Bartolo Colón construyó un play, parroquia y escuela

Deportes Portada

play  de BartolobartoloALTAMIRA, Puerto Plata.- Los números registrados en las Grandes Ligas por el lanzador Bartolo Colón se equiparan con el comportamiento que ha asumido frente a la comunidad que le vio nacer y crecer.

Entre sus compueblanos, Colón goza de alta valoración. En el municipio de Altamira, más aún en la comunidad El Copey, donde nació, su gente reconoce que el destacado lanzador nunca se ha desconectado de su pueblo.

“Aquí nací y aquí moriré”, dice el mismo Colón durante una entrevista para HOY, mientras realizaba lanzamientos de calentamientos en el estadio de la Academia de Béisbol que lleva su nombre en El Copey, una de las obras que ha construido para beneficio de su comunidad, con una inversión que supera los 100 millones de pesos.

Colón tiene entre sus méritos ser junto a Pedro Martínez los únicos lanzadores dominicanos en ganar el Premio Cy Young, hazaña lograda en el 2005 con los Angelinos de Los Angeles de Anaheim. Pero los millones (en dólares) que ha ganado ni los reconocimientos le hacen olvidar su procedencia humilde. Nació el 24 de mayo del 1973. Se crió en una casa sin electricidad ni agua, en esta ciudad.

“Me gusta aportar a mi comunidad, además es una forma de devolver parte de lo mucho que me ha dado y del respaldo que me ofrecen”, agrega. Además de un moderno complejo para béisbol, Colón construyó una parroquia y una escuela; donó parte de su fortuna para mejorar la estación del Cuerpo de Bomberos de Altamira y auspicia un programa de béisbol para jóvenes.