Debaten sobre el nombre “victoriano” dado a casas de madera de Puerto Plata Noticia Comentarios

Victoriana, debate
PUERTO PLATA. Un grupo de profesionales de la arquitectura ligados a la historia y conservación de monumentos debatieron el origen del nombre “victoriano” que se utiliza para denominar a las casas históricas de madera del Centro Histórico de Puerto Plata, ya que, según ellos, ese estilo nunca formó parte de la arquitectura diseminada en el Caribe a finales del siglo XIX y principios del XX.

En el marco del coloquio “El patrimonio cultural de Puerto Plata: una pieza clave de la identidad en el Caribe”, organizado por la Sociedad Cultural Renovación y la Fundación Erwin Walter Palm, con motivo del Día Nacional del Patrimonio, los arquitectos José Enrique Delmonte, Víctor Durán, Omar Rancier, César Al Martínez y Bienvenido Pantaleón, junto al abogado Edwin Espinal Hernández, expusieron distintos puntos de vista sobre el origen de un esquema arquitectónico que forma parte de la identidad de Puerto Plata.

De acuerdo a Víctor Durán es confuso el término “victoriano” para una arquitectura que tiene su base en la tradición constructiva del Caribe y que recibió una carga de elementos decorativos realizados por artesanos de la madera a finales del siglo XIX provenientes de las otras islas del Caribe y del sur de los Estados Unidos.

“Lo que llamamos ‘victoriano’ en realidad es una arquitectura fundamentada en la tradición popular diferente al que se desarrolló en los Estados Unidos en el siglo XIX, en grandes residencias suburbanas con una riqueza formal y espacial muy distinta a la desarrollada en el Caribe”, señaló Durán frente a un público atento al debate entre los expertos.

Sin embargo, tanto Omar Rancier como César Al Martínez señalaron que el término ‘victoriano’ es válido porque los elementos decorativos y la técnica de elaboración de la madera forman parte del catálogo de obras que rigió la arquitectura burguesa del sur de los Estados Unidos en ese momento.

“Esos detalles de la arquitectura de madera de Puerto Plata, que vemos en las barandas, los tragaluces, las ménsulas y las ventanas, estaban incluidos en catálogos de construcción de casas de madera que sirvieron de modelo a los artesanos de la construcción del norte de la República Dominicana y que estuvieron en boga en gran parte de Las Antillas”, expuso Martínez, quien mostró imágenes inéditas para defender su posición.

Por su lado, Omar Rancier dijo que no le preocupa el término victoriano porque es ya una identidad de una “arquitectura dominicana que tiene suficientes elementos únicos que le dan sentido y le identifican frente a otros modelos diseminados en el país”.

Dijo preferir, sin duda, “que se le llame victoriano, como es reconocido por los dominicanos, y no imponer nuevos vocablos que son menos específicos y que desvinculan una arquitectura que el pueblo ya ha asumido como suya”.

Por su lado, José Enrique Delmonte reconoció en la arquitectura de Puerto Plata “un instrumento poderoso de la identidad de la región” y demandó que “la ciudadanía se apropie de la defensa de sus inmuebles que forman parte de la riqueza cultural de todo el Caribe”.

Reconoció el esfuerzo que durante años se hace para crear conciencia de la necesidad de conservar los inmuebles históricos de Puerto Plata porque es trascendental para el desarrollo urbano y humano de la ciudad.

Mientras, Edwin Espinal denunció la debilidad de las leyes dominicanas para proteger los inmuebles de su actos lesivos a su integridad y lamentó que muchos propietarios entiendan que tener un inmueble histórico es un problema y no una ventaja.

“El Estado no ofrece los incentivos necesarios para la conservación de inmuebles patrimoniales y mucho menos garantiza una asistencia para cualquier acción en su beneficio”, señaló Espinal Hernández.

El arquitecto Bienvenido Pantaleón dio un toque de nostalgia a la noche con la exposición de numerosas fotografías históricas de Puerto Plata, muchas de la cuales se mostraban al público por primera vez.

En la actividad, realizada en el Salón de Actos de la Sociedad Cultural Renovación, se reconoció a un grupo de ciudadanos que han realizado intervenciones en inmuebles patrimoniales del Centro Histórico de Puerto Plata, con el objetivo de preservarlos y resaltar sus valores.

Fueron reconocidos los señores Hugo López, por el rescate de Fantasía FM; Ramón Elías Ruiz y Roque De León propietario y administrador de la Farmacia Popular, respectivamente; los arquitectos Joel Cruz y Miguel Adam Torres, por su trabajo en la Farmacia Popular; la arquitecta Sarah García, por su trabajo en la Casa Museo Luperón; Stam Dohmen, por el hotel El Palacio; Antonio López y el ingeniero Guillermo Pérez, por la Casa Olivares, y Aldo Costa y familia, por el Edificio Costa. Es la primera vez que se reconoce a inversionistas y profesionales por su acción frente al patrimonio edificado.

La actividad contó con el auspicio del ICOMOS Dominicano (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios), las universidades UNPHU y UNIBE, el CODIA, la Sociedad de Arquitectos, Imágenes de Nuestra Historia y el Clúster Turístico Cultural de Puerto Plata.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

LEAVE A COMMENT

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: