El bolero y sus cosas

A us­ted, que ama la be­lle­za y la poe­sía en ca­da bo­le­ro

Ca­da cier­to tiem­po, el mun­do ro­mán­ti­co dis­fru­ta la pre­sen­cia de ar­tis­tas, can­tan­tes y com­po­si­to­res que es im­po­si­ble ha­blar o es­cri­bir de ro­man­ces y bo­le­ros, sin men­cio­nar sus nom­bres.
Ellos for­man par­te, de las le­yen­das mu­si­ca­les de nues­tros pue­blos. No, no va­mos si­quie­ra a men­cio­nar al­gún nom­bre. Esa es par­te de la ta­rea su­ya. Te­me­mos de­jar fue­ra a  cien­tos de ellos. Ellos son en­ton­ces, los pa­dres de las can­cio­nes irre­pe­ti­bles que for­man par­te de nues­tros más ca­ros re­cuer­dos.
La can­ción del adiós, de la des­pe­di­da, de la eter­na es­pe­ra del ser ama­do, de la dis­tan­cia, son par­te de la mul­ti­va­rie­dad te­má­ti­ca del bo­le­ro.  Por eso el bo­le­ro es ri­co en te­mas que to­can lo más pro­fun­do del ser hu­ma­no. De ahí, la tan­ta iden­ti­fi­ca­ción con es­te gé­ne­ro mu­si­cal.
“Ay amor, ya no me quie­ras tan­to” can­tan los Pan­chos. Dyan­go cul­pa al “pri­mer be­so” y Brau­lio can­ta de la ama­da co­mo un ve­le­ro pa­ra “na­ve­gar en ella­”Nues­tro juan Lock­ward de­fi­ne la vi­da de su ama­da co­mo una “pá­gi­na blan­ca”…
¿Dí­ga­me us­ted si no son poe­sías? Poe­sías pu­ras sa­li­das de al­mas ena­mo­ra­das y do­lien­tes. Poe­sías de hom­bres y mu­je­res de nues­tros cam­pos y ciu­da­des. Só­lo que car­ga­das de amor, do­lor, ter­nu­ras y amar­gu­ras con no­tas de tris­te me­lan­co­lía y hon­da an­sie­dad.
Ra­zón tie­ne el Nel­son de Bra­sil, cuan­do in­da­ga con do­lor quién fue el que nun­ca en la vi­da ha te­ni­do una de­cep­ción amo­ro­sa…y que an­tes, mu­chos años an­tes que él, ya can­ta­ba Ley­va de Ar­gen­ti­na des­cri­bien­do esa ex­pe­rien­cia co­mo “tor­tu­ra de amor”.
El bo­le­ro, es ca­paz de trans­mi­tir tan­ta “emo­ción y pa­sión lo­ca”, que nues­tro Co­lás Ca­si­mi­ro con­mi­na a la ama­da que du­da, a pre­gun­tar­le “a la bri­sa de la tar­de” y Lock­ward, con sus bo­le­ros con sa­bor a sal y bri­sa ma­ri­na ase­gu­ra a la ena­mo­ra­da, que aun­que él la ol­vi­de…”e­lla nun­ca en la vi­da le ha­brá de ol­vi­dar.”
Bo­le­ros pa­ra es­cu­char ba­jo es­tre­lla­do y lu­na en ple­ni­lu­nio, o en tar­de gris y cie­lo pla­tea­do mien­tras nos de­lei­ta­mos con Ya­nés y sus Lá­gri­mas del Al­ma o nues­tra So­nia Sil­ves­tre pre­gun­tar ator­men­ta­da Por qué llo­ra la tar­de. Tal vez el Ti­to de Puer­to Ri­co quie­ra su­su­rrar­nos ca­si ha­bla­do, el Ci­ga­rri­llo la llu­via y tú…
Es­cu­char bo­le­ros so­los o acom­pa­ña­dos. Us­ted di­rá. De lo que pue­de es­tar se­gu­ro, es que el re­cuer­do sal­drá a bor­bo­to­nes y la plá­ti­ca si es­tá en­tre ami­gos se­rá más flui­da y ame­na…o si se en­cuen­tra so­lo, la nos­tal­gia y la me­lan­co­lía to­ma­rán su lu­gar y es­cu­cha­rá ”su ri­sa lo­ca, y ex­pe­ri­men­ta­rá que la “dis­tan­cia no es el ol­vi­do por­que us­ted no con­ci­be esa ra­zón.”
Y en­ton­ces, al co­rrer de los años, cuan­do sin­ta­mos que nos ago­ta­mos co­mo la Po­za del Cas­ti­llo y vea­mos caer los “hi­los de pla­ta de nues­tra ju­ven­tud, ire­mos al­ma con al­ma por el mun­do, sin más tes­ti­go de nues­tro amor, que el co­ra­zón.”
Sen­ci­lla­men­te, co­sas del bo­le­ro “por cul­pa de una no­che de ve­ra­no.”

ra­mi­ro­_fran­cis­co­@ya­hoo­.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: