¿Có­mo se atre­ve Mi­guel?

“La des­leal­tad lo mar­ca a uno co­mo sien­do me­nos que el pol­vo de la tie­rra, y trae ade­más el des­pre­cio que se me­re­ce. La fal­ta de leal­tad es una de las ma­yo­res cau­sas del fra­ca­so de ca­da ca­mi­no de la vi­da”. Na­po­león Hill.

Hay que ser más que atre­vi­do, des­ver­gon­za­do. ¿Có­mo se atre­ve Mi­guel Var­gas ve­nir a Puer­to Pla­ta a pon­ti­fi­car so­bre dis­ci­pli­na in­ter­na en el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Do­mi­ni­ca­no (PRD)? ¿Su­fri­rá Mi­guel Var­gas de Alz­hei­mer  o Ar­te­rioes­cle­ro­sis, o pien­sa que lo­s/as pe­rre­deís­tas de Puer­to Pla­ta so­mos ol­vi­da­di­zos, ma­so­quis­tas o que es­ta­mos acos­tum­bra­dos au­to­fla­ge­lar­nos?
Hay que te­ner ca­ra du­ra pa­ra ve­nir a Puer­to Pla­ta, ha­blar va­cuen­cias y sub­ter­fu­gios pa­ra jus­ti­fi­car su trai­ción, acha­cán­do­le al otro  lo que él se pres­tó ha­cer, jun­to a una se­rie de ad­lá­te­res y co­rí­fe­ros que lo ro­dean, que se han be­ne­fi­cia­do del PRD gra­cias a la anuen­cia de es­te su­pues­to lí­der de pa­co­ti­lla, que ha pen­sa­do que los/ as ver­da­de­ro­s/as pe­rre­deís­tas van a per­do­nar­le  ha­ber­les qui­ta­do las po­si­bi­li­da­des rea­les de as­cen­so al po­der que tu­vi­mos en las pa­sa­das elec­cio­nes, lle­van­do a Hi­pó­li­to Me­jía a la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca y que per­di­mos, gra­cias a sus pac­tos mi­llo­na­rios so­te­rra­dos, que lo han en­ri­que­ci­do a cos­ta de lle­var al pa­tí­bu­lo a las ba­ses pe­rre­deís­tas.
Ve­nir a Puer­to Pla­ta, ha­blar de ame­na­zas y atre­ver­se a enun­ciar que “la in­dis­ci­pli­na, la dis­per­sión y la in­co­he­ren­cia ge­ne­ra­das por el irres­pe­to a las nor­mas y prin­ci­pios han im­pe­di­do al PRD go­ber­nar,”  es co­mo ha­blar­le a su ima­gen pro­yec­ta­da en un es­pe­jo, don­de sus odios y sus frus­tra­cio­nes  to­man el sig­ni­fi­ca­do de sus pro­pias in­dig­ni­da­des.
Por las ma­qui­na­cio­nes ur­di­das ale­vo­sa­men­te por Mi­guel Var­gas con­tra la bo­le­ta elec­to­ral del PRD el pa­sa­do 20 de ma­yo, las ba­ses y los hom­bres y mu­je­res que se fa­ja­ron a tra­ba­jar por la can­di­da­tu­ra de Hi­pó­li­to Me­jía, per­die­ron la opor­tu­ni­dad de po­der lo­grar un em­pleo dig­no, me­jo­rar su ca­li­dad de vi­da pa­ra ellos y sus fa­mi­lia­res y con­tri­buir a que el país se en­rum­ba­ra por me­jo­res sen­de­ros.
Mi­guel y su gru­po de trai­do­res, in­clu­yen­do los de aquí, lo­s/as que se die­ron a co­no­cer bus­cán­do­le vo­tos a Da­ni­lo a tra­vés de los par­ti­dos alia­dos al PLD; lo­s/as que vi­si­ta­ron a di­ri­gen­tes pa­ra con­ven­cer­les pa­ra que se ven­die­ran; lo­s/as que han re­ci­bi­do pre­ben­das, co­mo apar­ta­men­tos, em­pleos y otras gra­tui­da­des eco­nó­mi­cas, a cam­bio de su trai­ción; los que hi­po­te­ca­ron su con­cien­cia y dig­ni­dad; y lo­s/as que se man­tu­vie­ron so­te­rra­do­s/as, co­mo “quin­tas co­lum­nas” son lo­s/as que ten­drán que dar cuen­tas cuan­do las ba­ses les co­bren en un pro­ce­so con­ven­cio­nal o en un ple­bis­ci­to, que se­rá lo que de­ci­di­rá la san­ción de por vi­da, que por in­dig­no­s/as se me­re­cen.
No pue­de ha­ber im­pu­ni­dad, el PRD ne­ce­si­ta re­com­po­ner­se con sus cua­dros más pre­cla­ros y con di­ri­gen­te­s/as que pon­gan en al­to los prin­ci­pios. El PRD no pue­de ser una gua­ri­da de per­so­ne­ro­s/as que uti­li­cen sus pues­tos pa­ra ha­cer pin­gues ne­go­cios y que no sa­nee el com­por­ta­mien­to de los que se eli­gen pa­ra re­pre­sen­tar­nos y que uti­li­zan los pues­tos que ocu­pan  pa­ra “que­dar­se con el san­to y la li­mos­na”, echan­do en “sa­co ro­to” las pro­me­sas de cam­pa­ña, pa­ra que­rer ve­nir lue­go, ape­lan­do al clien­te­lis­mo ba­ra­to, a pros­ti­tuir el com­por­ta­mien­to de las ba­ses, tal y co­mo se ha ve­ni­do acos­tum­bran­do, y que Mi­guel Var­gas des­de que asu­mió el PRD co­mo Pre­si­den­te ha ser­vi­do pa­ra apro­ve­char a es­to­s/as mag­na­tes, en ba­se a con­tu­ber­nios y tra­ta­ti­vas es­pe­luz­nan­tes y ne­go­cia­cio­nes nau­sea­bun­das.
Con la lle­ga­da de Mi­guel Var­gas a Puer­to Pla­ta y el re­pu­dio que re­ci­bió de lo­s/as pe­rre­deís­tas, he­ri­do­s/as en su dig­ni­dad, se dio una voz de aler­ta, tan­to a él co­mo a su ca­ma­ri­lla. No ha­brá con­ci­lia­ción con lo­s/as trai­do­res, hay que ape­gar­se a la ins­ti­tu­cio­na­li­dad que de­ci­dió por ma­yo­ría tan­to la Co­mi­sión Po­lí­ti­ca co­mo el Co­mi­té Eje­cu­ti­vo Na­cio­nal, san­cio­nar a Mi­guel Var­gas Mal­do­na­do y nom­brar a An­drés Bau­tis­ta, Pre­si­den­te en Fun­cio­nes y ra­ti­fi­car al Lic. Or­lan­do Jor­ge Me­ra y Lic. Gea­nil­da Vás­quez co­mo Se­cre­ta­rio Ge­ne­ral y Se­cre­ta­ria de Or­ga­ni­za­ción, res­pec­ti­va­men­te.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: