Corte deja en libertad a “Franklin El Gallero,” acusado narcotráfico, en el 2009 anuló condena de 30 años

Portada

PUERTO PLATA.- La Corte de Apelación de este Departamento Judicial, dispuso el cese de la medida de coerción de prisión preventiva, al comerciante Franklin Domingo Hiraldo Batista “Franklin El Gallero,” acusado de violar la Ley 50-88 en materia de sustancias controladas.
El Gallero llevaba más de 25 meses preso, sin que interviniera una sentencia irrevocable. En noviembre del 2009 fue descargado por el tribunal de alzada de la condena de 30 años impuesta por la acusación de crimen contra los  jóvenes Ruddy y José Cabrera Peña y julio César Almonte, hecho ocurrido en la calle 30 de Marzo, de esta ciudad, el 2 de enero del 2009.
El tribunal constituido por los jueces Pedro Virgilio Balbuena Batista, Francisco Antonio Sánchez y Miguelina de Jesús Beard Gómez, acogieron en todas sus partes el recurso de apelación en contra de la resolución No. 44 de fecha 25 de marzo del 2011, emanada del Primer Tribunal Colegiado de la Cámara Penal del Distrito Judicial de Santiago.
Estableció la Corte de Apelación del Departamento Judicial de Puerto Plata, mediante Resolución No. 627-2011-00241, que  se debe respetar el derecho de éste a gozar de la libertad durante el proceso penal hasta que intervenga sentencia con autoridad de la cosa irrevocablemente juzgada.
“Cuando se agota el plazo máximo previsto por la ley en que es posible el mantenimiento de una medida de coerción de prisión preventiva, no existe posibilidad de prorrogarlo por un nuevo plazo, si el Estado pretende enjuiciar a una persona una vez vencido este plazo tiene la obligación de enjuiciarlo en estado de libertad hasta tanto intervenga sentencia irrevocable, aún en libertad pueda ser conducido bajo arresto para la celebración de los actos del procedimiento en los cuales resulte imprescindible su presencia” expresó la Corte de Apelación.
En tanto que el representante del Ministerio Público, licenciado Domingo Antonio Belliard Robles, concluyó solicitando al Tribunal de Segundo Grado, el mantenimiento de la prisión preventiva, porque esta obedecía a un hecho distinto al que fue detenido el 7 de abril del 2009.
En sus motivaciones la Corte de Apelación expresó que si existe una nueva medida de coerción de prisión preventiva impuesta a un ciudadano, esa medida corre de modo simultáneo con la primera y no de manera consecutiva, por lo que admitir lo contrario implicaría multiplicar el tiempo durante el cual una persona podría estar sujeto a una medida cautelar privativa de libertad sin que mediara la decisión sobre el fondo.