0
368

 

“La timidez” características de gran cantidad de los nativos empresarios puertoplateños se mantuvo ante el llamado hecho por el presidente de la República para que los hoteleros dejan abiertas las puertas a partir de día primero de octubre.
No obstante destacados trabajadores de la hotelería los que dan el frente en toda ocasión comenzando con los gerentes filas de cadena aceptaron el llamado y entienden que la garantía de proteger con un seguro médico a los visitantes por el gobierno vía el Banco de Reservas y el ministerio de Turismo, ofrece la oportunidad de lograr exitosamente la apertura para la temporada alta que se avecina.
“Si los hoteles se mantienen cerrados es difícil lograr reservaciones y las líneas aéreas no venderán el destino, tampoco lo harán los cruceros que alimentan la presencia de los extranjeros.
Hoteles Senator de Maimón son los únicos que han mantenido sus puertas abiertas hace dos meses y la presencia de visitantes extranjeros no ha hecho esperar, bajo las atenciones de un persona parado especialmente.
Gerentes consultados por redactores de El Faro dijeron esta esperan la autorización de parte de los propietarios de los hoteles para lanzarse inmediatamente, indicaron que el mantenimiento y protección de las instalaciones se mantienen y están listos para comenzar, pero necesitan huéspedes, turistas que llenaría aunque sea un por ciento que permita la operación.
Algunos consideran que el gobierno debe garantizar una parte de los gastos en que incurran los hoteles con la apertura, “pues resulta que por mas pequeño que sea un hotel invertiría millones de pesos cada mes cubriendo los sueldos de los empleados de distintos de parcamente, así como el pago del servicio de energía eléctrica, entre otros costos”, explicaron.
Estuvieron de acuerdo en comenzar, pero faltó el respaldo económico de parte del gobierno a través del Ministerio de Turismo a los hoteleros, señalaron.