Arismendy Medina Un gran triunfador como líder religioso y social de Sosúa

Opinion

SO­SÚA.-  Aris­medy Me­di­na, un hom­bre que to­da su vi­da la ha de­di­ca­do a pre­di­car el bien y ser­vir  a los más ne­ce­si­ta­dos de su co­mu­ni­dad, di­jo sen­tir­se sa­tis­fe­cho  por la con­tri­bu­ción de la Fun­da­ción El Sa­ma­ri­ta­no,  de cons­truir mil ca­sas pa­ra igual nú­me­ro de fa­mi­lias po­bres en es­ta de­mar­ca­ción.
Y  co­mo re­com­pen­sa a ese tra­ba­jo so­cial a fa­vor de los de­más, un sin­nú­me­ro de ins­ti­tu­cio­nes, in­clu­yen­do la pro­pia fun­da­ción   que di­ri­ge  en el país por más de 23 años, cu­yo pre­si­den­te in­ter­na­cio­nal lo es el se­ñor Elio Ma­do­nia, le han en­tre­ga­do pla­cas y per­ga­mi­nos de re­co­no­ci­mien­to.
El pa­sa­do mar­tes, di­cha ins­ti­tu­ción de orien­ta­ción re­li­gio­sa y cu­ya se­de cen­tral es­tá en el Ca­na­dá, pro­ce­dió ha­cer en­tre­ga  de  la ca­sa nú­me­ro mil, que ha cons­trui­do en el sec­tor Lo­ma Ba­ji­ta de So­súa.
To­das es­tas vi­vien­das que la en­ti­dad ha edi­fi­ca­do en la zo­na de So­súa, han si­do do­na­das a fa­mi­lias de pro­ce­den­cia   hu­mil­de  y de ex­tre­ma  po­bre­za.
Los  be­ne­fi­cia­rios  fue­ron de­bi­da­men­te  de­pu­ra­dos por el se­ñor Me­di­na, Elio Ma­do­nia y otros lí­de­res re­li­gio­sos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, miem­bros  de la Fun­da­ción El Sa­ma­ri­ta­no.
Cuan­do es­ta fun­da­ción se ra­di­có en So­súa, se pro­pu­so en prin­ci­pio cons­truir unas 25  vi­vien­das  pa­ra fa­mi­lias po­bres del ba­rrio    El Ta­blón. Sin em­bar­go, se es­ta­ble­ció que co­mo fru­to  de la sen­si­bi­li­dad hu­ma­na y al­ta vo­ca­ción de ser­vi­cio del se­ñor Elio Ma­do­nia  y del pro­pio Aris­mendy Me­di­na, que en la oca­sión era sín­di­co del mu­ni­ci­pio de So­súa, se  cons­tru­ye­ron 50.
Me­di­na, ade­más de ser un lí­der re­li­gio­so, en la ac­tua­li­dad es con­ce­jal del Ayun­ta­mien­to de So­súa y di­jo lle­no de ale­gría que el se­ñor Ma­do­nia en vez de cons­truir 25 ca­sas  or­de­nó ha­cer el do­ble (50).
Es­to así, se­ña­ló  a El Fa­ro, por­que pa­ra ese en­ton­ces el Ayun­ta­mien­to ape­nas re­ci­bía men­sual­men­te co­mo sub­si­dio RD$ 14 mil pe­sos  de la Li­ga Mu­ni­ci­pal  Do­mi­ni­ca­na.
“Fue una ben­di­ción de Dios que lle­ga­ra a es­te pue­blo el se­ñor Elio Ma­do­nia y la Fun­da­ción El Sa­ma­ri­ta­no.  Es­toy muy fe­liz  por­que  con la ayu­da de Dios, del se­ñor Ma­do­nia, su es­po­sa Le­na, y to­dos los co­la­bo­ra­do­res se ha lo­gra­do que mil fa­mi­lias ten­gan su ca­sa,” di­jo Me­di­na, que  tie­ne co­mo asis­ten­te a su hi­jo Or­lan­do,  tam­bién due­ño de una al­ta vo­ca­ción de ser­vi­cio a fa­vor de los de­más.