La rana, el escorpión y la reelección

Leí re­cien­te­men­te en un in­te­re­san­te li­bro de la au­to­ría del psi­có­lo­go uru­gua­yo Da­niel Es­ki­bel ti­tu­la­do “Có­mo de­fen­der­se de un ata­que po­lí­ti­co y so­bre­vi­vir,” he aquí la si­guien­te his­to­ria:
“El diá­lo­go es a la ori­lla del río. El es­cor­pión le pi­de a la ra­na que lo car­gue en­ci­ma pa­ra cru­zar el río. La ra­na di­ce que no. El es­cor­pión in­sis­te. La ra­na ar­gu­men­ta con ló­gi­ca im­pla­ca­ble que si lo car­ga el otro la pi­ca­rá. Y el es­cor­pión le con­tes­ta con ló­gi­ca no me­nos im­pla­ca­ble que no ha­ría eso por­que de ha­cer­lo mo­ri­rían los 2 en me­dio del río.
Con­clu­sión: allá va la ra­na cru­zan­do el río con el es­cor­pión a cues­tas.
Pe­ro la his­to­ria no ter­mi­na ahí. En me­dio del río es­ta­lla el dra­ma. El es­cor­pión pi­ca a la ra­na. Los 2 ani­ma­les ago­ni­zan en el agua. La ra­na ata­ca­da mor­tal­men­te por el es­cor­pión y és­te aho­gán­do­se al hun­dir­se quien lo man­te­nía a flo­te. La ra­na ha­ce su úl­ti­ma pre­gun­ta. Por qué me ma­tas si así mue­res tú tam­bién? Y el es­cor­pión da su úl­ti­ma res­pues­ta. Por­que es­tá en mi na­tu­ra­le­za. Quien se des­ta­ca es co­mo aquel que pue­de cru­zar el río cuan­do otros no pue­den ha­cer­lo. Se di­fe­ren­cia. Va ade­lan­te. Se dis­tin­gue. Y al cru­zar el río po­si­ble­men­te ayu­de a mu­chos otros que no lo­gran ha­cer­lo. Pe­ro tar­de o tem­pra­no sien­te la pi­ca­du­ra, al agui­jón, el ata­que. Si se tra­ta de po­lí­ti­ca, es­te des­ti­no es más ma­ni­fies­to aún.”
Me lle­gó a la men­te es­ta his­to­ria, cuan­do el pa­sa­do miér­co­les vi en to­dos los me­dios de co­mu­ni­ca­ción el anun­cio de la de­ci­sión to­ma­da por la ma­yo­ría de los se­na­do­res y di­pu­ta­dos del PLD en el sen­ti­do de que se equi­pan con el ob­je­ti­vo de bus­car la ree­lec­ción del Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca doc­tor Leo­nel Fer­nán­dez.
Pe­ro lo que más me hi­zo re­cor­dar el frag­men­to del li­bro an­tes se­ña­la­do fue, ver a le­gis­la­do­res que han si­do se­gui­do­res del com­pa­ñe­ro Da­ni­lo Me­di­na y a quie­nes él ha cru­za­do del río en mu­chas oca­sio­nes, si es cier­ta su po­si­ción, acom­pa­ñan­do a ese gru­po de ree­lec­cio­nis­tas.
Da­ni­lo Me­di­na y quie­nes he­mos es­ta­do, es­ta­mos y es­ta­re­mos a su la­do pa­ra co­la­bo­rar con él en su pro­yec­to de Na­ción a fa­vor de los que me­nos pue­den, quie­re ser el can­di­da­to de to­dos los pe­le­deís­tas, el Pre­si­den­te de to­dos los do­mi­ni­ca­nos, pa­ra ayu­dar a cru­zar el río a to­dos, siem­pre y cuan­do, en­tien­do yo, los es­cor­pio­nes no nos pi­quen y el río nos lle­ve a to­dos al fon­do del mar.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: