Gran pesar en sepelio abogado Eddy de la Cruz

PUERTO PLATA.- Se celebra con familiares y amigos el arribo de un año más  de haber llegado al mundo. Muchos humanos han tenido la suerte de recibir un metamensaje al sufrir un percance de salud y no morir, otros son asistidos por especialistas que luego de las investigaciones diagnostican al paciente una enfermedad terminal, de la cual hacen partícipes a sus familiares o a ellos mismos, a fin de que se cuide o se prepare para lo peor, a lo que todos  se resisten.
Eddy de la Cruz no había sido diagnosticado de posibilidad de morir, fue sorprendido como lo ha sido la generalidad de los familiares y conocidos, relacionados, clientes o personas que se beneficiaron con su sapiencia, con una orientación o información en materia de derecho o por la gran experiencia acumulada.
Cuando un hecho tiene como eje central una persona popular como Eddy de la Cruz, por más silencio que se quiera guardar estalla en el menor tiempo posible y se expande como pólvora por todos los rincones del país.
Ocurrió en la capital justo cuando sería intervenido en una operación de uno de sus ojos que presuntamente no encierra peligro, pero cuando se trata de una cirugía pocos son los seres humanos que  no reciban el susto, a menos que no haya estado dormido.
Las primeras horas del lunes 29 comenzó la pesadumbre en Puerto Plata había muerto de repente  en la capital el doctor Heriberto de la Cruz Veloz (Eddy), a quien  muchos habían visto y compartido los días anteriores al fin de semana, por ello surgió la duda, la incredulidad e inmediatamente se produjeron las llamadas telefónicas por montones hacia allá y de allá para acá.
Confirmada la noticia el puertoplateño que había sepultado horas antes a otro hombre querido como el profesor Rommel Cruz (Boy), recrudeció el dolor para extenderse a la espera del traslado a la Funeraria Puerto Plata de la calle 12 de Julio.
Decenas de personas de todas las categorias y profesionales de distintas áreas, industriales, empresarios, colabores, estudiantes, profesores universitarios, de colegios de escuelas, acudieron al local fúnebre para estar allí, muchos se acercaron a los familiares, su esposa e hijos, otros acudieron para cumplir con ellos mismos, compartir con los demás que asistieron por el dolor que le embagó conocer la partida de un amigo, del maestro del derecho, del perfeccionista, incorruptible, afable, de buen humor siempre, de una oratoria apetecida por muchos y reconocida por todos en estrado o  tertulia formal  o callejera, siempre con su voz fuerte cuando expresaba su opinión sobre un tema que dominaba a la perfeción. Acucioso abogado que mantenía a la expectativa y cuidado a los que se colocaban en la barrara contraria, pues siempre  solía aparecerse con un carta debajo de la manga que sorprendía a todos para finalmente convencer al auditorio, ministerios públicos y jueces.
La cantidad de abogados, estudiantes de derecho, profesores de todas las ramas, personas del pueblo, empleados de todos los departamentos judiciales, de Brugal & Co., donde laboró por muchos años, convergieron en la funeraria durante la tarde del lunes y martes en la mañana y a la hora de salir hacia la catedral donde fue oficiada una misa de cuerpo prensente en presencia de familias, compañeros, relacionados  y amigos.
Se levantaron voces para dar el último adiós, entre ellos las representaciones del Ministerio Público a cargo de Jesús María Suero, procurador general de Medio Ambiente y la Licda. Luisa Marmalejos de Reyes, fiscal adjunta. Daniel Reyes Marmolejos, hijo de la  abogada y amigo desde niño de Eddy de la Cruz tuvo a su cargo el panegírico en la Catedral San Felipe Apóstol.
El cortejo continuó hacia el cementerio municipal donde una inmensidad de personas aguardaba para   despedir el cuerpo del sabio abogado, amigo, consejero y buen asesor sincero.  Allí  fueron muchos los que se colocaron en  turno para hablar y ponderar las cualidades del hijo de Puerto Plata que marchó a la eternidad. Lo hicieron abogados y estudiantes, el veterano periodista Carlos Acevedo, quien ha sido director de muchos medios y recordó que Eddy de la Cruz hizo junto a él el servicio obligatorio en la Era de Trujillo, señalando su comportamiento ejemplar. Todos coincidieron en señalar que se trataba de un profesional incorruptible, que supo honrar la toga y el derecho con su honradez y cuyos conocimientos no los obtuvo para él sino para todo el que lo necesitara.
“Eddy representó algo más grande que esa montaña Isabel de Torres y más amplio y profundo que el Océano Atlántico en legalidad,” expresó el decano de los periodistas de esta zona  Carlos Acevedo. Fue un ser humano identificado con los demás en toda ocasión, sencilla, buen padre, esposo y sincero para todos.
La cantidad de gente allí presente no pudo percatarse de todos los que hicieron uso de la palabra, pero sí de la cantidad de hombres y mujeres que lloraron su partida, sorprendidos por la  repentina muerte  de un hombre sano que viajó a la capital a practicarse un sencilla operación en un ojo. !Qué Dios lo haya escogido en su santo seno!

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: