12 de abril histórico

La creación del Club Gregorio Luperón, no fue un ensayo sino una decisión consciente de un grupo de jóvenes de la barriada del Ensanche Dubocq, cuyo objetivo principal era arrastrar a las aulas escolares a una gran cantidad de ellos que abandonaron la escuela y no tenían voluntad de volver por la edad y tener que juntarse con niños y jóvenes menores a ellos en el mismo curso.  También enfrentar los juegos de azar que pululaban en las calles y se instalaban en cualquier vivienda, ante la indiferencia de las autoridades,  y orientar políticamente a cada uno con la finalidad de reclutarlos y llevarlos a formar parte de una causa revolucionaria contra el régimen de turno, que encabezó Joaquín Balaguer y  el Partido Reformista, que no aceptaban si quiera que se reunieran en las esquinas del barrio, temiendo que se tratara de encuentros políticos.
Es agradable recordar el nacimiento de esta organización barrial que adoptó la filosofía de jóvenes del sector Villa Juana de Santo Domingo, quienes crearon el Club Deportivo y Cultural Mauricio Báez.
Todas las organizaciones políticas contrarias al gobierno de turno convergieron allí y los propios reformistas. El nombre Club Deportivo Cultural Gregorio Luperón, fue seleccionado en base al más sobresaliente hijo de la provincia que registra la historia nacional, el más avanzado ideológicamente para la época y sus ideas y pensamientos,  constituyeron guías para los miembros y la barriada en general.
El 12 de abril de l968 se fundó durante un acto celebrado en el local del desaparecido Club de Dominó La Altagracia, en la calle tercera número 12 que fue cedido gustosamente por los directivos y que resultó pequeño para la cantidad de asistentes. Cabe la gloria a Manuel Emilio Gilbert, Hipólito López Castillo y Alberto García, haber sido los prolegómenos, quienes se propusieron comprometer a muchos jóvenes que les siguieron e hicieron del Club Deportivo Cultural Greogioro Luperón, la organización vanguardia que necesitaba la barriada para denunciar males, enfrentar las violaciones y atropellos, educar a sus propios miembros y a los convivientes del Ensanche Dubocq, creando una escuela que luego se bautiza con el nombre de Ángel Sixto Bonilla, primer maestro que dejó de existir a destiempo.
Muchos han sido los jóvenes que se han hecho profesionales en distintas ramas luego del nacimiento de la organización que como otras recibió represión policial, pero nunca lograron hacer renunciar a la totalidad de ellos, aunque algunos atendiendo peticiones de sus madres abandonaron el naciente proyecto deportivo cultural.
Pero si intelectualmente se ha triunfado en los 44 años, qué no decir de los deportes, en todas las disciplinas brillaron los jóvenes del barrio, especialmente en baloncesto, obteniendo más de 10 campeonatos solamente en el superior y formando parte de delegaciones.
Es difícil resumir la historia, es larga y las posiciones y liderazgo han sido inagotables, y pese a la degeneración de hoy, el Club Deportivo Cultural Gregorio Luperón se mantiene con sus mismos principios y aunque la mística se ha perdido, podemos decir que ha sido una entidad gloriosa y esperamos que lo continúe siendo.
augustovasq@gmail.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: