Especialista en psiquiatría asegura alcoholismo se hereda, llama a descendientes controlar consumo

PUER­TO PLA­TA.-   La doc­to­ra Ju­dith Mo­rro­bel  de Ló­pez, lla­mó a las per­so­nas abo­lir los ta­búes que se cier­nen en la po­bla­ción res­pec­to a la psi­quia­tría y su apli­ca­ción, ma­ni­fes­tan­do que el tra­to a las en­fer­me­da­des men­ta­les cons­ti­tu­ye una pa­to­lo­gía co­mo cual­quier otra.
En­tre­vis­ta­da por el doc­tor Ra­fael Se­gun­do San­ta­na, en el  es­pa­cio de sa­lud que se di­fun­de a tra­vés del pro­gra­ma ´´ Pa­rá­me­tro A Pri­ma No­che”,  ex­per­ta en el área tam­bién dio al­gu­nos con­se­jos y orien­ta­cio­nes so­bre el tra­to se de­be dar a ni­ños au­tis­tas, pa­cien­tes bi­po­la­res (ma­nía­cos-de­pre­si­vos), la dro­ga­dic­ción en la ju­ven­tud  y el al­co­ho­lis­mo, te­ni­do co­mo una en­fer­me­dad he­re­di­ta­ria.
A con­ti­nua­ción más in­for­ma­cio­nes…
PRE­GUN­TA.-   Có­mo se de­fi­ne la Psi­quia­tría?
RES­PUES­TA-.  Es la cien­cia mé­di­ca que es­tu­dia la sa­lud men­tal, el com­por­ta­mien­to hu­ma­no, las en­fer­me­da­des que se de­ri­van de la men­te, en­ten­dien­do que la sa­lud im­pli­ca el bie­nes­tar so­cial, men­tal y bio­ló­gi­co de la per­so­na.
P.- Los apa­ra­tos mo­der­nos han ayu­da­do a  los psi­quia­tras pa­ra el tra­ta­mien­to de esas en­fer­me­da­des?
R.- Ge­ne­ral­men­te la psi­quia­tría se ma­ne­ja más bien por los sín­to­mas que el pa­cien­te ma­ni­fies­ta, si no hay otros pro­ble­mas or­gá­ni­cos  las prue­bas diag­nós­ti­cas  en­ton­ces es men­tal, pe­ro pa­ra de­fi­nir en las per­so­nas  las di­fe­ren­tes en­fer­me­da­des psi­quiá­tri­cas to­da­vía no nos sir­ven mu­cho por­que los da­ños que se dan no sa­len en re­so­nan­cia mag­né­ti­ca, pe­ro la me­di­ción de po­si­tro­nes, que es un es­tu­dio de in­ves­ti­ga­ción, nos ayu­da a ver co­mo cam­bia de co­lor una área del ce­re­bro cuan­do el pa­cien­te es­tá an­sio­so, de­pri­mi­do, pe­ro pa­ra clí­ni­ca dia­ria to­da­vía  no con­ta­mos con un pa­rá­me­tro o ayu­da de la­bo­ra­to­rio o ra­yos x que nos pue­da de­cir es­te pa­cien­te con es­ta sin­to­ma­to­lo­gía tie­ne es­qui­zo­fre­nia, una de­pre­sión, etc.
P.-  La ti­roi­des  pue­de pro­du­cir tras­tor­nos men­ta­les?
R.-  Cuan­do un pa­cien­te va a con­sul­ta ge­ne­ral­men­te le ha­ce­mos exá­me­nes de la­bo­ra­to­rio por­que tan­to el hi­per­ti­roi­dis­mo co­mo hi­po­ti­roi­dis­mo pue­den pro­vo­car sin­to­ma­to­lo­gías  que po­de­mos con­si­de­rar que son si­quiá­tri­cas.
P.-  El li­tio es­tá pa­san­do de mo­da?
R.- A los  pa­cien­tes  con  tras­tor­nos bi­po­la­res le in­di­ca­mos el li­tio por­que con­si­de­ra­mos que me­jo­ra la con­di­ción del   pa­cien­te, pe­ro el li­tio hay que te­ner con­trol en cuan­to a su uso y apli­ca­ción.
P.- Có­mo po­de­mos sa­ber si a un ni­ño hay que lle­var­lo al   psi­quia­tra o psi­có­lo­go?
R.- En la ma­yo­ría de los ca­sos los pro­ble­mas in­fan­ti­les se arras­tran a la adul­tez si no se le po­ne el tra­ta­mien­to ade­cua­do; den­tro de los pro­ble­mas in­fan­ti­les  es­tán los tras­tor­nos del de­sa­rro­llo, den­tro de ellos el au­tis­mo, los ni­ños con es­tos tras­tor­nos se aís­lan, no jue­gan, no mues­tran afec­to, no sa­ben ha­cer una mi­ra­da, etc. Se de­tec­ta a par­tir de los 2 ó tres años; el sín­dro­me de As­per­ger, es una pa­to­lo­gía si­mi­lar al au­tis­mo.
P.- El  au­tis­mo es ge­né­ti­co?
R.- Si. An­tes se pen­sa­ba que los ni­ños au­tis­tas na­cían de pa­dres de cla­se me­dia, al­ta e in­te­lec­tua­les, pe­ro los es­tu­dios han com­pro­ba­do que cual­quier ni­ño pue­de na­cer con es­ta con­di­ción, gra­cias a Dios que la po­bla­ción de  ni­ños con es­ta en­fer­me­dad no es muy ele­va­da, pe­ro si en una fa­mi­lia hay un ni­ño au­tis­ta pue­de apa­re­cer otro aun­que sea con una fa­se más le­ve de ma­ni­fes­ta­ción.  Cuan­do sa­le con el sín­dro­me de As­per­ger, en vez de ser un in­di­vi­duo que no ha­bla, es un ni­ño que pue­de apren­der al­go en su má­xi­ma ex­pre­sión, re­ci­tar una poe­sía, apren­der­se un li­bro, pin­tar per­fec­ta­men­te, es­cu­char una di­ser­ta­ción  y apren­dér­se­la con pe­los y se­ña­les. Si el ni­ño tem­pra­na­men­te se  ins­cri­be en una es­cue­la es­pe­cial pue­de ma­ne­jar­se con me­nor o ma­yor di­fi­cul­ta­des, pe­ro la­men­ta­ble­men­te no hay mu­chas es­cue­las de ese ti­po y mu­chas ma­dres pa­san tra­ba­jo cuan­do no en­cuen­tran esa ayu­da.
P.-  Un tér­mi­no que se es­tá ma­ne­jan­do ac­tual­men­te es  la bi­po­la­ri­dad?
R.-  Son los pa­cien­tes ma­nía­co de­pre­si­vos. Es bi­po­lar uno cuan­do el pa­cien­te ma­ni­fies­ta cri­sis ma­nía­ca y bi­po­lar dos cuan­do ma­ni­fies­ta cri­sis de­pre­si­va. De­pre­si­va  es un tras­tor­no del hu­mor en el que el pa­cien­te pue­de es­tar es una fa­se de­pre­si­va con mu­cho de­seo de llo­rar, an­gus­tia,  con apa­tía, no co­me, no duer­me, no se in­te­re­sa por na­da. Cuan­do es una per­so­na que en ho­ras cam­bia es un es­ta­do de áni­mo fluc­tuan­te más que un tras­tor­no bi­po­lar que se man­tie­ne por va­rios días, se­ma­nas y has­ta me­ses y des­pués sa­le de eso   y pue­de pa­sar a la fa­se ma­nía­ca que  es que  es­tá su­ma­men­te ale­gre, que sa­be más que na­die, se creen lo que no son, a ve­ces se pa­san años en­tran­do y sa­lien­do de esos es­ta­dos.  Cuan­do el pa­cien­te es bi­po­lar hay un ries­go muy gran­de por­que cuan­do cae en de­pre­sión  tien­de a sui­ci­dar­se por­que ven to­do muy os­cu­ro, co­mo un tú­nel sin sa­li­da, hay que es­tar muy pen­dien­te de él. El pa­cien­te en su fa­se ma­nía­ca hay que te­ner en cuen­ta las fi­nan­zas por­que pue­den arrui­nar fá­cil­men­te cual­quier ri­que­za, mal­gas­tan to­do, gas­tan to­do lo que tie­nen si tie­nen ac­ce­so a cuen­tas ban­ca­rias. Los tras­tor­nos bi­po­la­res co­mo la ma­yo­ría de los tras­tor­nos psi­quiá­tri­cos se de­tec­tan  a tra­vés de sus­tan­cias de neu­ro­trans­mi­so­res y la mor­fo­lo­gía ce­re­bral.
P.- Es­tos pa­cien­tes pue­den en­trar en de­pen­den­cia de dro­gas?
R.- Si,. La psi­quia­tría y las dro­gas se re­la­cio­nan de dos for­mas. La per­so­na que con­su­me dro­gas cae en pro­ble­mas psi­quiá­tri­cos  y mu­chos  pro­ble­mas psi­quiá­tri­cos lle­van al pa­cien­te al con­su­mo de dro­gas. El bi­po­lar ma­nía­co den­tro de   sus pro­ble­mas quie­re pro­bar­lo to­do y lo lle­va a in­ge­rir dro­gas, el de­pre­si­vo tam­bién, al sen­tir­se muy mal uti­li­za una dro­ga en un mo­men­to de­ter­mi­na­do, igual pa­sa con el al­co­hol, un por­cen­ta­je al­to de per­so­nas al­co­hó­li­cas, son de­pre­si­vas en su ba­se y pa­ra po­der sen­tir­se bien en un am­bien­te em­pie­zan a con­su­mir al­co­hol o dro­gas, só­lo que a ve­ces se les va de  las ma­nos y se con­vier­te en una adic­ción. Se da un pro­ble­ma ge­né­ti­co, si en una fa­mi­lia hay per­so­nas que no pue­den con­tro­lar el al­co­hol, el res­to de ella  no de­ben ju­gar con eso, pues fá­cil­men­te pue­den que­dar en­gan­cha­dos. El al­co­ho­lis­mo es ge­né­ti­co, igual su­ce­de con la dro­ga­dic­ción.
P.-  Có­mo los pa­dres pue­den sos­pe­char que en la ca­lle es­tán ten­tan­do a su hi­jo?
R.-  Por el cam­bio de con­duc­ta, la per­so­na que es­tá con­su­mien­do dro­gas tie­ne una con­duc­ta di­fe­ren­te a cuan­do no; mu­chas ve­ces lle­gan a la ca­sa muy irri­ta­bles, man­do­nes, por to­do se mo­les­tan,  pe­ro otras ve­ces es­tán muy me­ti­dos en su cuar­to, no quie­ren ha­blar, y an­tes  no era su ma­ne­ra des ser, la for­ma de ves­tir cam­bia bas­tan­te por­que se des­cui­dan, lle­gan tar­de y cuan­do hay un con­su­mo im­por­tan­te se em­pie­zan a per­der ob­je­tos en la ca­sa pa­ra ven­der­los.

admin

admin

Periódico de Puerto Plata, vigente desde 1976 llevando la luz que guía la verdad a cada ciudadano. Honestidad. Carácter y confiabilidad nos definen.

Comments are closed here.

Sociales

A %d blogueros les gusta esto: