COSTA NORTE: PLAN REGULADOR, LEYES DE INCENTIVO E INFRAESTRUCURAS (1)

 

 

 

 

 

 
Juan Pablo Placido
juanpabloplacido@hotmail.com
No hay que romperse las cabezas  divagando sobre medidas sueltas a tomar para relanzar la actividad turística en la Costa Norte, fuera de los fundamentos que le dieron origen al negocio.
Cuando el Estado Dominicano privilegió esta zona del país para convertirla en destino  turístico, lo primero que hizo el gobierno fue contratar a una firma de prestigio internacional para que diseñara un Plan    Regular del desarrollo futuro de los espacios tomados en cuenta.
La Zona Norte de la República Dominicana nació como el primer destino turístico amparado en un reglamento claro, específico y de observancia obligatoria. Poco después este reglamento sería  mancillado como a una adolecente en sus quince primaveras. Los autores de la violación no quieren volver a verlo ni a mencionarlo. El engendro nacido de ese crimen los avergüenza.
Si revisáramos el Plan Regulador nos daríamos cuenta que inobservancia fue el resultado deliberado de un concierto de voluntades, donde se destacan las de los organismos encargados de cuidarlo, ejecutarlo y, llegado el momento, mejorarlo. Me refiero a la cúpula del DEFIMPRO  del MINISTERIO DE TURISMO. Para que nos formemos una idea de tan sólo un aspecto del Plan Regular, les cuento que su influencia y marco normativo comprendía una  franja horizontal desde Monte Cristi hasta Samaná y en sentido perpendicular, varios kilómetros desde el océano Atlántico hasta  la cordillera Septentrional. El uso de los suelos comprendidos en todas las parcelas afectadas con su normativa estaba claramente definido. Así, había terrenos para proyectos turísticos, proyectos industriales,  para proyectos urbanos o residenciales, etc., etc. Basado en ese Plan  se estableció una prohibición para construir edificios y casas de más de once metros de altura aproximadamente o tres pisos. En el Complejos de Playa Dorada el Plan Regulador fue más específico, las áreas estaban muy bien delimitadas, de manera particular,  sabíamos qué cantidad de terrenos se debían utilizar para hoteles, para restaurantes, para deportes, lugares para recreo y esparcimiento, en fin, todo fue fríamente calculado. Ahora bien, el Plan Regulador, como todo lo que hacen los hombres no fue perfecto, además, tenía  límites en el tiempo y en el espacio.
¿Por qué no hacemos un ejercicio de adecuación del Plan Regular en vez de tocar aspectos parciales de su contenido?
Es verdad que para relanzar el destino turístico de Puerto Plata hace   falta promoción focalizada, traer líneas aéreas, construir la carretera a cuatro carriles desde aquí hasta Navarrete y reconstruir la carretera turística, hace falta terminar la construcción del sistema de alcantarillado de aguas servidas, remover el vertedero de Cafemba a otro lugar adecuado, remodelar el aeropuerto General Gregorio Luperón, dar las facilidades para construir del puerto turístico de Maimón, abrir nuevamente la escuela hotelera y el centro artesanal, pero ¿qué garantías habría de que todo eso suelto funcionara, si  no lo amarramos a un Plan Regular, el viejo con adaptaciones  o uno nuevo?

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: