Pro­nós­ti­cos re­ser­va­dos

El país es­tá en­tre los ni­ve­les más al­tos con la co­rrup­ción en el mun­do y es­to no se pue­de ocul­tar.  Pe­ro co­mo di­ce el re­frán: “En el país de los cie­gos el tuer­to es el rey”  y es fá­cil ocul­tar la rea­li­dad cuan­do quie­ren in­tro­du­cir un pro­pó­si­to pro­hi­bi­do; in­ven­tan ha­bi­li­da­des co­mo es­ta: “El mi­nis­tro de Eco­no­mía, Pla­ni­fi­ca­ción y De­sa­rro­llo, ex­pli­có que el Pre­si­den­te ha da­do se­ña­les cla­ras pa­ra en­fren­tar la co­rrup­ción e ins­tó a los do­mi­ni­ca­nos a res­pal­dar­lo, pues él fue el más vo­ta­do.”  Di­jo que no es po­si­ble com­ba­tir esa cul­tu­ra con ma­yo­res o me­no­res ni­ve­les de ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción, con fuer­tes o dé­bi­les sol­ven­cias es­truc­tu­ra­les, si no se asu­me a un só­li­do pac­to de vo­lun­ta­des que in­vo­lu­cre a to­da la so­cie­dad.
El man­da­ta­rio acor­dó pro­po­ner 30 me­di­das pa­ra pre­ve­nir la co­rrup­ción. In­du­da­ble­men­te que es­tas se­ña­les son es­tra­té­gi­cas, pues es un ries­go ti­rar un boo­me­rang que no re­gre­se a ti.  Aun­que es muy en­co­mia­ble la idea, o la de­ci­sión del Pre­si­den­te de en­fren­tar a los co­rrup­tos; don­de no se ne­ce­si­ta­rá ir muy le­jos pa­ra en­con­trar­los, pues ellos no to­ma­ron en cuen­ta que en es­ta so­cie­dad to­dos nos co­no­ce­mos y sa­be­mos quién es quién, sus orí­ge­nes y los es­ta­dos eco­nó­mi­cos en que se en­con­tra­ban.
El hom­bre que es jus­to, que ob­ser­va el de­re­cho y la jus­ti­cia, que no co­me so­lo, que le­van­ta la vis­ta pa­ra ver las con­di­cio­nes de in­for­tu­nio de sus gen­tes; que res­pe­ta la so­cie­dad y no to­le­ra a los co­rrup­tos; que apar­ta la ma­no de la ini­qui­dad y juz­ga im­par­cial­men­te los de­li­tos, in­du­da­ble­men­te que ese hom­bre es jus­to y de­cen­te. Pe­ro, ¡Sr. mi­nis­tro!, ca­re­ce­mos de él… y lo que es­tá a la vis­ta no ne­ce­si­ta es­pe­jue­los pa­ra ver las de­si­gual­da­des, el ex­ce­so de in­de­li­ca­de­zas y la fal­ta de jus­ti­cia.
¿De dón­de han sa­ca­do tan­to di­ne­ro pa­ra vi­vir co­mo re­yes con to­dos los pri­vi­le­gios del mun­do; cons­truir re­si­den­cias con pi­sos y ba­ños que cues­tan mi­llo­nes, y com­prar vi­llas en lu­ga­res de ve­ra­neo?
¿De dón­de sa­can tan­to di­ne­ro pa­ra man­te­ner una lis­ta de se­gui­do­res po­lí­ti­cos y ha­cer pro­yec­tos y ne­go­cios mi­llo­na­rios; ex­hi­bir au­tos de lu­jos, re­lo­jes y ca­de­nas de mi­les de dó­la­res? sin men­cio­nar el sur­ti­do de las aman­tes y que­ri­das.
¿No aten­ta el in­ver­sio­nis­ta con arrai­go po­lí­ti­co que so­bor­na a cual­quie­ra pa­ra in­tro­du­cir sus im­pu­ni­da­des?, ¿Cuán­do se ab­suel­ve al cri­mi­nal y se que­dan con el bo­tín in­cau­ta­do, o, cuan­do una Cor­te acep­ta do­cu­men­tos fal­sos e ini­cia un pro­ce­so es­tram­bó­ti­co?
¿No es co­rrup­ción al­te­rar los pre­cios, ven­der mer­can­cía da­ña­da o pa­sa­da de tiem­po; co­lo­car sus más alle­ga­dos, su­bir­se el suel­do, apro­bar­se pen­sio­nes y ad­ju­di­car­se pri­vi­le­gios?…

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: