Incapacidad

Mu­chas si­tua­cio­nes sue­len pre­sen­tar­se en es­ta épo­ca en los par­ti­dos po­lí­ti­cos del país, al­gu­nos de los cua­les ter­mi­nan di­vi­di­dos, dan­do pa­so al na­ci­mien­to de or­ga­ni­za­cio­nes emer­gen­tes, los ejem­plos so­bran.
Las am­bi­cio­nes e in­ca­pa­ci­dad dis­ci­pli­na­ria e ideo­ló­gi­ca, son de­to­nan­tes que en la ma­yo­ría de los ca­sos sue­len de­sa­tar cri­sis, más la fal­ta de  res­pon­sa­bi­li­dad de las di­rec­cio­nes de esas or­ga­ni­za­cio­nes, que no han te­ni­do el va­lor de in­ver­tir pa­ra el man­te­ni­mien­to y sos­te­ni­mien­to de es­cue­las de for­ma­ción pa­ra sus miem­bros co­mo en años an­te­rio­res.
No es ex­clu­si­vo del Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Do­mi­ni­ca­no (PRD), amén del vo­ca­bu­la­rio uti­li­za­do con­tra sus com­pa­ñe­ros, que in­clu­yen acu­sa­cio­nes di­ver­sas que po­drían lle­gar has­ta los tri­bu­na­les, pues se da en el Par­ti­do Re­for­mis­ta So­cial Cris­tia­no (PRSC) y el de la Li­be­ra­ción Do­mi­ni­ca­na (PLD), pa­ra só­lo ci­tar los más gran­des o que tie­nen re­pre­sen­ta­cio­nes en el Con­gre­so Na­cio­nal y los Ayun­ta­mien­tos. La lu­cha de in­te­re­ses po­ne en pe­li­gro la de­mo­cra­cia y ale­ja a per­so­nas con sol­ven­cia mo­ral que as­pi­ran ins­cri­bir­se en cual­quie­ra de ellos.
No hay for­ma de lo­grar ha­cer cam­biar a los di­ri­gen­tes y tal pa­re­ce que só­lo el cam­bio ge­ne­ra­cio­nal pon­dría fin a los en­fren­ta­mien­tos en los par­ti­dos, pe­ro  an­tes  de­be ca­pa­ci­tar­se a los sus­ti­tu­tos pa­ra evi­tar la con­ti­nua­ción de los de­pri­men­tes es­pec­tá­cu­los que pro­du­cen las lu­chas in­ter­nas que nun­ca to­can lo ideo­ló­gi­co, si­no ren­co­res y res­que­mo­res, co­mo si se tra­ta­se de ig­no­ran­tes de la po­lí­ti­ca, en lo que in­cu­rren hom­bres y mu­je­res que han li­bra­do mil ba­ta­llas y que se con­si­de­ran in­sus­ti­tui­bles,  a me­nos que se pro­duz­ca su de­sa­pa­ri­ción fí­si­ca. Pe­ro ade­más no hay res­pe­to, ni es­crú­pu­los pa­ra lan­zar pa­la­bras fuer­tes e hi­rien­tes  a los vie­jos mi­li­tan­tes y di­ri­gen­tes, se­rios, res­pon­sa­bles, que han tra­ba­jo du­ran­te años pa­ra al­can­zar po­si­cio­nes que no han si­do en­tre­ga­das por “de­cre­to” o pa­ra fa­vo­re­cer ami­gos o re­la­cio­na­dos. Es la­men­ta­ble, pe­ro se ne­ce­si­ta más cor­du­ra den­tro de la po­lí­ti­ca, es­pe­cial­men­te de los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Ha­cer la su­ge­ren­cia a tra­vés de es­te me­dio no so­bra, aun­que los en­vuel­tos no ha­gan ca­so y has­ta se bur­len de es­ta hu­mil­de apor­ta­ción que bus­ca el sa­nea­mien­to de esa ac­ti­vi­dad  en el país y par­ti­cu­lar­men­te en Puer­to Pla­ta.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: