Como sólo Dios sabe cómo

 

 

 

 

 

Andrés Brito

Aún joven el PRD, con su espíritu revolucionario todavía inalterado; por allá, por el apogeo

de la tiranía, cuando era inconvivible la oposición con la dictadura, teniendo ésta que

desterrarse y arrimarse en los vecindarios de la región, Puerto Rico, por su cercanía con

nosotros, fue uno de los mayores receptáculos de los desafectos de Trujillo.

Apegado a un convencional respeto, me permito reseñar una impronunciable debilidad

histórica del principal líder y miembro del comité político de esta organización en el exilio

puertorriqueño, el señor Carlos Durán-¡ y nos renegamos a creer que es una coherencia

inquebrantable de este partido!-, el que a veces nos hace pensar que se sitúa por debajo de

los niveles del pueblo dominicano: El cónsul general de la dictadura en Puerto Rico, entre

los 1949-1952, el señor José Angel Saviñón, conquistó al señor Carlos Durán para que se

convirtiera en agente de la dictadura, traicionando éste al PRD, a la oposición exiliada y sus

principios, a cambio de prebendas.

A más de sesenta años después de esa vil traición, me resisto creer que el PRD como

institución recrea y hace un modo vivendi de esa baja pasión, sin importarle el Bosch

blanco, el Miolán, el Peña, el Guzmán, la Milagros, y otros actores que desde allí han

echado el piso sobre el cual se sostiene el ensayo de democracia que hoy vivimos.

El ruidazal que tienen Hipólito y Miguel, los perredeístas lo han situado por encima del

PRD; dejando como grandes beneficiarios a los diferentes medios de comunicación del

país; los cuales se han hartado, eructado y vomitado ese exquisito manjar, divirtiéndose al

mismo tiempo, al ver cómo se desperdicia el sudor del Bosch blanco y de Peña; y ver, del

mismo modo  que se ve en una pantalla gigante un film preferido, la pasión desbordada  de

un empresario que se ha empecinado en procurar notoriedad a través de la política, y la de

un político, que su “capacidad política” no le ha alcanzado para sintonizar y capitalizar las

grandes coyunturas políticas, para consolidarse como un líder de respeto e incorregible: la

reforma constitucional de 2004, tratando de imponerse como candidato; la no proscripción

de Miguel en el mismo fragor de la campaña o, inmediatamente culminó el proceso

electoral, etc.

Los Luis Abinader, Esquea, Guido, Raful, Milagros, y otros importantes actores están

permitiendo que el poder del momento-¡ese poder que se asemeja a lo que el mismo Bosch

llamó dictadura con respaldo popular-¡, a través de esos sus dos correligionarios, está

provocando que se recree el PRD de Carlos Durán; y no el PRD del Bosch blanco, Nicolás

Silfa, Juan Isidro Jiménez Grullón, Virgilio Mainardi Reyna, y del líder imperecedero,

José Francisco Peña Gómez. Provocando, por demás, que los medios de comunicación,

los  comunicadores y el supradicho poder del momento, se engorden a expensas de éste, y

agazapados, se burlen y murmuren bajito: La crisis del PRD se resolverá como sólo Dios

sabe cómo.

andresbrito10@hotmail.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: