Los cincuenta millones

Juan JTH

 Juan T.H.

Si éste fuera un país de verdad, la denuncia del ministro de Agricultura, Ángel Estévez, debió ser motivo de un escándalo y de una minuciosa investigación de parte del Ministerio Público para encausar a la persona que le ofreció 50 millones de pesos para no “perder los permisos de exportación que ya tiene por 300 millones de pesos”.

¿Acaso no está penalizado el intento de soborno a un funcionario público?

Dijo algo que todos sabíamos porque las denuncias no faltaron: Que alrededor de los permisos de importación de alimentos había “una mafia” que operaba desde el mismo Palacio Nacional.

¿Quién le ofreció al ministro de Agricultura 50 millones de pesos por los permisos que obtuvo de “la mafia” que operó  durante la gestión de Leonel? Permisos por 300 millones de pesos a “una sola persona”. ¿No es mucho dinero? ¿Cuántos más recibieron permisos de importación por cientos y hasta por miles de millones de pesos que terminaban quebrando a los productores agrícolas criollos?

“Ofertas no me han faltado, solo uno me ofreció 50 millones de pesos…”  Fue claro el ministro, “solo uno”. “Ofertas no me han faltado”. ¿Cuántos han ido descaradamente a ofrecerle dinero, a sobornarlo a intimidarlo, a comprarlo, a corromperlo?

¿Quiénes eran los funcionarios que formaron “una mafia” de miles de millones de pesos alrededor del ministerio de Agricultura? ¿Por qué el Procurador  Francisco Domínguez Brito, tan pronto escuchó la denuncia no ordenó una investigación?

Es bien sabido que más de un Ministro de Agricultura de los gobiernos de Leonelentró con una mano delante y otra detrás y al cabo de poco tiempo, gracias a esa “mafia”, salieron millonarios.  La “mafia” operó libre y públicamente. Los espacios pagados en la prensa de los productores agrícolas y empresas afectadosestán en los diarios nacionales. Ni siquiera era un secreto a voces.

La denuncia de Estévez produce algunas conjeturas en torno a la “renuncia” sorpresiva del anterior incumbente, Luís Ramón Rodríguez, elogiado tanto por el presidente Danilo Medina como por el ex mandatario, hombre del sector, Hipólito Mejía. ¿Por qué fue sustituido Rodríguez? ¿Renunció o lo renunciaron? ¿Qué hizo o que dejó de hacer? Hasta el momento es un misterio. Pero los comentarios van y vienen, buenos y malos. Hay quienes dicen que “la mafia” cambió de dueños. Pero que se mantiene operando. No lo sé…

La revelación de Estévez sobre la “mafia” que operaba dando órdenes desde el Palacio Nacional, insisto, debió ser motivo de escándalo y de una investigación que llevara a los responsables a la justicia. Pero el Ministerio Público no se dio por enterado. Ni el presidente Danilo Medina. Leonel menos. Y Bonetti hizo mutis.

“Nadie tiene que ir a repartirse miles de millones de pesos que no les pertenecen, eso es una locura, por no decir una vergüenza de algo que en mis manos no va a pasar”, dijo Estévez, dejando une estela de dudas. ¿En sus manos no va a pasar, no habrá mafia? ¿Y en que otras manos pasaron? ¿Por qué no decir los nombres, por qué no llevarlos a la justicia?

El Ministro de Agricultura le deja una esperanza a los productores agrícolas y al país de que la “mafia” del Palacio Nacional, que tiene nombre y apellido, morirá en sus manos. Debió terminar en las manos de los jueces, no en las suyas, ni en las del presidente de la República.

Al señor Ángel Estévez  No lo conozco; no lo había visto ni en fotografía, pero por lo que dijo, parece un hombre honrado. No lo sé… el tiempo lo dirá. Mientras tanto le otorgo un voto de confianza. Pero, para que la “mafia” de agricultura, ni las “otras mafias”, más peligrosas aún, vuelvan, tampoco puede volver Leonel Fernández al gobierno. ¡Ay! ¡Lo dije!

 

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: