Baja venta hehículos pone en peligro existencia inversiones

autos_agenciaUn estudio preparado por la Asociación de Concesionarios de Fabricantes de Vehículos (Acofave), reveló que desde el 2007 las ventas de vehículos en el país han sufrido un estancamiento luego de una reducción de un 36% en las importaciones de unidades nuevas y usadas, lo que atribuye a una serie de distorsiones en el mercado local.

Para revertir ese estancamiento, sugiere la implementación de políticas que incentiven la compra de vehículos nuevos, sobre todo de bajo consumo de combustible, para tener un impacto relevante en el medio ambiente y en la balanza de pagos.

De acuerdo al informe “Situación del sector automotriz en República Dominicana” a raíz de la reforma fiscal de finales de 2012 las ventas se redujeron drásticamente en el primer trimestre de 2013, que pudo ser revertida en parte por la liberación parcial del encaje legal de las instituciones financieras, permitiendo el incentivo del consumo a través de préstamos de bajo interés”.

La investigación, realizada por la firma MacroAnalit explica que aún con estas medidas, las ventas de vehículos fueron ligeramente inferiores al 2012.

Señala que otro factor que incidió en que los niveles de ventas de vehículos nuevos no fueran aún más bajos, fue la suspensión de la implementación del nuevo impuesto a la circulación de vehículos (ICV), que contempla el pago del 1% sobre el valor del vehículo, por lo cual los integrantes de Acofave expresaron su gratitud al presidente de la República, Danilo Medina.

El estudio señala que el mercado automotriz es altamente sensible a los cambios económicos, debido a la naturaleza que tienen los automóviles como bienes duraderos, y que “esto es especialmente cierto en el caso de las ventas de nuevos vehículos”.

Subraya que esta realidad agrega una capa adicional de complejidad para los importadores de nuevos vehículos, quienes necesitan pronosticar la demanda de unidades a importar para satisfacer el mercado, tratando de optimizar el uso del capital de trabajo mediante el manejo de sus inventarios.

 

Indica que a pesar de que el país tiene un bajo índice de motorización respecto a otras naciones de América Latina, República Dominicana continúa presentando uno de los niveles de venta de nuevos vehículos más bajos de la región.

 

Explica que las importaciones de vehículos nuevos representaron en 2013 tan solo el 39 por ciento del total de las unidades importadas, frente al 61 por ciento de vehículos de medio uso.

 

Observa que, en el caso de los vehículos de segunda mano, el 65 por ciento corresponden a vehículos de cinco años o más de antigüedad, lo que pone en evidencia la preferencia de los importadores de vehículos usados de adquirir las unidades más económicas posibles, aprovechando la depreciación, independientemente de los efectos negativos de esta decisión para el consumidor y el medio ambiente.

 

Puntualiza que las recaudaciones directas derivadas del sector automotriz en 2013 ascendieron a 389 millones de dólares, de los cuales se estima que el 61 por ciento es aportado por los nuevos vehículos, a pesar de que los mismos representaron tan solo el 39% de las importaciones.

 

“Distorsiones en el mercado automotriz benefician la informalidad en detrimento de la formalidad”, expone, “lo que perjudica no solo a los competidores formales, sino también a los adquirientes de vehículos y a las recaudaciones del Estado dominicano”.

 

El estudio de Acofave explica que los esfuerzos deben enfocarse en la resolución de las causas de la distorsión del mercado, para una reactivación real del sector.

 

Anota que el aumento en la cantidad de años de uso que tienen los vehículos usados importados al país tendría efectos muy negativos para la balanza comercial, el medio ambiente y las finanzas de los adquirientes.

 

Indicó que el aumento de los años de antigüedad permitidos para la importación daría cabida a la entrada de modelos de automóviles y todoterrenos de alto consumo, “los cuales por lo general presentan curvas de depreciación aceleradas, haciendo muy tentadora la oferta de adquisición de vehículos lujosos, potentes y espaciosos a los potenciales adquirientes, con la desventaja de los altos consumos de combustible, altos niveles de emisión y altos costos de mantenimiento”.

 

Propuestas y conclusiones. El estudio sugiere que para elevar los niveles de protección al consumidor, prohibir la entrada de vehículos pérdidas totales y volantes invertidos, realizar inspecciones en Aduanas al llegar el vehículo para el registro de millaje, revisión de uniones estructurales y revisión de alteración de chasis.

 

Además, implementar la inspección técnica de vehículos en circulación, como el monitoreo de emisiones y condiciones del vehículo, y exigir que los modelos de vehículos usados importados estén homologados para circular en el país.

 

En cuanto a la nivelación del entottrtrtgrno competitivo, solicita exigir a los dealers que ofrezcan servicio de garantía sobre la compra de vehículos usados y servicios postventa, requerir licencias a los ‘dealers’ para la importación y comercialización de vehículos y poner en funcionamiento la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (Pro-Competencia).

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

LEAVE A COMMENT

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: