Ramiro, hay mucho material de qué hablar

Ramiro Francisco es un comunicador social de Puerto Plata, es sobretodo,  un ser  humano bueno, sensible  e ingenioso hasta el tuétano. Lo aprecio más de lo que él se imagina, por esos dones intangibles de su franca personalidad. En su última entrega a El Faro, Ramiro escribió: “la verdad, que estoy a la búsqueda de un buen tema, impactante, actualizado, de valor humano y que tenga que ver con lo económico, social o religioso y que nos sirva como plataforma para un buen artículo”
Lo ven, el hombre es una buena gente. Pero sucede que a todos los que escribimos con regularidad nos pasa lo que a Ramiro, nos llega un momento en que no sabemos de qué escribir, nos sucede como si las musas nos dejaran abandonados sobre las  húmedas arenas del alguna playa remota. Pero es sólo por un corto tiempo, sobre la cresta vaporosa de alguna ola, las musas regresan en nuestra ayuda cargadas de temas  interesantes y sugerentes, que brotan  a  la superficie  como las  blancas espumas.
Es cierto, algunos medios de comunicación, escritos y hablados nos tienen hartos por la intrascendencia de los temas tratados, de un lado y, por el otro,  la omisión  deliberada de temas importantísimos. Leer un periódico dominicano o escuchar un espacio noticioso en un canal de televisión de nuestro país, nos da la impresión de que estamos a las puertas del Apocalipsis. el tema de los pollos, el de los salami, los feminicidios por docenas, Omega y las  golpizas a sus mujeres, las aventuras de Jochy y sus computadoras, el posible gabinete de Danilo, parecen ser las únicas noticias que vale la pena tratar. Un  estado como el que prevalece en la República Dominicana, sin embargo, no es exclusivo de nuestro país y de nuestros días, similar situación, al parecer, vivió en su tiempo Jonathan Swift, quien, abrumado por las nimiedades de las que se ocupaba la humanidad en que vivió, lo llevó a escribir en 1726  Los Viajes de Gulliver, una novela que con el paso de los años se convirtió en un clásico de la literatura universal. La trama de la obra está fundamentada en los viajes del cirujano y luego capitán de barcos  Lemuel Gulliver, creación del autor irlandés. El primer lugar adonde fue a dar el navegante, llevado por las olas del mar luego de un naufragio, fue a  Liliput, un territorio donde habitaba  una raza de  gente de un tamaño doce veces menor al de un  ser humano, menos de quince centímetros de altura. Aquellos seres  pequeñísimos mantenían una feroz rivalidad con sus vecinos del pueblo de Blefuscu, por la diferencia de criterios acerca de cuál debía ser el lado correcto por donde casquear un huevo a la hora de romperlo, si por la parte ancha o por la parte estrecha. ¡Mire usted!
Ramiro, la raza de los Liliputienses parece haberse escapado de las páginas de la novela, parece haberse extendido por toda nuestra humanidad, invadiendo, sobretodo,  a los medios de comunicación social, donde ejercen una gran influencia. De ahí que sólo se ocupen de temas como los que te abruman: el de los pollos, el del salami, los feminicidios, Omega y las  golpizas a sus mujeres, las aventuras de Jochy y sus computadoras, el posible gabinete de Danilo, en fin, noticias gastadas de tanto repetirlas y por la falta de seriedad al ser tratadas. Es que, buena parte de los medios de comunicación está en manos de esa raza que tanto valor le da a la parte por dónde se debe romper un huevo y no a su valor nutritivo. Pero, eso no quiere decir que no haya temas interesantes y comunicadores como tú, capaces de darle trascendencia, produciendo artículos  impactantes, actualizados, de valor humano y que tengan que ver con lo económico, social…Es cuestión de desbrozar la maleza para encontrar lo esencial. Mira estos: leí que  la humanidad está a la puerta de encontrar la cura del SIDA, tres experimentos presentados en un congreso científico celebrado recientemente establecen avances significativos en la lucha contra esta terrible pandemia. Encontré  que en los últimos años la boscosidad dominicana ha aumentado en un nueve (9%), contrario a lo que sucede con la foresta de casi todos los países de hispanoamericanos, en los cuales la desertificación amenaza grandemente a su población. Otro dato importante para nuestro país es el que  acaba de ser publicado en la prensa internacional, dando cuenta que de toda la región latinoamericana, República Dominicana es el país que mayor inversión extranjera está captando. Resulta halagador saber que ya van dos trasplantes de corazón practicados en la capital dominicana por cirujanos de nativos. Concerniente a Puerto Plata, escuché a un medio de la capital afirmar que Puerto Plata es la ciudad más limpia del país.
Como ves, estimado Ramiro, tenemos mucho material de qué hablar. Por favor, no dejes que las olas del marasmo de las tantas malas noticias te lleven a Liliput,  eres un Gulliver en los medios de comunicación de nuestro país. !A escribir! Un fuerte abrazo.

juanpabloplacido@hotmail.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: