ECOS DE MI PUEBLO

unnamedlucia AUGUSTO VASQUEZ
Partió a la eternidad Lucía Silverio viuda Almonte, la hermana mayor de la familia 18 hijos que trajo al mundo Pedro Silverio, 10 de los cuales tuvieron de madre a María Vásquez. Desde siempre se mantiene la unidad entre todos. La sonrisa y buen trato que dispensó a todos, la mantendrá viva en la memoria de sus hijos Rosa Elena, Alicia, Carmen Delia, Ponona y Willian, de sus hermanos Onoria, Pedro Antonio, Vale, Augusto, Cándida, Evarista, Tite, René, Héctor, José, Carmen, Roma, Tatica, Irolis, William, Rubia, Amarilis y Lidia, desde el más allá.
Durante la enfermedad los familiares, todos, desde los hermanos del que fue su esposo, Pancho Almonte, nietos, sobrinos,  esposos de los hijos de Lucía, personas cercanas que unieron su amistad y familiaridad en El Toro, sección donde nacieron todos sus hijos y los de Evaristo, Mami, se mantuvieron a su lado.
La satisfacción de sus hijos y sus compañeros, hermanos y demás familiares cercanos, está en haber hecho todo cuando fuera necesario en busca de la salud de Lucía, aunque finalmente la enfermedad se impuso. Dios ofreció la oportunidad de compartir con Lucía en vida y la oportunidad para prepararse en su partida. Logro despedirse de todos, incluyendo los residentes fuera del país que alcanzaron llegar a Puerto Plata durante la enfermedad. Hubo solidaridad masiva de los vecinos de la urbanización los maestros, integración al que hacer diario, consolando a los familiares en toda ocasión.
Fue Lucía una mujer ejemplar que continuó la línea de sus progenitores, de su abuela Juliana Ramos, sus tíos con quienes compartió por años. La sonrisa eterna, el buen consejo, la preocupación por los demás, su siempre afable y recto comportamiento serán recuerdo perenne de todos los que comparten la sangre suya, quienes la trataron y compartieron en todos los escenarios, en el campo y la ciudad. Fue un ser humana para la sanidad, hacer el bien, luchar trabajando día completo en la ciudad y el campo para sacar a lugares seguros a todos los hijos. Fiel compañera de el hombre que dio el apellido, apoyo eterno y solidaridad con sus hermanos y demás familias. Lucía Silverio Vásquez viuda Almonte, habrá de ser colocada en el lugar especial que Dios reserva a los seres humanos buenos, que cumplen su rol en la tierra, compartiendo con los demás sin auspiciar nunca una maldad, sino la sanidad, el bien a familiares y demás que tienen la oportunidad de compartir como sucedió con Lucía.  Tú, haber procreado y criado hijos buenos, trabajadores, amantes que emulan tu conducta  te mantendrán presentes siempre y habrá de escogerte como ejemplo en toda ocasión. Descasa en paz, hermano, tú ere merecedora de toda la bondad que promociona el Todopoderoso en la tranquilidad de la eternidad en el cielo.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: