Ayer y Hoy

Noticia

De­si­gual­da­des so­cia­les siem­pre han exis­ti­do, exis­ten y exis­ti­rán.  La  His­to­ria ha­bla de  go­ber­nan­tes ma­los, dés­po­tas y que pa­re­ce sen­tir com­pla­cen­cia en ma­sa­crar al pue­blo y en esos mis­mos do­cu­men­tos his­tó­ri­cos ha­lla­mos por igual vo­ces ad­mo­ni­to­rias, pa­la­di­nes de la li­ber­tad y la jus­ti­cia que lla­man la aten­ción a re­yes y em­pe­ra­do­res, go­ber­nan­tes y prín­ci­pes.
Y esas vo­ces res­pon­sa­bles y au­to­ri­ta­rias  de­tie­nen, apla­zan, ami­no­ran ac­tos de bar­ba­rie e in­jus­ti­cias,
Cier­to- no lo ig­no­ra­mos- que se co­rre pe­li­gro a ve­ces, has­ta de muer­te de­bi­do a que no to­do ser hu­ma­no y me­nos si de­ten­ta ran­gos de po­der, se le ha­ce fá­cil acep­tar equí­vo­cos y más, cuan­do las adu­lo­ne­rías y loas les ha­ce pen­sar que son pre­des­ti­na­dos de los dio­ses.
Guar­dan­do la dis­tan­cia en el tiem­po, en las Es­cri­tu­ras Cris­tia­nas se men­cio­nan los nom­bres de mu­chos go­ber­nan­tes que fue­ron amo­nes­ta­dos por hom­bres de Dios, te­ni­dos co­mo re­fe­ren­tes de se­rie­dad, con­sa­gra­dos, ho­nes­tos y creí­bles.
De­ja­mos por sen­ta­do, que esos pro­fe­tas o vi­den­tes co­mo se les lla­mó en la an­ti­güe­dad no ser­vían a dos se­ño­res, ni to­ma­ban su ali­men­to de dos o más al­ta­res.
En­tre los lla­ma­dos li­bros his­tó­ri­cos de la Bí­blia hay re­la­tos de la ac­ti­tud to­ma­da por di­fe­ren­tes pro­fe­tas an­te el des­va­río y abu­so con­tra el pue­blo de al­gu­nos go­ber­nan­tes.
Los que se tie­nen co­mo pro­fe­tas, vi­den­tes, pas­to­res y mi­sio­ne­ros en nues­tros días las más de las ve­ces no sa­ben, la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad con­traí­da an­te Dios y la so­cie­dad de la que  asi­mis­mo for­man par­te.
Des­de los li­bros de Sa­muel, los Re­yes, las Cró­ni­cas y has­ta Amós, son mu­chos los ejem­plos de pro­fe­tas cum­plien­do su pa­pel que han lle­ga­do has­ta no­so­tros. Bas­ta con re­cor­dar a Sa­muel con el rey Saúl, Na­tán con el rey Da­vid, un anó­ni­mo pro­fe­ta que amo­nes­ta al rey Je­ro­boán y re­cha­za ade­más vi­si­tar­le en pa­la­cio y acep­tar re­ga­los…
Ca­be re­cor­dar los ejem­plos de Elías y los re­yes Acab, Ab­días, Oco­zías y la rei­na Jet­za­bel a quie­nes amo­nes­tó du­ra­men­te.
Per­mí­tan­nos re­cor­dar, que esos pro­fe­tas vi­vían so­los, apar­ta­dos en el mon­te, en cue­vas, en los de­sier­tos, pe­ro no eran aje­nos, no es­ta­ban cie­gos a la rea­li­dad so­cial del pue­blo y sus go­ber­nan­tes.
Lo mis­mo pue­de afir­mar­se de Da­niel y otros, que pu­die­ron ser fun­cio­na­rios del rey, pe­ro tu­vie­ron muy en cuen­ta el pa­pel o res­pon­sa­bi­li­dad que tu­vie­ron en la so­cie­dad  y el tiem­po que les to­có vi­vir.
Le to­ca a us­ted ha­cer las com­pa­ra­cio­nes de lu­gar con el ayer y el hoy.
ra­mi­ro­_fran­cis­co­@ya­hoo­.com