Calidad, no cantidad de organizaciones

Interés, deseo, anhelo, voluntad, avidez de ver que se produzcan cambios sustanciales en Puerto Plata, han hecho que tranquilos, pasivos y tradicionalmente apáticos puertoplateños, hayan despertado y acudan masivamente a eventos donde se anuncia hablar sobre la situación real de la que fuera la meca del turismo cuando se inicia en la década de l970, creándose leyes de incentivos para la inversión, poniendo el Estado  la primera piedra con la construcción de complejos como Playa Dorada, entregando las propiedades a inversionistas que permanecieron durante años viviendo de la actividad y que se escaparon como agua por los dedos.
No obstante las críticas constructivas, llamados a la atención, observaciones externadas  por los medios de comunicación y particularmente periodistas, hicieron caso omiso los involucrados hasta ver disminuir y casi desaparecer la actividad turística, en tiempo que ya se cuenta con suficientes habitaciones para atender a la  demanda de los extranjeros y nacionales.
La baja cultura en materia de turismo del puertoplateño, el mal manejo en la publicidad y promoción del destino nacional e internacionalmente, la pobre defensa ante los ataques injustificados que tenían etiqueta de “pagados” utilizando medios de otros puntos del país, contribuyó significativamente a la caída, aunado a la falta de responsabilidad de las autoridades de Turismo, que en ocasiones hubo que rogarle para que construyeran una planta de tratamiento, colocaran una tubería superior para garantizar el servicio de agua potable y electricidad, lo que no se obtuvo, amén del servicio sin la supervisión exigida por los organismos internacionales,
Ahora que no existe el turismo marítimo y el aéreo cada año va en picada, aparecen “inquietos” nativos que pese a la sinceridad manifiesta no tienen capacidad de unificar criterios creando cada semana una organización nueva, en vez de integrar un bloque que agrupe las ya existentes y se den un programa mínimo de trabajo con posibilidad de alcanzar los objetivos.
La política de exclusión de algunos sectores, los secretos de grupos ante otros que por igual sufren las consecuencias, el no querer juntarse con políticos profesionales y la indisposición de la generalidad de legisladores de intervenir a favor del polo turístico, así como la falta del liderazgo de organizaciones que hacen vida en la zona, que producen elecciones sin diseñar    un plan estratégico, está llevando al abismo a Puerto Plata.
No son los forasteros los interesados, sino los propios puertoplateños, pero desgraciadamente la capacidad es limitada y persiste el ánimo de   dividir, no de sumar y pese al pobre resultado insisten en  mantener esa postura.
La creación de asociaciones, diversidad de comités de trabajos por el puerto, por el relanzamiento del turismo de comerciantes, empresarios, juntas de vecinos,   estudiantes, comunicadores, de nada servirá si no se unifican. El número de organizaciones creadas teniendo como cabezas  dirigentes sin condiciones y credibilidad para atraer no sólo a los miembros de su sector, sino a todos, es un factor negativo para lograr lo que necesita Puerto Plata. Se daría un paso de avance si se empezara por no excluir a nadie y se conformara un   bloque único de lucha para los reclamos y así poner fin a la desaceleración económica que afecta a los puertoplateños, que ayer fueron empleados de   centros de servicios a los vacacionistas.
No es cantidad de organizaciones que se requiere, sino calidad en las acciones bajo el escudo de unidad, echando a un lado el protagonismo individualista que en vez de beneficiar perjudica.

Huracanes del Atlántico

Motivo de alegría fue no sólo para los aficionados del baloncesto y la familia deportiva, sino para todos los puertoplateños  conocer que la franquicia del equipo   nacional de baloncesto representativa de esta zona, se queda en la novia del Atlántico.
Hubiese constituido una sensible e irreparable pérdida y un inmenso  dolor del que no se restablecería Puerto Plata  durante años que no sucediera así,  pero  buenos y preocupados puertoplateños movidos por el amor a su patria chica se propusieron adquirir la franquicia, hicieron la propuesta, pelearon el precio y finalmente lograron ser favorecidos ante los representantes de otras provincias que codiciaron adquirirla. A partir del 12 de julio Puerto Plata estará representanda en el Torneo Nacional de Baloncesto,  esta vez con la identificación de Huracanes del Atlántico.
Los adquirentes aportaron los recursos económicos, ninguno es improvisado, todos ellos han tenido una vida ligada a  los deportes, pero  los verdaderos dueños son todos los puertoplateños que unidos  defenderán  los intereses del equipo que representará dignamente la provincia  ahora que se ha evitado  el desprestigio de perder la franquicia  que afectaría  el presente y futuro de esta zona, pues difícilmente se otorgarían otras facilidades para  adquirir licencias deportivas en baloncesto u  otras disciplinas.
Pablo y Mileyka Brugal, Américo Núñez y Juan Antonio Morales Tió,  constituidos en la compañía Inversiones Deportivas Visionarias, (INDEVI) tienen que  recibir apoyo de empresarios, aficionados, atletas y todos los puertoplateños en general  solidarios tradicionales, seguidores incondicionales del deporte,  actividad sana que ofrece un pasatiempo a niños, jóvenes, adultos y mayores y proporcionarle  en su primer año que los huracanes sean los campeones  del 2011.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: