Maestra Gloria D’oville cumple 100 y sigue con buen ánimo y trabajando

gloriaCabe la gloria eterna en mujeres que por circunstancias tienen que ser hombre y mujer para levantar a los hijos que ha procreado y conducirlo por el camino del bien como lo hizo doña Gloria Sánchez O’oville, que hubo de incursionar en diversas centros de trabajos, públicos y privados, para garantizar la alimentación de sus hijos, quienes con orgullo celebran el cumplimiento de 100 años, especialmente por conocer como se ha desenvuelto y que pese a los años ha continuado trabajando y siempre dispuesta a servir a los tres hijos, a los 13 nietos y 13 bisnieto. Haberle conocido en las aulas escolares, particularmente en la nocturna donde convergen estudiantes adultos que por lo general no recibieron enseñanza en los tiempo en que se forma el ser humano. Más le tocó estar allí junto a un equipo de hombres y mujeres que debieron crear la escuela nocturna de Cultura Popular que pasaría más adelante a liceo que dirigió bautizado con el nombre de la maestra Ana Isabela Jiménez. Cuando realizaban movilizaciones era una de las profesoras que no se marchaba, por el contrario esperaba que la dirección diaria la orden, sin importa el peligro. Ganarse amigos, esa proyección de un ser amable, sincero, buena para con los demás ha sido sinónimo de doña Gloria. Cien años grandioso para una niña que a los cinco quedó huérfana de madre es para celebrarlo en grande. ­ Es un ejemplo para la sociedad, no solo para los maestros y alumnos, sino para los puertoplateños en general, ahora que hacen falta valores en la sociedad, si existencia, su comportamiento pausado, buen trato a los demás, es una respuesta positiva para que el dominicano aprecie en su justa dimensión como desarrollar honradamente, vivir únicamente de lo poco que se obtiene en el trabajo de maestro o empleada de correos u otra dependencia oficial, sin tener que hacer uso de lo que no le corresponde. Doña Gloria Sánchez D´orville nació e 11 de abril del 1914, sus padres fueron Isidro Sánchez y Felicia D´orville, quienes procrearon tres hijos más; Francisco, Rafael y Altagracia (Tatica). A la edad de 5 años quedo huérfana de madre y tiempo después fue internada junto a su hermana Tatica en el colegio San José, allí curso una parte de los estudios primarios, posteriormente una tea materna que era monja llamada Sor Inés, se la llevo al colegio Santa Clara en Santo Domingo, donde termino la enseñanza primaria y parte de la secundaria. En dicho colegio ubicado en la calle Las Damas de la zona colonial vivió la experiencia del paso del CICLON SAN ZENON. Por motivo de salud regreso a Puerto Plata, donde años más tarde se caso con José D´orville Méndez, con quien tuvo tres hijos; Leonel, Eddy y Milagros. Doña Gloria dice que el secreto de su longevidad ha sido su dedicación al trabajo. A raíz de la separación de su esposo, tuvo que hacerse cargo de su familia, a la que levanto con mucho esfuerzo, reflejado en los diez años que estuvo trabajando como profesora alfabetizadora, la década que paso laborando en la oficina de correo y los mas de 80 años bordando. Fue este último oficio el que más la conecto con la comunidad Puertoplateña, muchos de cuyos miembros recuerdan haberle encargado a ella el bordado de sus sabanas y toallas en los inicios de su vida de pareja o para el nacimiento de un hijo. Hay hogares que aun conservan esos bordados nítidos y delicados que salían de unas manos con una clara vocación para el dibujo y el manejo de los colores. Con un siglo de existencia encima, todavía borda, y lo hace muy bien, cuando alguien quiere un trabajo hecho por una persona y no por una maquina le hace algún encargo, ella se compromete, lo entrega a tiempo y el cliente sale encantado.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: