Balbuena Faringthon, si me pide el alma

Las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes del pe­rio­dis­mo y la co­mu­ni­ca­ción en ge­ne­ral, de­ben ali­men­tar­se de las ex­pe­rien­cias que han vi­vi­do sus an­te­ce­so­res, de ma­ne­ra que sir­va de guía en su ca­rre­ra y ser­vi­cio a la co­mu­ni­dad, to­man­do en cuen­ta quié­nes son sus ami­gos  ver­da­de­ros y cuá­les sus apro­ve­cha­dos o lo­gre­ros  en me­dio de las di­fi­cul­ta­des en que se de­sa­rro­lla el ejer­ci­cio del ofi­cio, ocu­pa­ción o pro­fe­sión en una área vul­ne­ra­ble, car­ga­da de sa­tis­fac­ción cuan­do se rea­li­za con ape­go a la ver­dad y sin do­ble­ces.
De­cir la ver­dad no es pe­ca­do, no im­por­ta a fa­vor o con­tra quién, po­dría pe­sar el co­men­ta­rio, las crí­ti­cas, aná­li­sis y el en­jui­cia­mien­to de va­lor sin to­mar en cuen­ta el pa­sa­do a la bue­na re­la­ción en­tre us­ted y la per­so­na a quién se re­fie­re.
Tó­ca­me ha­blar de Ra­fael Bal­bue­na Fa­ringt­hon, quien de­jó de exis­tir el pa­sa­do lu­nes   lue­go de per­ma­ne­cer re­clui­do en su ho­gar al­gu­nos años, ba­jo el cui­da­do de su es­po­sa e hi­jos. Se  tra­tó de un puer­to­pla­te­ño que fue elec­to sie­te ve­ces por el vo­to po­pu­lar y no  obs­tan­te man­tu­vo su hu­mil­dad, aun­que su fa­mi­lia fue due­ña de di­ver­sos te­rre­nos en la Mon­tea­da de So­súa, pe­ro co­mo lle­gó a tra­ba­jar y es­tu­diar a la ciu­dad, se man­tu­vo co­mo si se tra­ta­ra del no­va­to que lle­ga pa­ra nun­ca más ir­se.
Bal­bue­na Fa­ringt­hon fue un alia­do de los  pe­rio­dis­tas a quie­nes pro­te­gió y de­jó en li­ber­tad si te­nían que ser sus crí­ti­cos, no les de­jó de ha­blar ni man­dó  ha­cer una cam­pa­ña en su con­tra. Si hu­bo re­par­ti­ción de so­la­res, de vi­vien­das, de ve­hí­cu­los, di­ne­ro, siem­pre in­clu­yó a los pe­rio­dis­tas y co­mu­ni­ca­do­res o fa­mi­lia­res de ellos, no ven­dió, re­ga­lo, en­tre­gó a cam­bio de sa­tis­fa­cer a quien lo ne­ce­si­ta­ra, ni si­quie­ra exi­gía que vo­ta­ran por él. Así fue Ra­fael. Su gran­de­za no só­lo se en­cuen­tra en que en­fren­tó  a su go­bier­no pa­ra al­can­zar la li­ber­tad de un opo­si­tor o la en­tra­da al país de un im­pe­di­do por ha­ber es­tu­dia­do en los paí­ses co­mu­nis­tas. Bal­bue­na Fa­ringt­hon es­tu­vo pre­sen­te en to­das las ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, cons­tru­yó lo­ca­les, apor­tó pa­ra la cons­truc­ción de can­chas de­por­ti­vas, play, y man­te­nía el pa­go de los ser­vi­cios bá­si­cos co­mo luz, agua, un guar­dián, va­rios em­plea­dos del Club De­por­ti­vo Cul­tu­ral Gre­go­rio Lu­pe­rón y de la Li­ga del Atlán­ti­co, pa­ra ci­tar dos ejem­plos.
Sien­do eje­cu­ti­vo mu­ni­ci­pal las aso­cia­cio­nes de­por­ti­vas po­drían ha­cer un pre­su­pues­to con­tan­do con las apor­ta­cio­nes del Ayun­ta­mien­to cu­brien­do, no só­lo el pa­go de los ár­bi­tros y ju­ga­do­res, si­no la die­ta de los di­rec­ti­vos pa­ra asis­tir a los lu­ga­res de jue­go en la Li­ga  Cam­pe­si­na y en el béis­bol de afi­cio­na­dos, don­de via­ja­ban en ca­mio­nes del Ayun­ta­mien­to. Qué de­cir del ba­lon­ces­to y aquel triun­fo del cam­peo­na­to na­cio­nal en l974, ahí es­tu­vo no so­la­men­te con­tri­bu­yen­do, si­no asis­tie­ron a  to­dos los jue­gos que fue­ron ce­le­bra­dos. La li­ga de Ve­ra­no del Ci­bao con la par­ti­ci­pa­ción de Puer­to Pla­ta se lo­gra por la per­sis­ten­cia de Bal­bue­na Fa­ringt­hon y su dis­po­si­ción de po­ner al ser­vi­cio el des­tar­ta­la­do es­ta­dio Isa­bel de To­rres, (Jo­sé Bri­ce­ño), don­de hoy se en­cuen­tra el  po­li­de­por­ti­vo.
Hay to­do una vi­da po­lí­ti­ca pro­lí­fe­ra, de bie­nes­tar y sa­ni­dad pa­ra Puer­to Pla­ta que ha si­do va­lo­ra­da y que con las en­tre­gas de mu­chos que es­cri­ben y con­ti­nua­rán ha­cién­do­lo, se re­co­pi­la­rán bue­nas in­for­ma­cio­nes.
Ter­mi­no es­ta en­tre­ga re­cor­dan­do que en una oca­sión de ce­le­brar­se las pri­ma­rias  del Par­ti­do Re­for­mis­ta un co­la­bo­ra­dor de Bal­bue­na Fa­ringt­hon agre­dió al pe­rio­dis­ta Ra­fael Bru­gal, por­que su­pues­ta­men­te ha­bía si­do cri­ti­co de su ges­tión,  sien­do con­de­na­da la ac­ción, con­vir­tién­do­se en lo ade­lan­te ese pe­rio­dis­ta  en el me­jor ami­go, y con to­dos los pe­rio­dis­tas que fue­ron res­pe­ta­dos  por quie­nes es­tu­vie­ron a su la­do,  en lo ade­lan­te pro­te­gien­do a los co­mu­ni­ca­do­res cons­cien­tes de que no se­rían bien­ve­ni­dos a su la­do si mal­tra­ta­ban a los ser­vi­do­res  pú­bli­cos des­de la co­mu­ni­ca­ción.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: