Simples Medidas

Si va­mos a creer las de­cla­ra­cio­nes de un al­to por­cen­ta­je de la gen­te del pue­blo, em­pre­sa­rios, re­li­gio­sos de to­das las de­no­mi­na­cio­nes, en­cues­tas que se rea­li­zan a tra­vés de la ra­dio y otras fuen­tes, la po­pu­la­ri­dad del Pre­si­den­te do­mi­ni­ca­no ha ba­ja­do con­si­de­ra­ble­men­te.
Es po­co creí­ble. Y cuan­do un man­da­ta­rio el que sea, del país que sea pier­de cre­di­bi­li­da­d…es po­co lo que le que­da por ha­cer. Es más, exis­te un prin­ci­pio bí­bli­co –si no lo han bo­rra­do- que di­ce “es me­jor no pro­me­ter…y no pro­me­ter y no cum­plir”.
Por­que el Pre­si­den­te ha he­cho pro­me­sas y no la ha cum­pli­do ni con­tri­bui­do a que se cum­plan, en sen­ti­do ge­ne­ral, la po­bla­ción do­mi­ni­ca­na no cree en sus pro­me­sas.
Nue­va vez y van mu­chas las cir­cuns­tan­cias, la si­tua­ción de in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca que vi­ve el mun­do de­bi­do a los pre­cios del pe­tró­leo, la mis­ma in­cer­ti­dum­bre en la con­ti­nui­dad de las ne­go­cia­cio­nes con el FMI, el cre­ci­mien­to de le deu­da ex­ter­na, el re­cla­mo de em­pre­sa­rios e in­dus­tria­les, el men­sa­je del epis­co­pa­do do­mi­ni­ca­no, obli­ga –lea bien- obli­ga al Pre­si­den­te a di­ri­gir­se a la na­ción y dar a co­no­cer al­gu­nas me­di­das.
Y co­mo que hay que apre­tar­se  el cin­tu­rón con­for­me a lo di­cho por el go­ber­na­dor del Ban­co Cen­tral Héc­tor Val­dez Al­bi­zu se es­pe­ra que den­tro de esas me­di­das anun­cia­das fi­gu­ren las si­guien­tes:
1-Re­duc­ción de un 50 % de los al­tos suel­dos de fun­cio­na­rios
2- Ce­ro “bo­te­llas” en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca. El que co­bra­..!Que tra­ba­je!
3- Su­pri­mir por un año el co­bro del “ba­rri­li­to” pa­ra los se­na­do­res y di­pu­ta­dos.
4- Qui­tar con ca­rác­ter de­fi­ni­ti­vo los gas­tos de ce­lu­la­res, viá­ti­cos, re­pre­sen­ta­ción, ga­so­li­na y otras ba­na­li­da­des. El que los quie­ra, el que de­see el de­rro­che y el des­pil­fa­rro, que lo pa­gue de su suel­do.
5- Pa­rar la cons­truc­ción del me­tro en la ca­pi­tal y uti­li­zar una par­te de esos re­cur­sos, en obras REAL­MEN­TE prio­ri­ta­rias en las pro­vin­cias.
6- Re­du­cir en un 75% los gas­tos de com­pra de vo­lun­ta­des a tra­vés de la pu­bli­ci­dad a la red de co­mu­ni­ca­do­res. Mu­chos sin te­ner pro­gra­mas en ra­dio o te­le­vi­sión. De­be pu­bli­car­se el lis­ta­do de quie­nes re­ci­ben pu­bli­ci­dad del Es­ta­do, lo que co­bran y dón­de es­tá co­lo­ca­da.
Cuan­do es­té le­yen­do es­te pe­rió­di­co ya el Pre­si­den­te ha­brá anun­cia­do sus me­di­das. Com­pá­re­las con las anun­cia­das des­de el 2004…y com­pren­de­rá, por qué son lla­ma­das me­di­das na­ti­muer­tas.
Cuan­do se to­ma la me­di­da y el tra­je no que­da bien, o el sas­tre no sir­ve, o la cin­ta le fal­tan cen­tí­me­tros, la ti­je­ra no cor­ta bien, la má­qui­na es­tá des­con­tro­la­da o la te­la “en­co­je”. ¡Si el ope­ra­rio no pa­sa de la  me­di­da a la ac­ción, el plan se que­da en sim­ples me­di­das!
ra­mi­ro­_fran­cis­co­@ya­hoo­.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: