La herencia trujillista del culto a la personalidad


“La autoridad es la capacidad de obtener de los demás algún comportamiento por simple sugestión (se parece a la hipnosis), hacerse obedecer sin recurrir a ningún tipo de fuerza.”  Ikram Antaki.

Los partidos en la medida que se van masificando tienden a vulgarizar sus estructuras y a sepultar su disciplina interna.  Mantener un partido actuando de manera dogmática, sobre cánones cerrados, elitizando el ingreso de su membresía, lo torna débil y poco apetecible para competir.  Eso le pasó al Partido de la Liberación Dominicana (PLD), hasta que llegó un hombre pragmático, enfocado sólo en lograr el poder para convertir el país en un hato de borregos, que cual anti Cristo, masificó el culto a la personalidad, contribuyó a prostituir el accionar de su militancia dándole de lado a la denuncia pública sobre los actos impúdicos que se sucedían en las diferentes instancias de la cosa pública y que utilizó todos los artificios y mecanismos aberrantes, para lograr su reelección, comprando a diestra y siniestra dirigentes de partidos adversarios y medios de comunicación para ponerlos a su servicio y mantener en el poder a todos y cada uno de sus serviles para eternizar su égida y su control.
Así ha sido el accionar del Dr. Leonel Fernández que al entregar el nuevo mandado al Lic. Danilo Medina el pasado 16 de agosto, no dejó de reflejar su satisfacción personal de quedarse dentro del nuevo gobierno a través de la Vicepresidencia de la República y en la permanencia impuesta de una serie de ministros y representantes de los cuerpos castrenses que conforman el anillo que él fabricó  a su imagen y semejanza para que nadie dude que tendrá su incidencia fatal, quiérase o no, en el modelo que él mismo auspició y que le costará a Danilo Medina, el tener que sacrificar muchas de las enunciaciones de su discurso expuestos con mucha emotividad y deseos de devolverle al país la confianza y la fe en el futuro, que aunque generó expectativas positivas en todos los sectores del país, definitivamente encontrará a cada paso, el fantasma de quien trabajó desde el Estado para seguir expandiendo su mesianismo y egolatría que cultivó de tal manera que descalificó a todos/as los/as dominicanos/as como conceptualizadores, erigiéndose en el único e indisoluble personaje que piensa y razona en este país.
El Lic. Danilo Medina ha recibido un gobierno amarrado, en condiciones de grandes precariedades económicas dejadas adrede por Leonel Fernández para que el tiempo que tenga que recorrer para recuperarse lo vayan desacreditando y que la gente pierda la fe renovada en un discurso que resultó alentador, aunque revestido de un optimismo que chocaría necesariamente con la insondable realidad de un Estado diezmado por un presidente saliente que hasta horas antes de entregar el poder, quiso dejar sentada su homónima presencia en inauguraciones mostrencas que solamente perseguía no dejar al que llegaba ninguna posibilidad de exhibir logros legados por su gestión, aunque fuesen del mismo partido.
Cosas pequeñas y singulares, como la de romper con la herencia trujillista de la egolatría a la figura presidencial, le han granjeando simpatías, al Lic. Danilo Medina, pero él sabe que eso no bastará para poder mantener al país ilusionado de que con él todo va a cambiar. Definitivamente el legado dejado por el Dr. Leonel Fernández será una “espada de Damocles” que pesará como guadaña fatal para la buena marcha de un gobierno que pretende retomar el legado boschista.  ydaliam09@gmail.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: