Debaten sobre libertad de prensa

Noticia Portada

sid
PUNTA CANA, La Altagracia. Urge que los estados adopten legislaciones y medidas

para promover el pluralismo, la diversidad y para revertir el proceso de concentración

de medios que se registra en América Latina, advirtió Claudio Paolillo, presidente de

la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la Sociedad Interamericana de

Prensa (SIP).

Según Paolillo, la adquisición de diarios por parte de grupos económicos poderosos

está afectando la libertad de expresión de forma importante, porque la mayor parte

de los países de la región mantienen las estructuras de medios audiovisuales basados

en pocos grupos privados que acaparan y controlan las principales frecuencias y

licencias de radio y de televisión abierta para abonados, y que en general

representan líneas editoriales de similar tendencia.

Además, alertó que  hay un grupo más reducido de países con una preponderancia de

medios oficiales o progubernamentales en reemplazo de los medios privados

independientes, que en lugar de servir el interés público están al servicio de la

defensa de los respectivos gobiernos.

Dijo que el tema ha sido puesto sobre la mesa de forma recurrente por el redactor

especial de la Libertad de Expresión de la Comisión Especial de los Estados

Americanos (OEA).

En ese sentido, dijo que un documento con un total de 108 puntos sobre esta

problemática fue debatido en noviembre del pasado, en una conferencia sobre

concentración de medios que se desarrolló en Bogotá, convocada por la relatoría de

la Organización de Estados Americanos (OEA)  y por la Organización de las Naciones

Unidas para la Cultura, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Por tanto, sostuvo que en esa conferencia se recomendó que debe ser modificado el

Articulo 12 de la Declaración de los Principios sobre la Libertad de Expresión

adoptada en el  2001, por la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, que

dice que los monopolios u oligopolios públicos o privados en los medios de

comunicación son negativos para la libertad de expresión.

Pero, agregó, que no debe haber una ley específica para medios de comunicación,

sino que estos monopolios y oligopolios tienen que ser combatidos por leyes

generales  antimonopólicas para todas las actividades económicas.

Explicó que un ejemplo de ello es el caso de Venezuela, donde el Estado está obligado

a promover y abrir sistemas de medios diversos y plurales, algo que todos los estados

que conforman la OEA, como también ese país tienen la obligación de minimizar las

restricciones y la circulación de información e incorporar en la mayor medida de lo

posible la participación de las distintas informaciones en el debate público.

“Los estados tienen la obligación de establecer condiciones estructurales que permitan la

competencia en condiciones de igualdad y de inclusión de más y diversos grupos en el

proceso comunicativo”, resaltó.