Lo que nos queda

“No me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, de los sin ética; lo que más me preocupa es el silencio de los buenos” (Martin Luther King).
Algunos que tenemos responsabilidades públicas, hemos aprendido a no preocuparnos ni a perder el sueño por parecerles simpáticos o agradables o caerles bien o mal a tal o cual personaje o algún sector económico o social o algún politicucho con malas costumbres. Nos ocupa el que la sociedad sea beneficiaria de nuestros actos. Pues, nunca entraremos en acuerdos de ninguna naturaleza para favorecer intereses mercantiles que pongan en apuros el bienestar colectivo. Tanto es así, que el cantautor cubano y de todos Silvio Rodríguez, insiste en esto: “He procurado ser un gran mortificado para si mortifico no vayan a acusarme”.
Desde los años que se llevó el pasado en su pesada carrera, algunos somos ocupantes conscientes y orgullosos de una trinchera, que hemos escogido levantarnos por algo antes que caer por nada (René González, uno de los cinco cubanos presos políticos en EEUU por acciones antiterroristas).
De antemano, agradecemos, que los amigos que tenemos, sino pueden respetarnos como seres humanos o como responsables de alguna función pública, que se vayan al lado de los que tienen fortunas sin poder explicarlas o se mantengan distantes de nuestras responsabilidades públicas. De no ser así, también agradeceríamos infinitamente cerrar  para siempre, las puertas que nos comunica. “Al final, no nos acordaremos tanto de las palabras de nuestros enemigos, sino de los silencios de nuestros amigos” (Martin Luther King, Jr.).
paolor66@hotmail.com

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: