¿Usted recuerda alguna obra hecha en un Gobierno del PRD?

En definitiva, los electores eligen a los gobernantes para que en su nombre y para su bienestar inviertan los recursos de que disponen los Estados.
Luego de la caída de la Tiranía de Rafael Leónidas Trujillo, la nación dominicana ha sido gobernada por presidentes provenientes de las filas de los partidos Reformista Social Cristiano, Revolucionario Dominicano y Partido de la Liberación Dominicana.
Durante ese período que suma más de cincuenta años, tanto en términos de población como de carácter físico, la República Dominicana se ha transformado. Para el año de 1961 éramos apenas unos dos y medios millones de habitantes. Nos comunicábamos por carreteras y calles polvorientas, por caminos rurales llenos de lodazales, disponiendo de una telefonía bastante deficiente. El parque vehicular eran y escasos y costoso.
Trasladarse desde el interior del país a la capital era una Odisea, un verdadero acontecimiento. No se tenían noticias de familiares y de los amigos por meses y hasta por años.
Como he dicho, cincuenta años después nuestro país cuenta con nueve millones de habitantes, nos visitan, además cuatro millones de extranjeros de todo el mundo cada año, atraídos por nuestras bellezas naturales, las facilidades viales, hoteleras, de transporte y de telecomunicaciones.
Sin dudas, el inicio de todo este despegue hacia el desarrollo lo marcaron los gobiernos presididos por el Dr. Joaquín Balaguer, un hombre a quien le tocó vivir fuera de la República Dominicana en varias ocasiones. De las experiencias vividas fuera de su país, a Balaguer parece haberle quedado una imagen fresca de cómo debía vivir un país civilizado. Así, pues, Balaguer ordenó construir una cantidad de obras de infraestructuras que hoy siguen siendo admiración hasta de sus más enconados
enemigos. El Faro a Colón, la Plaza de la Salud, las grandes avenidas de la capital, la transformación de Puerto Plata, la carretera Duarte, la basílica de Higuey, para sólo citar algunas.
A Balaguer le siguieron varios gobiernos el PRD, encabezados por Antonio Guzmán, Salvador Jorge Blanco e Hipólito Mejía. Bajo la batuta perredeísta la memoria nacional tiene registrado muy pocos edificios, túneles o elevados, pocas escuelas, muy pocos hospitales o centros culturales. Más bien, de esa época tenebrosa, recordamos el suicidio de Guzmán, la condena de a veinte años de cárcel de Jorge Blanco y la quiebra de los bancos comerciales, incluyendo al Banco Central, cuando gobernó Hipólito Mejía.
De los gobiernos del PLD está a la vista de cualquier ciudadano, un vasto escenario de obras físicas, tales como carreteras, calles asfaltadas, hospitales, acueductos, escuelas, centros culturales, tecnología en las escuelas públicas, obras sociales
como la tarjeta Solidaridad que beneficia con comida, gas y útiles escolares a más de un millón de dominicanos, en fin, una nueva Constitución política y todos los poderes del Estados remozados. Tenemos a la vista a una sociedad moderna, pujantes, orgullosa de su destino, respetada en todo el mundo, unida a los principales procesos de integración regional.
Por lo que se ve, y de cara al próximo proceso electoral del 20 de mayo, la decisión de los votantes no debiera ser arriesgada y complicada, me parece muy simple: continuar por el sendero del bienestar, a menos que queramos sucumbir nuevamente.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: