La policía y Polanco Gómez

Lo va­ti­ci­nó El Fa­ro,  la de­sig­na­ción del lu­pe­ro­nen­se ma­yor ge­ne­ral Jo­sé Ar­man­do Po­lan­co Gó­mez co­mo je­fe de la Po­li­cía Na­cio­nal, cons­ti­tuía un re­to a su per­so­na, lo que lo obli­ga  a po­ner en mo­vi­mien­to la ca­pa­ci­dad que ha­bía de­mos­tra­do en el cam­po de la in­ves­ti­ga­ción y fre­nar pau­la­ti­na­men­te la de­lin­cuen­cia, la cri­mi­na­li­dad y to­dos los he­chos que han sem­bra­do in­tran­qui­li­dad en la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na  en los úl­ti­mos años.
El pa­sa­do je­fe de la ins­ti­tu­ción, ge­ne­ral Ra­fael Gui­ller­mo Guz­mán Fer­mín,? des­cen­dien­te de un puer­to­pla­te­ño na­ti­vo del mu­ni­ci­pio de Los Hi­dal­gos, que tam­bién fue je­fe de la Po­li­cía Na­cio­nal, Ra­fael Gui­ller­mo Guz­mán Fer­mín, per­dió el con­trol de la se­gu­ri­dad na­cio­nal y en­ten­dió que ha­blan­do mu­cho y apa­re­cien­do en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción ca­si a dia­rio, in­ti­mi­da­ría a los que vul­ne­ran el or­den y  eje­cu­tan  ac­cio­nes que nun­ca an­tes en la his­to­ria se ha­bían re­gis­tra­do en el país.
A me­nos de dos me­ses de ocu­par la po­si­ción  el ma­yor ge­ne­ral Jo­sé Ar­man­do Po­lan­co Gó­mez, no se ha da­do una res­pues­ta, de­jan­do en­tre­ver que ha con­ti­nua­do la mis­ma po­lí­ti­ca de  tra­ba­jo de su an­te­ce­sor,  lo que no  ha da­do re­sul­ta­dos.
La de­ci­sión de los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad de unir­se pa­ra en­fren­tar la si­tua­ción, no es nue­va  en el país, ni tam­po­co la con­vo­ca­to­ria que ha­ría el Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, doc­tor Loo­nel Fer­nán­dez co­mo anun­ció el mi­nis­tro de la Pre­si­den­cia, Cé­sar Pi­na To­ri­bio, de ma­ne­ra que hay que cam­biar sin de­mo­ra la me­to­do­lo­gía a apli­car­se pa­ra sa­lir al fren­te a  la si­tua­ción que pri­ma en el país y que in­tran­qui­li­za a to­dos crean­do pá­ni­co y de­sa­so­sie­go.
El mi­nis­tro de Tu­ris­mo, Fran­cis­co Ja­vier Gar­cía anun­ció   y ha co­men­za­do la pro­mo­ción tu­rís­ti­ca, Puer­to Pla­ta es­tá  lla­ma­da a ser la más be­ne­fi­cia­da de la re­gión  co­mo lo ha  ma­ni­fes­ta­do el fun­cio­na­rio, pe­ro re­quie­re in­de­fec­ti­ble­men­te de más se­gu­ri­dad pa­ra la  tran­qui­li­dad  de los vi­si­tan­tes na­ti­vos y ex­tran­je­ros, por lo que se es­pe­ra que se to­me  en cuen­ta por su con­di­ción de po­lo tu­rís­ti­co, do­ta­do de una en­vi­dia­ble na­tu­ra­le­za  pe­ro ca­ren­te de ser­vi­cios que ga­ran­ti­ce una es­ta­día sin te­mo­res? den­tro y fue­ra de los com­ple­jos tu­rís­ti­cos. Hay que ac­cio­nar aho­ra, a fin de es­ta­ble­cer lo que de­man­da  el vi­si­tan­te y con­ti­nuar tra­ba­jan­do pa­ra la re­cu­pe­ra­ción de  esa ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en Puer­to Pla­ta.

Lo que un día fue ho­tel

En me­dio de una cam­pa­ña elec­to­ral es mu­cho lo que se di­ce, se pro­me­te, pe­ro de­sa­for­tu­na­da­men­te los can­di­da­tos que re­sul­tan ga­na­do­res ter­mi­nan can­sa­dos y fru­to del aje­treo y ago­ta­mien­to fí­si­co y men­tal, su­ma­do a la fal­ta de vo­lun­tad, ol­vi­dan.
El ho­tel Mon­te­mar, en­tre­ga­do a la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ma­dre y Maes­tra (PUCMM) con la fi­na­li­dad de que ser­vie­ra de la­bo­ra­to­rio a la es­cue­la de for­ma­ción de jó­ve­nes pa­ra la ho­te­le­ría, la cual ter­mi­nó fra­ca­san­do y    ce­rran­do la edi­fi­ca­ción que si hoy fue­se a re­ha­bi­li­tar­se cos­ta­ría más la in­ver­sión que ha­cer una nue­va, se man­tie­ne ce­rra­do y es­te go­bier­no y el pa­sa­do por fal­ta de de­ci­sión po­lí­ti­ca pa­ra re­cu­pe­rar los te­rre­nos, ubi­ca­dos en un pun­to va­lio­so pa­ra im­pul­sar el tu­ris­mo in­ter­no  pa­ra per­so­nas de cla­se me­dia y la rea­li­za­ción de even­tos so­cia­les, cul­tu­ra­les, po­lí­ti­cos y cien­tí­fi­cos, na­da ha­ce al res­pec­to.
Mon­se­ñor Agri­pi­no Nú­nez Co­lla­do, lí­der de la PUCMM es­tu­vo de acuer­do con de­vol­ver la edi­fi­ca­ción y to­do el te­rre­no a cam­bio de que se re­co­no­cie­ra la de­vo­lu­ción de una can­ti­dad de mi­llo­nes que no eran tan­to. Los po­lí­ti­cos que en me­dio de cam­pa­ña hi­cie­ron plan­tea­mien­tos pa­ra que fue­ra con­ver­ti­do en un hos­pi­tal in­fan­til ol­vi­da­ron la pro­pues­ta, pe­ro  El Fa­ro, que en va­rias oca­sio­nes ha edi­to­ria­li­za­do so­bre el te­ma, se­gui­rá in­sis­tien­do  a fin de que un día se  re­cu­pe­re el lu­gar y se pon­ga a fun­cio­nar, pues de na­da sir­ve su exis­ten­cia ce­rra­do,  abier­to co­mo un cen­tro so­cial, cul­tu­ral o de sa­lud  po­dría ser útil a la so­cie­dad y al país.
Aho­ra que se ha­bla de re­lan­za­mien­to, par­tien­do del he­cho que exis­ten bie­nes en la pro­vin­cia in­ha­bi­li­ta­dos pro­pie­dad de ins­ti­tu­cio­nes ofi­cia­les, así co­mo en  San­to Do­min­go y  San­tia­go, mu­chos de ellos per­te­ne­cien­tes a ban­cos que­bra­dos  en po­der del Ban­co Cen­tral, al­go pue­de ha­cer­se sin que ha­ya que  in­ver­tir si­no per­mu­tar o rea­li­zar un cam­bio  con la uni­ver­si­dad, de ma­ne­ra que se pue­da sa­car be­ne­fi­cio al edi­fi­cio o te­rre­no  don­de fun­cio­nó el de­sa­pa­re­ci­do ho­tel Mon­te­mar.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: