Muerte joven empresaria Olga Redondo causa profundo pesar en la sociedad

PUERTO PLATA.- El cuerpo de la joven empresaria Olga Redondo Galán de Comas, fue sepultado la tarde del  pasado miércoles en el cementerio municipal, en medio de hondo pesar de los asistentes.
Sus hermanos, José Natalio y Willian, dieron las gracias a todos los que se unieron al dolor por la pérdida irreparable de la administradora del Grupo Médico Doctor Bournigal, propiedad de la familia.
La infausta noticia de su fallacimiento ocurrida la tarde del martes corrió como reguero de polvera por  la popularidad de la familia,  la dedicación de todos sus miembros al desarrollo social, empresarial, profesional y comunitario de Puerto Plata, lo que los  coloca en una posición  de receptividad  en amplios sectores de la  población en las buenas y en las malas.
Lágrimas corrieron en los rostros de hombres, mujeres, niños, ancianos, personas del pueblo que no trataron personalmente a la sonriente, cariñosa y humanitaria joven señora  que siempre tenía tiempo y espacio para recibir a las personas que requerían de su atención, se unieron sin reparos y acudieron a la funeraria y allí se confundían entre los asistentes innumerables estudiantes, enfermeras, trabajadores comunes, profesionales de muchas ramas, profesores, religiosos, que desfilaron ante su cuerpo  y que compartieron durante horas en la noche, al día siguiente, luego en la tarde antes de partir hacia la Catedral San Felipe Apóstol.
Describir un acto fúnebre es sencillo, pero no cuando se trata de una persona joven  que luchó contra la muerte y sus familiares todos, hermanos, cuñadas, sobrinos, compañeros de estudios suyos y sus familiares, mostraron  rostros de dolor por la muerte de la tranquila  mujer, que proyectó en todo el trayecto de su vida una cara angelical, bondadosa profunda y cuidadosa de no herir  y mucho menos hacer sentir mal a quienes se acercaban a ella por cualquier motivo, razón o circunstancia.
La popularidad que ha exhibido la familia tradicionalmente, volvió  a manifestarse con la hija de José Joaquín Redondo  (Chichí), cuyo acto fúnebre es recordado como uno de los que mayor cantidad de miembros de la sociedad, de todas las clases  estuvieron presentes. La historia se repite, con muchos de los mismos actores, pero de otras generaciones   con los amigos de Olga, sus compañeros de estudio y trabajo, los de sus hijos,  del  esposo Elido,  los de los  hijos de sus hermanos, todos allí estuvieron presentes para despedir su cuerpo, pues seguirá viviendo en cada uno de ellos por su disposición  abierta para servir sin esperar a cambio ser servida. El más humilde de los trabajadores, los empleados, médicos, ejecutivos, todos los que estuvieron bajo su dirección no le trataron como la jefa, sino compañera, pues dio confianza enterna a todos para decir y solicitar en confianza lo que necesitaron de ella. Elido Comas y sus hijas Olga y Heidi, doña Ana, Manuel, José Natalio,  Willian, sus esposas  e hijos, así como los tíos maternos y paternos,  han de sentirse en paz, todos fueron pacientes, lucharon durante años por mantener con vida a Olga Victoria Redondo Galán de Comas, la ciencia estuvo presente en sus más altos niveles, finalmente  Dios dispuso y se ha ido a la eternidad para ocupar en el cielo el sitial que le corresponde a un ser bueno, amable, que con sus actos en la tierra interpretó a Jesús haciendo el bien, nunca el mal. Qué descanse en paz.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: