30 de mayo: 51 aniversario ajusticiamiento Rafael Leonidas Trujillo

Fue el 30 de mayo del 1961, a las 10: 30 de la noche cuando un grupo de dominicanos, entre ellos, el único sobreviviente nativo de Puerto Plata, Antonio Imbert Barreras, decidieron ponerle fin a la vida de quien encabezara por casi 31 años la más férrea dictadura del país y América Latina.
La nación conmemoró el pasado miércoles el 51 aniversario del ajusticiamiento del dictador Rafael Trujillo Molina, que pone fin a las secuelas de asesinatos, torturas, desapariciones, robos  y vejaciones a los dominicanos de todos los niveles sociales.
Trujillo fue ajusticiado la noche del 30 de mayo de 1961, como parte de un complot fraguado por un grupo de patriotas compuestos por Antonio Imbert Barreras, Antonio de la Maza, Salvador Estrella Sadhalá, Amado García Guerrero, Huáscar Tejeda, Pedro Livio Cedeño, Luis Amiama Tió y Roberto Pastoriza.
Todos miembros de las más influyentes familias dominicanas que estaban conscientes de que sólo acabando con la vida del tirano pondrían fin al oprobioso régimen, considerado, el más sangriento de la historia de América Latina.
De ellos, sólo vive  el general vitalicio Antonio Imbert Barreras. Los demás, escepto Amiama Tió, fueron asesinados por la familia del tirano y los allegados al régimen.
El Servicio de Inteligencia Militar (SIM) y todos los servicios de seguridad del Estado,  realizaron amplias redadas en todos los sectores de la ciudad, buscando a los participantes en el ajusticiamiento.
La sociedad dominicana estaba hastiada de los horrores de la dictadura, pero el hecho que mayor indignación provocó y contribuyó al despertar de la conciencia nacional e internacional, fue el asesinato de las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, el 30 de noviembre del 1960, cuando regresaban de visitar a sus esposos, presos en la cárcel de Puerto Plata.
También, fue asesinado Rufino de la Cruz Lora, quien las acompañaba.
Trujillo fue ajusticiado en la  hoy avenida 30 de Mayo cuando se dirigía a su casa de San Cristóbal. Desde entonces, historiadores, organizaciones estatales y de la sociedad civil, entidades  educativas y políticas hacen esfuerzos por mantener en el recuerdo de las presentes y futuras generaciones las consecuencias del régimen trujillista, con el objetivo de que no vuelva a repetirse.
Todos, consciente de que la expulsión del país de la familia Trujillo no bastaba para  erradicar de raíz una dictadura tan larga, han advertido sobre el peligro que encierra  para la democracia que un partido o un hombre permanezcan demasiado tiempo en el poder.
Varias organizaciones han nacido con esos fines, como las fundaciones Testimonio y 30 de Mayo. En el 2011 fue fundado el  Museo Memorial de la Resistencia Dominicana, para honrar a las víctimas de la dictatura trujillista y recrear momentos de la historia dominicana como la invasión norteamericana de 1916 y el gobierno de los 12 años de Joaquín Balaguer.
Esa es otra forma de mantener vivo en el recuerdo de los dominicanos las consecuencias del trujillismo, ofreciendo informaciones sobre las personas afectadas, sobrevivientes y sus familiares.
En 1966 fue levantado el Monumento a los Héroes del 30 de Mayo. »Este monumento  recuerda los hechos que describimos para que nunca más la República Dominicana tenga que arrodillarse bajo el yugo de un tirano,”  afirma la Fundación 30 de Mayo. En recordación de la fecha también se denominó avenida 30 de Mayo, a una vía en la Urbanización Cerromar de esta ciudad de Puerto Plata.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: