Cumplimiento de la ley

El ejemplo dado al país por los grupos que luchan por un 4 % para la educación luego de sostener una conversación con el Presidente Leonel Fernández pone de manifiesto una vez más, que no todo está perdido.

Que tenemos hombres y mujeres, jóvenes, adultos y viejos, que tienen dignidad y que no ceden sus principios, sus ideales por una caja conteniendo alimentos y menos por una botella de aguardiente.

Debemos siempre tener presente, que el Presidente de la República es un ciudadano que juró cumplir y hacer cumplir las leyes y que además, es el primer administrador del Estado y que como tal, debe cumplir con sus funciones para las que fue electo.

Cuando el pueblo note, conozca, sospeche que el presidente no está actuando correctamente, tiene derecho, el deber de exigirle someterse al marco de la Ley y consideramos que con esto no se le falta el respeto a su alta investidura.

De eso se trata con la exigencia si se quiere, del 4% para la educación dominicana. Es una demanda pacífica, ordenada, respetuosa como pocas se han realizado en el país, y que ha concitado el apoyo de diferentes instituciones incluyendo la Iglesia Católica.

Y ha llamado la atención, porque los partidos políticos como tales, se han mantenido al margen de esos movimientos para que desde el litoral oficial no etiqueten con colores partidarios como se acostumbra.

Un amplio sector de la prensa dominicana y en ella buena parte de los periodistas están jugando su papel. Han apoyado sus hombros y brazos a una causa justa y que al final de encausarla debidamente beneficiará a todos los dominicanos.

No se trata de tumbarle el pulso al Presidente con todo y que éste haya señalado que “ni brinquen ni salten”, ni aún –creemos- de oponerse por oponerse, ni de llevar la contraria, pero se nota a leguas las discrepancias, la no coordinación hasta para ofrecer algún tipo de información entre muchos altos funcionarios cuando tratan el tema del 4%.

De ahí, que estemos observando un corre-corre, un salto de la pulga, un llamado a la sensatez, reuniones y promesas a los fines –como dicen los profesionales del Derecho- de ganar tiempo, tiempo precioso que es al final el encargado de propiciar olvidos y distracciones.

Se juega a la desmemoria, al cansancio…con cuánta razón se aferra este y otros pasados presidentes a mantener en definitiva un pueblo atrasado en educación porque un pueblo educado cumple las leyes y demanda, exige hasta la saciedad el cumplimiento de las mismas.

A eso es que muchos le tienen miedo.

ramiro_francisco@yahoo.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: