Baní, Un Año Después: La Persistencia del Sueño Americano

0
95

A pesar de la luctuosa tragedia que enluta a familias banilejas desde hace un año, cuando 9 vidas se perdieron en la tragedia de Chiapas, México, la comunidad sigue sumida en el anhelo del “sueño americano”. El dolor persiste entre aquellos que lloran a sus seres queridos, encendiendo velas y llevando flores a los cementerios locales.

La fatídica tarde del 9 de diciembre de 2021 marcó la volcadura de un tráiler en Chiapa de Corzo, Chiapas, dejando 53 víctimas mortales, incluyendo 9 de Peravia. Nombres como Reymi Yoel Soto, Raymi Brito Figueroa, y Juan Alberto Soto resuenan en la memoria de la comunidad. La tragedia dejó secuelas que aún se sienten, con 12 niños huérfanos, deserciones escolares, deudas y hipotecas debido a compromisos para financiar el viaje que nunca se concretó.

A pesar de ello, la emigración persiste, y los barrios de Baní, tanto urbanos como rurales, se ven afectados. Un nuevo fenómeno se ha desatado en el campo, donde se estima que más de 1,500 jóvenes de comunidades rurales se han ido en busca del sueño americano, dejando barrios prácticamente deshabitados.

Se estima que hay entre 25 y 30 organizadores de viajes de indocumentados en la provincia Peravia, con más de 15 a 20 grupos partiendo semanalmente, cada uno compuesto por 30 a 40 personas. La demanda de mano de obra local ha disminuido, y las empresas, desde las más grandes hasta los puestos de empanadas, buscan desesperadamente empleados.

Nueva Modalidad de Entrada: “Con Entrega o Sin Entrega”

La ruta de traslado ha evolucionado, con costos reducidos desde la tragedia de Chiapas. Los viajes ahora presentan la opción de “con entrega” o “sin entrega”. La primera implica entregarse a un control migratorio en la frontera México-EE. UU., logrando ingresar en 8 a 13 días. La segunda sigue la ruta tradicional a través de bosques inhóspitos y cruces peligrosos, tomando entre uno y tres meses para llegar.

La ruta ahora comienza en El Salvador, Panamá o Nicaragua en avión, ya que Guatemala cerró el programa que permitía a los dominicanos entrar sin visado. Desde Panamá, vuelan a El Salvador o Nicaragua y continúan en vehículos terrestres hasta México.

Los costos varían, desde $8,000 hasta $18,000 para viajes VIP o expresos. Las mujeres ahora recurren a denuncias de violencia doméstica para mejorar sus posibilidades de ser acogidas en programas humanitarios en EE. UU.

La Vuelta a México en Baní persiste, desafiando obstáculos y riesgos, alimentada por la esperanza del “sueño americano” que sigue llamando a cientos de personas de esta demarcación sureña día tras día.