Sepultan jueves restos Cecilio Acevedo, fundador Liga del Atlántico

PUERTO PLATA.- La parte baja de la ciudad fue una cantera de inquietos jóvenes que incursionaron en todas las actividades de bien, laboraron para ganar el sustendo de la familia y lo hicieron con dignidad y decoro, para tranquilidad de todos los descendientes y relacionados, para que el día que sean llamados a la eternidad puedan emprender el viaje en paz.
Cecilio Antonio Acevedo, formó parte de una legión de jóvenes emprendedores que compartieron ideas progresistas, practicó diversas disciplinas deportivas, entre sus favoritas el levantamiento de pesas.
Fue uno de los que junto a Fabio Rafael González y Augusto Sánchez, así como una gran cantidad de jugadores de los plays en la parte baja de la ciudad, se propusieron hacer una organización deportiva que los agrupara y decidieron en conjunto bautizarla como la Liga del Atlántico en l958, la cual tiene su historia, gracias a ellos.
Enfermó recientemente y la rapidez conque sus familiares, entre ellos sus hijos y personas cercanas del vecindario lo condujeron al Grupo Médico Bournigal, hizo que mejorara, recibió las atenciones que al día siguiente lo colocaron en una sala común y  en pocas horas fue enviado a su casa para que se encargaran directamente sus hijos Arianne, Francia Dolores, Zulia, Celis, Cecilio Acevedo Rodríguez y Margarita Clander, que diariamente se trasladaba a la casa para hacer todo cuando fuera necesario, partiendo del hecho que algunos trabajan, más la edad de Zulia que no le facilitaba movilizarse, a esa abnegada esposa Zulia Altagracia Rodríguez, buena compañera, que  se mantenía vigilando y supervisando a los muchachos.
Sergio Cueto, uno de los fundadores del periódico el Faro y que le correspondió la dirección por cerca de 10 años, fue un sobrino consentido suyo que desde su nacimiento fue recibido allí como el hijo mayor, se mantuvo por siempre a su cuidado, había partido a la capital para continuar sus labores, pero atento a la salud del hombre que no lo engendró, sino su hermano José Manuel, pero él que no tenía varón se adueñó e hizo de Sergio su hijo y habría que conocer la historia para no desmentir lo que realmente era. La infausta noticia fue sorpresa para todos, ya que como era habitual Sergio se comunicaba al mediodía para conocer cómo evolucionaba la salud de su tío, padrino y padre que le protegió desde temprana edad. Todo marchaba bien hasta pasadas las 8:00 de la noche del miércoles, cuando fue sorprendido por un infarto cardíaco que le quitó la vida. Minutos antes conversaba con dos nietas que estarán de cumpleaños en este mes de abril prometiéndoles aportar el bizcocho para celebrar el día de sus natalicios.
Sergio y todos sus hijos contaron con dos padres y dos abuelos, unidad que se mantuvo hasta  el pasado jueves cuando fue sepultado en el cementerio municipal, pero no así la despedida, la que nunca llegará, pues vivirá siempre para cada uno de ellos, los hijos del matrimonio con Zulia Altagracia y el sobrino que llegó para nunca irse.
Alejandro Acevedo y José Ramón Jiménez del Villar y José Jiménez  fueron tres de sus queridos hermanos, todos lloraron su partida y recodarán de por vida al bueno de Cecilio Acevedo, con su calma, tranquilidad, paz y el humor que le caracterizó para con todos.
Díos habrá de colocarlo en el lugar justo que merece el buen esposo, padre, amigo, compañero y  honrado trabajador incansable.
Paz a sus restos.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: