Culpables nosotros

 

 

 

Ramiro Francisco

En cualquier medio de comunicación, la calidad y veracidad de lo que publica son calificativos imprescindibles para su crecimiento y permanencia.
Lo mismo puede afirmarse en lo concerniente a la aceptabilidad del público receptor sea en radio, televisión, periódico digital o impreso.
Consideramos correctos los planteamientos hechos recientemente por el Lic. Manuel Gilbert, en el digital Puerto Plata Habla, de fecha 28-1-2013, en el que llama la atención sobre la baja calidad de la información servida, la “incursión masiva de improvisados comunicadores” y el deber de universidades, gremios y el Colegio de Periodistas de propiciar iniciativas que conduzcan al comunicador, servir una información verdadera y creíble.
El problema parece complejo donde en el mundo que nos ha tocado vivir, en una sociedad competitiva para el campo de las comunicaciones, permanecerá lo bueno, lo que sea ético, correcto, serio y creíble.
Nadie va a obligarle a escuchar y ver un determinado programa donde se emitan informaciones y comentarios difusos o contaminantes. ¿Qué hace el oyente o televidente? Sencillamente, hace uso de la “magia del control.”
Lo mismo ocurre con los periódicos, sean estos impresos o digitales. Puede ser, que exista una información con vicios calzada por tal o cual firma, respondiendo de manera abierta a determinados intereses.
Peor, cuando se trata de la opinión editorial o si la misma política del medio es ser como las prostitutas –no todas-, ese medio está irremisiblemente condenado a desaparecer, debido a la incredulidad conque el público recibe esas noticias u opiniones.
Quien es egresado de una universidad, ha de dar muestras fehacientes de sus conocimientos al tratar algún tema por los medios de comunicación, para no ofrecer comentarios o análisis insulsos, sin sentido y carentes de lógica.
Cuando el Ing. Chío Jiménez Messón, Dr. Carlos Mota y quien escribe productores de Matinal  3, organizamos el conversatorio sobre El Ejercicio del Periodismo en Puerto Plata, actividad que se realizó en Casa de Cultura, muchos comunicadores no se dieron por enterados. Otros se dejaron ver para guardar las apariencias y algunos simplemente hicieron las veces de “espías” para ver cómo se daban las cosas.
Así somos muchos. Mezquinos, egoístas, taimados y de muy mala fe. Allí se dieron a conocer con la misma ayuda del público existente, muchas verdades que el Lic. Gilbert nos recuerda en su escrito.
Con todo y que vivimos en la Era de la Información, la deficiente formación de muchos de nosotros que opinamos y analizamos por estos medios, no nos permite ofrecer al público un trabajo, un ejercicio periodístico de mejor calidad.
Podremos tener todos los años del mundo ejerciendo la comunicación. Vestir bien, elegante o desaliñado, dominar bien el uso del lenguaje, formar parte de un medio con nombre llamativo o exótico y hablar por hablar, participar por participar, sin conocimiento de lo tratado, sin base de sustentación de lo que se expone…sencillamente, estamos condenados al fracaso.
Cambiaremos las cortinas, los sillones, las mesas, las cámaras y el camarógrafo, los spots y hasta la computadora. Emplearemos nuevas políticas de marketing, el tipo de letra a emplear, el tamaño y color de los titulares ¡Todo!…El problema no esta ahí. El problema somos nosotros. Hemos hablado tantas mentiras y medias verdades que el público nos cree menos que al pastor que por mentiroso, el lobo acabó con las ovejas porque cuando precisamente decía la verdad…nadie le creyó.

ramiro_francisco@yahoo.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: