con el depósito de cuatro proyectos de resolución que buscan investigar a la Cámara de Cuentas, la Cámara de Diputados

0
307

con el depósito de cuatro proyectos de resolución que buscan investigar a la Cámara de Cuentas, la Cámara de Diputados ha dado desde este jueves los primeros pasos para un posible juicio político a los miembros de la institución por los escándalos en que están envueltos.

Las cuatro piezas de resolución buscan crear equipos especiales de investigación y fueron depositadas por el presidente de la Cámara de Diputados, Alfredo Pacheco y los legisladores José Horacio Rodríguez, Gustavo Sánchez y Juan Dionicio Restituyo.

En sus proyectos, los diputados buscan que el pleno de la Cámara de Cuentas acuda al órgano legislativo para que, en comisión general y de manera personal, se escuchen los detalles de los conflictos internos en la institución, expuestos por su presidente, Janel Andrés Ramírez.

En específico, el proyecto de Pacheco contempla la creación de una comisión especial para indagar en las “actuaciones recurrentes” de los funcionarios auditores y fue respaldado por el vocero del Partido Revolucionario (PRM) en la Cámara de Diputados, Julito Fulcar y el congresista Ramón Bueno.

“Si se aprueba, la comisión hará sus recomendaciones al pleno y tendrá 15 días para rendir un informe ante el hemiciclo”Alfredo Pachecopresidente de la Cámara de Diputados

Según Pacheco, las denuncias y críticas a la Cámara de Cuentas han sido “recurrentes”, por lo que su iniciativa busca que se “investigue todo lo relativo a lo que está aconteciendo en la institución”.

Sin embargo se mostró esperanzado en que la situación se resuelva para evitar la toma de medidas más drásticas contra el pleno de cinco titulares.

Es por esto que el congresista no aseguró que las investigaciones conlleven a un juicio político, pero destacó que “se están dando los primeros pasos” para ejecutar la facultad constitucional, en caso de ser necesario.

También, dijo que el hecho de que varios diputados sometan resoluciones similares, expone el “buen ánimo” de la Cámara Baja para que se investiguen las actuaciones de la institución fiscalizadora.