MENSAJE DEL PAPA FRANCISCO PARA LA CUARESMA 2014

 

 

 


Se hizo pobre para enriquecernos con su pobreza (cfr. 2 Cor 8, 9)

Queridos hermanos y hermanas:

Con ocasión de la Cuaresma le proponemos estas reflexiones, a fin de que les sirvan

para el camino personal y comunitario de conversión. Comienza el Papa recordando

las palabras de san Pablo: «Pues conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el

cual, siendo rico, se hizo pobre por vosotros para enriqueceros con su pobreza» (2 Cor

8, 9). El Apóstol se dirige a los cristianos de Corinto para alentarlos a ser generosos y

ayudar a los fieles de Jerusalén que pasan necesidad. ¿Qué nos dicen, a los cristianos

de hoy, estas palabras de san Pablo? ¿Qué nos dice hoy, a nosotros, la invitación a la

pobreza, a una vida pobre en sentido evangélico?

La gracia de Cristo

Ante todo, nos dicen cuál es el estilo de Dios. Dios no se revela mediante el poder y

la riqueza del mundo, sino mediante la debilidad y la pobreza: «Siendo rico, se hizo

pobre por vosotros…». Cristo, el Hijo eterno de Dios, igual al Padre en poder y gloria,

se hizo pobre; descendió en medio de nosotros, se acercó a cada uno de nosotros; se

desnudó, se “vació”, para ser en todo semejante a nosotros (cfr. Flp 2, 7; Heb 4, 15).

La pobreza de Cristo es la mayor riqueza: la riqueza de Jesús es su confianza

ilimitada en Dios Padre, es encomendarse a Él en todo momento, buscando siempre y

solamente su voluntad y su gloria.

Es rico como lo es un niño que se siente amado por sus padres y los ama, sin dudar

ni un instante de su amor y su ternura. La riqueza de Jesús radica en el hecho de ser

el Hijo, su relación única con el Padre es la prerrogativa soberana de este Mesías

pobre. Cuando Jesús nos invita a tomar su “yugo llevadero”, nos invita a enriquecernos

con esta “rica pobreza” y “pobre riqueza” suyas, a compartir con Él su espíritu filial y

fraterno, a convertirnos en hijos en el Hijo, hermanos en el Hermano Primogénito (cfr

Rom 8, 29). Se ha dicho que la única verdadera tristeza es no ser santos (L. Bloy);

podríamos decir también que hay una única verdadera miseria: no vivir como hijos de

Dios y hermanos de Cristo.

La finalidad de Jesús al hacerse pobre no es la pobreza en sí misma, sino —dice san

Pablo— «…para enriqueceros con su pobreza». No se trata de un juego de palabras ni

de una expresión para causar sensación. Al contrario, es una síntesis de la lógica de

Dios, la lógica del amor, la lógica de la Encarnación y la Cruz. Dios no hizo caer sobre

nosotros la salvación desde lo alto, como la limosna de quien da parte de lo que para

él es superfluo con aparente piedad filantrópica. ¡El amor de Cristo no es esto! Cuando

Jesús entra en las aguas del Jordán y se hace bautizar por Juan el Bautista, no lo

hace porque necesita penitencia, conversión; lo hace para estar en medio de la gente,

necesitada de perdón, entre nosotros, pecadores, y cargar con el peso de nuestros

pecados.

Este es el camino que ha elegido para consolarnos, salvarnos, liberarnos de nuestra

miseria. Nos sorprende que el Apóstol diga que fuimos liberados no por medio de la

riqueza de Cristo, sino por medio de su pobreza.

Queridos hermanos y hermanas, que este tiempo de Cuaresma encuentre a toda

la Iglesia dispuesta y solícita a la hora de testimoniar a cuantos viven en la miseria

material, moral y espiritual el mensaje evangélico, que se resume en el anuncio del

amor del Padre misericordioso, listo para abrazar en Cristo a cada persona. Podremos

hacerlo en la medida en que nos conformemos a Cristo, que se hizo pobre y nos

enriqueció con su pobreza.

La Cuaresma es un tiempo adecuado para despojarse; y nos hará bien preguntarnos

de qué podemos privarnos a fin de ayudar y enriquecer a otros con nuestra pobreza.

No olvidemos que la verdadera pobreza duele: no sería válido un despojo sin esta

dimensión penitencial. Desconfío de la limosna que no cuesta y no duele. “rica

pobreza” y “pobre riqueza”.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: