Editorial periódico El Faro

Sosua Cabarete
Editorial

Rescate de Sosúa

En otrora fue el municipio que logro mayor desarrollo en la primera etapa del turismo que vivió el destino  Puerto Plata de la década de los años 70 hasta principio de los noventa. El hecho de que el turismo naciera sin organización firme y autoridades conscientes de lo que buscaban y hacia donde iban, no fue favorable para la continuación del crecimiento rápido que obtuvo Sosúa.
Los habitantes de allí manifestaban alegría constantemente por la gran cantidad de urbanizaciones y complejos turísticos que se levantaron, más lo que se proyectaban. Urbanizaciones por cantidades para ofertarlas a extranjeros a cómodos financiamiento, hubo de todo para bien, pero desafortunadamente mal administrada.
Esfuerzos de las autoridades e inversionistas en aras de lograr concienciación de los lugares, especialmente jóvenes que se prepararon para servir al visitantes, más destacados empresarios y comerciantes que hicieron sus inversiones luego de realizar estudios de factibilidad.
Sosúa apoyado por el distrito municipal de Cabarete, constituyeron el lugar ideal para establecerse allí. Los extranjeros retirados viviendo el lugar, se enamoraron y se quedaron, confiados en que allí estaba la seguridad, tranquilidad y paz deseada.
Hace uno meses las autoridades de turismo, judiciales y policiales atendiendo a reclamaciones de los habitantes por la proliferancia de la prostitución el irresuelto a las disposiciones municipales y de turismo, decidieron enfrentar la situación, cerrando establecimientos dedicados a los servicios y devolviendo la tranquilidad, una tranquilidad que según denunciantes ha llevado a Sosúa la falta de movimiento que ha generado siempre celeridad económica que permite vivir a comerciantes, mujeres que venden los servicios sexuales y con ellos los choferes y empresarios.
Es bueno ponerse de acuerdo, crear una zona especial y mantener abierto los restaurantes y otros negocios, sin que se ponga  en peligro la decencia, la disciplina, respeto a las decisiones oficiales y municipales,  sin obstruir la libertad de los demás para cruzar libremente.
Cierto que las autoridades son seleccionadas para imponer el orden, el que debe cumplirse y no lo ha estado haciendo Sosúa y sus habitantes lo que ha obligado a imponerse, y en vez de amenazar y protestar disgustados, es mejor llamar al dialogo frente a frente, sin ocultarse algunos, en busca de una posición y decisión que no afecte sensiblemente a los visitantes ni a quienes han hecho inversiones para ofrecer servicios hasta altas horas de la noche cuando el turista sale a las calles.
Si lo que se desea escandalizar y hacer llegar al país y fuera de él un descrédito contra las autoridades, eso podría volcarse contra Sosúa, de manera que no es por la fuerza, sino demostrar que se tiene la razón y convencer las autoridades puertoplateñas que al igual que los propietarios de negocios, se identifican sin reservas con el desarrollo de Sosúa y los demás puntos turísticos, pero sin poner en peligro la moralidad de los habitantes y mucho menos, seguridad,  tranquilidad y paz. Y el triunfo no se hará esperar.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: