A un tris de morir de la cintura a bajo la otrora dinámica ciudad

PUERTO PLATA.- Como un torrente de agua que se escapa entre los dedos de las manos de forma incontenible,  ha ido desapareciendo el movimiento económico que caracterizó  la parte baja de la ciudad turística,  que fue denominada  el área más activa comercial e inagotable fuente de trabajo, por la gran cantidad de establecimientos comerciales y centros de empleos que existían.
Los alrededores del parque central, ahora Plaza Independencia, marcó la diferencia, no por la existencia del mulle turístico y las oficinas principales de Aduanas, sino  por el desarrollo del comercio de todo género con puestos de ventas de artículos de regalos, especialmente dirigidos al mercado de los turistas.
A un paso de la Puntilla del Malecón, la fortaleza colonial, fuente histórica  del principal parque productor de energía eléctrica, mientras la economía mostraba su esplendor con  ferreterías, agencias de viajes, los más poderosos bancos comerciales, tiendas de tejidos, farmacias, panaderías, heladerías, restaurantes, entre otros.
No ha sido como por «arte de magia» que se han  ido esfumando en los últimos años las actividades comerciales, sino por el agotamiento del modelo económico existente en el país,   generando un  o movimiento escaso en la parte baja de la ciudad, que podría considerarse como «un cuerpo moribundo de la cintura hacia abajo,» como suele suceder con el cuerpo humano que  por  accidente o enfermedad deja de funcionar perfectamente como consecuencia de la falta de acción.
El poeta cantor Juan Lockwardt al referirse a la legendaria Poza del Castillo dijo «tus aguas se agotan y me agoto yo,»  parafraseando al hombre que más le cantó a Puerto Plata, la que en poco tiempo ha visto desaparecer  la alegría que generó la actividad comercial en la parte baja.
Las calles Duarte, José del Carmen Ariza, San Felipe, 12 de Julio, (Juan Bosch) Jhon F. Kennedy, 30 de Marzo, Restauración y avenida Colón, ya no son las mimas, ni siquiera en la cantidad de vehículos que solía cruzarlas diariamente, es poco lo que hay que hacer y buscar por la zona.
Los últimos centros comerciales en marcharse  a otros puntos o cerrar sus puertas  son el Banco León, que por muchos años estuvo en la Jhon  Kennedy comenzando como Bancrédito, Distribuidora Corripio que se coloca  en la parte alta o el centro donde sus clientes acudirían con mayor facilidad. Debe señalarse entre otros la Discoteca Orión y luego el colmadón que estuvo abierto hasta el pasado mes de diciembre.
Constituyó un golpe duro para la parte baja de la ciudad la partida hacia la entrada de la ciudad en la carretera Luperón,  camino a Sosúa, del principal depósito y edificio de las oficinas de Brugal & Co., que permaneció por décadas en  la prolongación de la calle Beller con avenida Colón, hoy Presidente Caamaño.
Ya habían desaparecido la Ferretería Monagas, Munné & Cía, Alfredo Bordas, La Exportadora y José Paiewonski e hijos,  especializada en la exportación de productos como café, cacao y maíz.  Anteriormente se fueron el Royal Bank que se convierte en el Banco del Comercio que funcionó donde hoy se encuentra la principal oficina de Banreservas  que operó en la John Kennedy con San Felipe hasta el terremoto del 22 de septiembre de 2003. El Centro Artesanal se mantiene cerrado por disposición del Banco Central, sólo el Bagrícola no ha cambiado de sitio.
Nuevo Color y Ferretería Bordas mantiene su tradición, siendo los únicos establecimientos del comercio popular ubicados en el área que en el pasado fue una «candelá» por la gran cantidad de personas que se movían de un lado hacia otro, siempre en actividad comercial.   El Banco Préstamos y Créditos  del empresario Juan  Carlos Morales se ha mantenido en el mismo punto, pero no con el mismo movimiento, aunque sí con sus clientes tradicionales.
La falta de una planificación oficial, la atención que dejaron de brindar las autoridades municipales, turísticas y oficiales, así como el sector privado carente de una institución líder que se preocupara por la suerte  de Puerto Plata en la parte baja, está a punto de sepultar  «el medio cuerpo» que ya languidece y que podría convertirse en un cementerio por su bajo movimiento peatonal y vehicular.
La construcción de un parque llamado turístico, que  nunca  lo ha sido y que permanece frente a Aduanas, yace en avanzado estado de deterioro, que ha visto pasar más de cuatro décadas en medio  de estudios que reclaman destrucción y construcción de uno nuevo, se mantiene allí, ahora » desmembrado,» sin asientos, glorieta y juegos para niños,  sin los bancos donde acudían los novios nocturnos, la » maripositas noctámbulas,  homosexuales  y mujeres que se la  buscaban en horas de la noche.
Ver partir frecuentemente establecimientos que constituyeron centros de atracción en la zona comercial por excelencia, donde existieron más de 40 tiendas de regalos o gift shop que nacieron en cuestión de meses con la venida de los barcos turísticos y el accionar en sus propios pies de los visitantes, da  impotencia   de querer y no poder hacer cuanto fuera para evitarlo.
Causa mucho más pesar saber que existen autoridades, congresistas, funcionarios del gobierno, municipales y un sector privado cruzado de brazos que no habla, no acepta sugerencias y mantienen cerrada la boca  como si poco les  importara, por el contrario, muchos de ellos deciden mudarse a otros lugares, buscar acciones, colaboraciones y formar sociedades comerciales con residentes en otros puntos del país, Santo Domingo o Santiago, a fin de invertir y lanzarse del barco que «se le mete el agua y puede hundirse en cualquier momento.»  Qué suerte la de Puerto Plata, sus hijos poco invierten, no creyeron en el futuro económico, dejaron que vinieran de fuera sectores de poder económico que obtuvieron pingues beneficios  y abandonan  el bagazo de lo que en otrora fue la meca del turismo y hoy  sólo dejan la ruina. Qué político interesado en llegar al gobierno rescatará a Puerto Plata, máxime después de conocer  lo permisivos que son sus hijos que aceptan todo y exigen poco, por no atreverse o faltarle valor para hacer lo que  tienen que hacer y cuando hay que hacerlo?

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: