La paciencia desbordó el apasionamiento

“La pa­cien­cia es un ár­bol de raíz amar­ga, pe­ro de fru­tas dul­ces.” Pro­ver­bios

La po­lí­ti­ca con­vier­te a los jui­cio­sos en res­pe­tuo­sos de la pa­cien­cia y ayu­da a ma­du­rar el com­por­ta­mien­to de quien la  prac­ti­ca. Se apren­de a no de­ses­pe­rar­se y con­ver­tir­se en pre­mo­ni­to­res sa­ga­ces de lo que pue­da acon­te­cer.  Ayu­da a ma­du­rar y  a en­jui­ciar.  Pe­ro más que na­da, ayu­da a  apren­der a co­no­cer las de­bi­li­da­des hu­ma­nas y a en­cau­zar­las.
So­bre lo que acon­te­ció en el PRD en la pa­sa­da Con­ven­ción, era “cró­ni­ca de una muer­te anun­cia­da”; so­la­men­te no la cap­ta­ban, aque­llo­s/as que se ha­bían ce­ga­do a  la ver­dad, o aque­llo­s/as que sa­bien­do lo que ve­nía, lle­va­ron un men­sa­je ex­plo­si­vo de con­fron­ta­ción abier­ta con­tra la can­di­da­tu­ra de Hi­pó­li­to Me­jía, y de sus se­gui­do­res, pa­ra lo­grar fa­na­ti­zar a su adep­tos en con­tra de esa can­di­da­tu­ra y que es­ta fa­na­ti­za­ción la pu­die­sen trans­mi­tir a sus se­gui­do­res.
So­la­men­te así se ex­pli­ca, que sien­do el pro­yec­to de Mi­guel Var­gas, ma­yo­ría en cuan­to a con­for­ma­ción de di­ri­gen­te­s/as, no pu­die­sen lle­var un men­sa­je de flui­dez, con­ven­ci­mien­to y atrac­ción a las ba­ses del PRD en es­ta pro­vin­cia y el país, y lo que die­ra co­mo re­sul­ta­do fue­ra el des­pla­za­mien­to to­tal de las di­rec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les de 8 de los mu­ni­ci­pios que con­ven­cio­na­ron, pa­ra lan­zar­se de ma­ne­ra arro­lla­do­ra al triun­fo con Hi­pó­li­to Me­jía y el pro­yec­to “Lle­gó Pa­pá”.
No hay ve­re­mos que pue­da.  Las ba­ses del PRD fue­ron las que tra­za­ron las me­tas.  La di­ri­gen­cia con­fió so­la­men­te en su po­der de di­sua­sión, bus­can­do la ma­ne­ra de ven­der se­gu­ri­dad en los car­gos que se os­ten­ta­ban, per­ma­nen­cia en ellos y se­gu­ri­dad de en­ca­be­zar los nom­bra­mien­tos, en un fu­tu­ro go­bier­no de Mi­guel y ser lo­s/as je­fes cuan­do hu­bie­sen ga­na­do. Y la ver­dad, si vié­ra­mos la his­to­ria de ma­ne­ra li­neal, no se equi­vo­ca­ban en sus aná­li­sis, sin em­bar­go, si hu­bie­ran des­ple­ga­do un ope­ra­ti­vo eva­lua­ti­vo de su can­di­da­to, ha­brían po­di­do per­ci­bir que no ha­bía de otra, que la he­ca­tom­be y el tsu­na­mi lle­ga­rían mas tem­pra­no que tar­de.
La po­lí­ti­ca no es una su­ma­to­ria de nú­me­ros al azar, si no una cien­cia, que pa­ra re­sul­tar exi­to­so­s/as, lo­s/as que la prac­ti­can, hay que apren­der a no apa­sio­nar­se y ver co­rrer el mun­do des­de una óp­ti­ca abier­ta y sin com­ple­jos ul­te­rio­res. Pe­ro cuan­do sub­ya­cen me­ca­nis­mos aní­mi­cos ne­ga­ti­vos, co­mo di­ce el di­cho de los pue­blos: “el mal que tu de­seas al otro, se te de­vuel­ve a ti, co­mo un bu­me­rang”.
Aho­ra lo que que­da es, que los que apo­ya­ron a Mi­guel Var­gas en Puer­to Pla­ta, se re­vis­tan de la ne­ce­sa­ria pa­cien­cia, que con­tri­bu­ye a ge­ne­rar  un gran am­pli­tud de vi­sión y de fu­tu­ro, pa­ra que co­mien­cen a  sa­lir sin con­ta­mi­nan­tes, y mar­char al uní­so­no por la ru­ta que tra­zó la gran po­bla­ción de vo­tan­tes que acu­die­ron a las ur­nas, que se­ña­la­ron con su vo­to, un men­sa­je cla­ro y de­fi­ni­to­rio: ele­gir un re­fe­ren­te que es­té pre­pa­ra­do pa­ra en­fren­tar con éxi­to al can­di­da­to del PLD, ya sea Leo­nel, o cual­quie­ra; pe­ro con la cla­ra vi­sión de­ja­da im­pre­sa de que so­la­men­te eli­gien­do un hom­bre con el su­fi­cien­te ca­ris­ma den­tro del PRD, que a la vez ha de­fi­ni­do ob­je­ti­vos cla­ros,  es que se po­drá po­ner en “ja­que ma­te”, a los pe­le­deís­tas, pa­ra sa­car­los del Po­der.  Por eso de­be­mos en­ca­mi­nar los pa­sos de uni­fi­car al PRD con un ob­je­ti­vo úni­co e in­di­so­lu­ble de “Ga­nó Pa­pá” pa­ra as­cen­der al so­lio pre­si­den­cial el 16 de agos­to del 2012.  san­tosm­28@hot­mail­.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: