido, Chito, Osvaldo y Andrés Brugal. Ejerció diversas

funciones, siendo prácticamente un “utility” en la compañía, laborando en los departamentos de

contabilidad, cobros, promoción y ventas, tanto en las oficinas centrales como en Jarabacoa,

Moca, La Vega, Constanza, San Francisco de Macorís y la Línea Noroeste. Además era Encargado

de Seguros de la flotilla de vehículos de la Empresa.

En varias ocasiones se trasladó a Santo Domingo con el Presidente de Brugal y Co., Don Juan

Brugal en funciones de Secretario Ejecutivo, pues Don Juanico decía que “Nazario era tan fiel y

reservado que cuando salía de la oficina y cerraba la maquinilla, se le olvidaba todo lo que

escribía”.

Mecanógrafo de gran habilidad y velocidad al escribir, fue bautizado con el mote “El Rápido”.

Autodidacta de inteligencia natural, tenia dotes de orador y se manejó en casi todos los

departamentos, ganándose la confianza absoluta de los ejecutivos de la empresa.

Siempre preocupado por la superación de sus hijos, logró hacerlos profesionales reconocidos,

tanto en Puerto Plata como en Santo Domingo y el resto del país.

Excelente bailador, fue amante de la música típica y aun a sus noventa y dos anos, se mantenía

disfrutando de las fiestas.

Una anécdota reciente, en la boda de uno de sus nietos en Santo Domingo, cuenta que le vieron

comulgar y alguien comentó las limitaciones al andar. Una vez en la recepción bailó a todas las

nietas y cuando marchaba le advirtieron que no había sacado a la novia, provocando que se

devolviera y la invitara. Aquel que lo vio disminuido en la iglesia, se preguntaba si se trataba de la

misma persona.

Practicó la filantropía dentro de sus posibilidades, ayudando discretamente a los pobres de

solemnidad sacando de sus entradas semanalmente, ganándose el aprecio de su comunidad.

Muestra de ese cariño ha sido la multitudinaria despedida de que fue objeto en el acto de su

velatorio y sepelio.

Su esposa, hijos, nietos y biznietos llevan con orgullo el recuerdo de un ser humano ejemplar que

con sus virtudes y defectos se granjeó el aprecio de todos.