Leonel Fernández

Terminado el gobierno del Presidente Leonel Fernández, el dominicano que llegó a la posición con la menor edad, procedente de una clase humilde, trabajadora, con deseos de progreso, hombre político desde la juventud, habrá que dar tiempo para en enjuiciar lo positivo y negativo de sus últimas gestiones, sin precipitarse o caer en valoraciones   apasionadas como lo harían adversarios políticos y medios de comunicación que no se detienen en recibir informaciones que no son de su dominio para hacerlas públicas.
Ha sido uno de los mejores valorados del país a través de encuestas como la recientemente publicada por Asisa, que otorga al presidente Leonel Fernández el 74% de la simpatía de los militantes del Partido de la Liberación Dominicana (PLD) y aunque el número es alto, mejor es guardar reservas  por aquello del descrédito de muchas encuestadoras, en especial si anteriormente han sido contratadas por el gobierno o el candidato ganador Danilo Medina, que fue el caso de la compañía que dio a conocer los valores.
Leonel Fernández logró realizar importantes cambios en el comportamiento y dirección del Estado, mantuvo algunos tradicionales no beneficiosos para la mayoría y estrenó otros que contribuyeron a mantener en vilo la población en torno a la división y fortalecimiento de los partidos opositores, gracias a su capacidad política partidista que demostró haber aprendido, convirtiéndose no sólo en el líder del Partido de la Liberación Dominicana sino del país al que ha dejado sin oposición para enfrentar con éxito al gobierno. Muchas cosas quedan sobre el tapete y no podrán ser tocadas, como la corrupción administrativa que ha sido puesta en primer orden por gobiernos latinoamericanos como Panamá, Costa Rica, Argentina, Ecuador y Brasil, entre otros, donde sus propios correligionarios han sometido a la justicia a quienes han hecho uso indebido de los recursos del Estado, aunque no se puede descartar que si existen prubas de funcionarios que han incurrido en la práctica, en este país sean juzgados para que Danilo Medina se case con la gloria.
Entendemos que para la provincia de Puerto Plata el presidente Leonel Fernández ha sido bueno en la realización de obras y negativo en dejar de hacer otras infraestructuras que debieron tomarse en cuenta desde su primer período de gobierno. Continuaremos en otras entregas.

 

Cárcel preventiva

El viejo edificio del Palacio de Justicia no está en condiciones de ser utilizado como almacén o guarida, mucho menos de acoger personas aunque estén privadas de su libertad por haber violado las leyes.
Es por ello que El Faro ha planteado en reiteradas ocasiones que debe ser cerrado, a fin de evitar que esos seres humanos mueran producto del sofocante calor al no existir un ambiente adecuado que provea buena ventilación, luz, baño y el espacio necesario para moverse.
El asesinato de un joven ocurrido hace pocos días por sus compañeros de celda, ante la impotencia de los custodias, si es que existen, demuestra la falta de espacio en el lugar para encerrar a más de 100 en ocasiones.
El pasado lunes fueron traslados algunos de los preventivos a un pabellón preparado en el Centro de Corrección San Felipe, por gestiones realizadas por la procuradora fiscal Alba Núñez, pero eso no basta, hay que definitivamente enviar a otros lugares a los presos restantes y cerrar el viejo puesto policial para entregárselo a la Dirección de Cultural que habrá de proceder a reacondicionarlo, de lo contrario allí no podrá hacerse nada, a menos que no sea derrumbarlo e inventarse algo nuevo.
Felicitamos a la magistrada procuradora fiscal Alba Núnez Pichardo, por su empeño en comenzar el desalojo de la supuesta preventiva, que más bien es un almacén de hombres expuestos a encontrar la muerte.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: