La vida no puede valorarse sólo en base a la productividad

La vida humana por ser un valor supremo dado por Dios, su mismo creador no puede minimizarse a tal extremo de hacernos creer que somos una cosa  u objeto que se compra, se vende y hasta se puede votar.
En este sentido el Papa Benedicto XVI afirma que demasiadas ocupaciones y una vida frenética “endurecen el corazón de los hombres y hacen sufrir al espíritu” y que la vida no puede valorarse con los únicos criterios de la productividad, la eficiencia y el lucro, sino en base a la dignidad que poseemos por ser imagen y semejanza de Dios.
Sigue diciendo que:”Las demasiadas ocupaciones,  de una vida frenética, acaban muchas veces por endurecer el corazón y hacer sufrir al espíritu, como decía San Bernardo. Son palabras muy importantes para el hombre de hoy, acostumbrado a evaluar todo con el criterio de la productividad, la eficiencia y el lucro”.
Benedicto XVI añadió que el libro de Los Hechos de los Apóstoles recuerdan la importancia del trabajo en la vida diaria, pero precisa que se debe desarrollar con responsabilidad y dedicación y sin olvidar la necesidad que tenemos de Dios.
“Sin la oración diaria vivida con fidelidad, nuestro menester se vacía, pierde el alma profunda, se reduce a una simple actividad que a  la larga nos deja insatisfechos y vacios”. De ahí, la importancia de la oración antes de iniciar cualquier trabajo. Los cristianos han de creer en la fuerza de la palabra de Dios y en la oración hecha con fe, y así puedan lograr lo imposible para el hombre, que es posible para Dios, si tenemos fe y confianza en El y no en las cosas efímeras y limitadas de este mundo. “Ay que obedecer a Dios antes que a los hombres,” como dijo San Pedro, para no cosificar nuestra dignidad de persona.
p.stgordguez@hotmail.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: