El Odioso

Personas odiosas las hay por montones. Todos conocemos a muchas de ellas. Las tenemos a nuestro alrededor. Hay algunas que rompen el “Odiosómetro” hasta sacarnos de nuestras casillas o simplemente les tenemos lástima por su modo de actuar frente a los demás.
En todas las actividades profesionales hay muchos y muchas, que no triunfan desde el punto de vista económico porque actúan odiosamente y no saben manejarse con sus colegas, ni sus clientes. Por eso los vemos fracasar continuamente en todo lo que emprenden.
Hay abogados, médicos, ingenieros, periodistas, maestros, artistas, curas, pastores, políticos, comerciantes, que son odiosísimos, que se enfrentan a los demás sin causa alguna y reciben de inmediato la repulsa de los que él se encarga de sofocar. Pero lo peor es, que la noticia de su forma de ser y actuar frente a los demás se expande rápidamente por todos lados, lo que bloquea su desarrollo económico y no los deja ser exitosos en su vida, ni en su carrera.
Definir al odioso puede resultar simple, pero no es así la cosa, porque en muchas ocasiones creemos estar frente a un odioso y resulta que de lo que padece esa persona es de miedo escénico, temor de hablar en público, lo que hace que cuando está en medio de un grupo de personas se quede muda, sin compartir, mirando hacia otro lado, lo que confunde a los que están allí, creyéndole ser un odioso y en realidad es un tímido.
El diccionario lo define como : sentimiento intenso de repulsa que siente una persona hacia algo o alguien.
Cuando dice “algo” se refiere a un objeto, un tema, un animal, un trabajo, una organización, un gobierno, un sistema, etc., etc., etc. Y es que para el odioso no hay fronteras, no hay límites, puede sentir repulsa por todo lo que le rodea, inclusive hasta por sí mismo.
La Biblia dice que es mejor dormir con una gotera de agua cayéndole en la cara toda la noche, que dormir con una mujer odiosa. ¡Ay, Virgen! El odioso recibe muchos calificativos, entre ellos están estos sesenta : Abominable, aborrecible, agreste, antipático, arrebatado, áspero, belicoso, camorrista, cascarrabia, colérico, conflictivo, desagradable, destemplado, detestable, dificultoso, empalagoso, engreído, enredao, espinoso, execrable, fastidioso, fatuo, fuñón, gruñón, infausto, injurioso, inoportuno, insoportable,  insultante,  intrigante, iracundo, irascible, irritable, jodón,  malhumorado, marrano, meloso, melifluo, melindroso, molestoso, ogro, ominoso, perro, pendenciero, peliagudo, petulante, vejatorio, peleón, peliagudo, puntilloso, quisquilloso, rabioso, reparón,  repulsivo, repugnante,  remilgado, sañoso, sifrino, tirrioso, y zamuro.
Las personas que tienen esta forma de ser se reconocen de inmediato, porque por lo regular su cara delata sus sentimientos.   Es muy difícil ver a un odioso sonriendo y si lo hace, se le nota de inmediato el sarcasmo, o sea, su ironía y falta de sinceridad al hacerlo.
Sus miradas son casi siempre con los ojos algo cerrados y las cejas apretadas entre sí. Nunca ven de frente a las personas con las cuales se enmaraña, porque en el fondo lo que sienten en sus entrañas en un gran sentido de inferioridad frente a los demás, que los hace sentir incómodos con todos los que de una manera u otra los superan en algo.
Su boca y labios se tuercen, y los músculos de la cara parecen estar rígidos. Por eso en muchas ocasiones son fáciles de reconocer.
Si usted leyó este escrito y descubrió ser odioso, busque ayuda psicológica, porque está frente a un problema que le puede bloquear su desarrollo, pero que se puede solucionar si se le trata a tiempo.  Si tiene a alguien en la familia que es así, especialmente si es joven, ayúdelo leyéndole este artículo.

dr-rafaelsantana@hotmail.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: